Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

C.A. Osasuna

El fútbol también regatea alegrías a los aficionados de Osasuna

  • Los rojillos confirman su crisis de juego y resultados con una contundente derrota contra el Mallorca
  • Tras acumular sobresaltos extradeportivos esta semana, los seguidores de Osasuna reciben un nuevo mazazo

Merino se disculpa ante Cabrero, portero del Mallorca
Merino se disculpa ante Cabrero, portero del Mallorca
AFP7
  • JAVIER IBORRA. PAMPLONA
Actualizada 22/02/2015 a las 12:51
Con los asuntos extradeportivos copando la actualidad del club, una victoria o, al menos, una buena actuación de Osasuna contra el Mallorca se antojaba fundamental para rebajar el ruido y, sobre todo, aliviar a un afición necesitada de alegrías. Sin embargo, los rojillos confirmaron su crisis de juego y resultados con una contundente derrota, la tercera consecutiva.

Como si el regreso de Osasuna a Segunda División fuera realmente una travesía por el desierto, los buenos resultados del equipo navarro en el tramo final de la primera vuelta se han revelado similares a engañosos espejismos, ya que los de Jan Urban, tras el regreso de los jugadores internacionales y la salida de Miguel De las Cuevas, han desviado su camino y vuelven a vagar en círculos, en el mismo carrusel de cambios de alineación, de probaturas y oportunidades desperdiciadas de sumar tres puntos que durante los primeros meses de la temporada.

Sin duda, algo falla en la sala de máquinas de Osasuna. Ni Loé-Nekounam, ni Loé-Merino, ni Nekounam-Merino, las tres últimas combinaciones de mediocentros planteadas por Urban han hecho aguas tanto en ataque como en defensa, no han sido capaces de dar equilibrio ni de sostener al equipo y, además, han sido responsables de algunos goles con sus pérdidas de balón (Loé contra el Zaragoza; Merino en Mallorca).

Y la posición de mediapunta, huérfana tras la marcha de Miguel De las Cuevas, tampoco encuentra un acreedor a la altura y se ha convertido en una pasarela por la que ya han desfilado Merino, Olavide, José García y Kodro con actuaciones, en el mejor de los casos, discretas.

A Urban le han vuelto a asaltar las dudas, justo cuando parecía haber dado con un equipo de garantías, y sus titubeos a la hora de encontrar a los jugadores idóneos para el centro del campo están afectando especialmente a la idea de juego del equipo, de nuevo una incógnita como en las jornadas iniciales, y a la línea defensiva. No en vano, ésta es el sumidero por el que se filtran todos los males del equipo; cuando el resto de las líneas funcionan, la zaga cumple con su labor, pero si las grietas en el bloque son demasiadas y demasiado grandes, pronto se ve desbordada y los mismos Miguel Flaño y Vujadinovic que durante unas jornadas parecieron un muro se han convertido en un tabique con grietas y hasta gateras. 

Osasuna necesita estabilidad dentro y fuera de los terrenos de juego. Tanto un once tipo, que los aficionados sepan de memoria, como una directiva confiable capaz de establecer un rumbo firme a un club zarandeado por las tormentas en los últimos meses y que, previsiblemente, no navega hacia aguas tranquilas, sino derecho al temido Cabo de Hornos, ya que los procesos extradeportivos que se han abierto esta semana se vislumbran como negrísimos nubarrones en el horizonte.

En este contexto, la situación clasificatoria del equipo puede ser un bote salvavidas o el lastre que definitivamente lleve el barco a pique, una presión seguramente no deseada por Urban, pero con la que tendrá que lidiar, igual que sus jugadores, hasta el final de la temporada.
Etiquetas


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE