Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

C.A. Osasuna

Urban ha probado tres sustitutos de De las Cuevas en dos partidos

  • Merino, Olavide y José García han ocupado la mediapunta en las derrotas contra Zaragoza y Llagostera

José García
José García
J.A. GOÑI
  • JAVIER IBORRA. PAMPLONA
Actualizada 16/02/2015 a las 18:00
En los meses previos a la apertura del mercado de invierno, Jan Urban torcía el gesto en cada rueda de prensa en la que se le preguntaba por las posibles salidas de jugadores de Osasuna. "Seguro que habrá alguna, pero espero que no sean muchas", decía el entrenador rojillo a mitad de camino entre el lamento y la resignación.

El técnico polaco acertó, porque en enero hubo salidas, aunque quizá menos de las que él temía. Finalmente fueron cuatro: Maikel Mesa se marchó al Ferrol; Manu Onwu fichó por el Dinamo de Tblisi; Unai García fue cedido al Tudelano y Miguel de las Cuevas recaló en La Spezia, un equipo de la Serie B italiana.

Esta última salida, sin duda, es la que Urban menos podía desear. El alicantino había sido un fijo en sus alineaciones en una posición clave, la de mediapunta, en la que había jugado 19 partidos en 22 jornadas, un total de 1626 minutos en los que había conseguido cuatro goles y, sobre todo, ser en muchos partidos el eje sobre el que giraba el equipo, alimentado con su movilidad y sus desmarques a todos los compañeros que estaban a su alrededor, tanto los pivotes, como los interiores o el punta.

Precisamente, las notables actuaciones de Miguel de las Cuevas se habían visto reflejadas también en las encuestas en las que los lectores de diariodenavarra.es eligen al mejor jugador de Osasuna tras cada partido, ya que el ex del Sporting había arrasado al ganar en 7 de las 18 realizadas en la primera vuelta.

De las Cuevas dejó a Osasuna con su mejor racha de resultados todavía vigente y la mirada puesta más en los puestos de ascenso que en el pozo de la Segunda B. Sin embargo, tras dos partidos sin el alicantino, el equipo rojillo parece haber vuelto a la desorientación del inicio de temporada y el sueño de regresar a la máxima categoría se antoja hoy una dolorosa quimera.

Ciertamente, Urban no le ha encontrado un sustituto de garantías. En el primer partido sin De las Cuevas, contra el Zaragoza, el técnico tampoco pudo contar con Miguel Olavide, convocado por la selección española sub-19, así que probó primero con Merino como enganche. Sin embargo, tras 62 minutos en los que el canterano empeoró sus anteriores actuaciones de pivote, el entrenador dio entrada a un José García prácticamente inédito en la primera vuelta. La apuesta no salió del todo mal, porque el pamplonés dio más dinamismo al ataque rojillo, aunque no sirvió para que Osasuna igualara el 0-1 favorable al equipo visitante.

El propio Urban reconoció tras el partido que Merino "no se había sentido cómodo en esa posición", lo que prácticamente le descartaba para el 'casting' de mediapuntas con vistas al partido contra el Llagostera. No obstante, quién sí estaba disponible en esta ocasión era Miguel Olavide, brillante pivote al lado de Merino en los últimos partidos de la primera vuelta, y el técnico le dio la oportunidad de jugar más adelantado este sábado en El Sadar.

El experimento duró menos incluso que contra el Zaragoza y, en el tiempo de descanso, José García entró en el campo en lugar de Olavide. Por entonces, Osasuna y Llagostera empataban a cero y los rojillos no habían sido capaces de generar peligro. En la segunda mitad, los rojillos sí llegaron al área rival en acciones puntuales, pero los errores en la finalización y el regalo del gol al equipo visitante desembocaron en la segunda derrota consecutiva sin Miguel de las Cuevas. Un registro que, inevitablemente, pone en entredicho la idoneidad de sus sustitutos.

Urban, que debía vivir con alivio el regreso de los jugadores internacionales, se encuentra ahora que incluso con toda la plantilla a su disposición tiene un hueco en su 'once tipo' y un ramillete de opciones para alimentar sus dudas. Ya ha probado tres y con resultados negativos. En la recámara tiene la posibilidad de desplazar a Roberto Torres desde la banda izquierda al centro, poner a Kodro de delantero enlace o retrasar a Nino, variantes que ya se han visto en Osasuna en el pasado. También puede insistir con Olavide o José García, tratando de que se asienten en el puesto. Pero la sombra de Miguel de las Cuevas es alargada y, de momento, oscurece el presente rojillo en un febrero para olvidar.













 
 


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE