Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

OSASUNA 0-1 LLAGOSTERA

La dura derrota contra el Llagostera devuelve la incertidumbre a Osasuna

  • La falta de efectividad de cara a puerta y de nuevo un grave error en defensa alejan a Osasuna de su objetivo por el play-off
  • ​El equipo rojillo mereció la victoria, pero pagó cara la inactividad de Ansarifard, en ataque, y de Cadamuro, en defensa

Imágenes del encuentro correspondiente a la Jornada 25 de la Liga Adelante, temporada 2014/2015, disputado entre Osasuna y Llagostera en El Sadar.
Osasuna 0 - Llagostera 1 (I)
STEFAN D.G.S.
  • JOSÉ MIGUEL SÁNCHEZ. PAMPLONA
Actualizada 15/02/2015 a las 13:51
Osasuna cerró este sábado una de sus actuaciones más dolorosas de la temporada ante un Llagostera que no mereció ganar pero que se fue de El Sadar con el premio de los tres puntos. El equipo de Jan Urban, que contó con hasta cuatro ocasiones claras de gol en todo el partido, no supo abrir el marcador, echó de menos a Nino y se encontró de nuevo castigado por un error infantil en defensa, esta vez de Cadamuro, que tiró por la borda todo el trabajo realizado.

La noche de este sábado dejó a dos jugadores señalados: Liassine Cadamuro y Karim Ansarifard. El primero, porque realizó un mal partido, fue el iniciador de la desafortunada jugada del 0-1 y se mostró en todo momento falto de confianza, velocidad y claridad de ideas, lo que le reportó una fuerte pitada de El Sadar. El segundo, porque tuvo la primera oportunidad como delantero centro desde que llegó a Osasuna y se fue de vacío de El Sadar en un partido en el que podría haber sido la gran estrella, pero en el que no lo fue por dos ocasiones marradas que habrían adelantado a su equipo.

Con Cadamuro y Ansarifard señalados, el equipo mostró sin embargo un renovado orden defensivo, que estuvo ayudado también por una rápida recuperación de la pelota con Raoul Loé, esta vez sí, en su mejor versión y con un brillante Mikel Merino, encargado de dar velocidad a la salida de la pelota. El ataque de Osasuna mostró una versión mejor a la exhibida contra el Zaragoza, con mayor velocidad en ataque, con la imaginación de Miguel Olavide cerca de los delanteros, las llegadas de Merino en segunda línea y la velocidad -y sólo la velocidad- en la banda derecha de Cedrick. En banda izquierda, Roberto Torres se encontró más a gusto como interior, cayó menos a banda y llevó más peligro sobre la portería de René, aunque no encontró la ayuda en la banda de Cadamuro, para el que no era su día.

Miguel Flaño pudo haber adelantado a Osasuna antes del descanso a la salida de un córner, pero también lo pudo hacer el Llagostera si no llega a ser porque Arturo erró una clara ocasión de gol que mandó a las nubes. Tras el paso por vestuarios, Jan Urban tomó una decisión inesperada y dejó a Miguel Olavide en el banquillo para sacar a Jose García, cuya entrada dio electricidad, verticalidad y movilidad al ataque rojillo. Una vez más, y ya van dos esta semana, el canterano pidió sitio en el once de Osasuna.

La entrada de Jose García devolvió la confianza al ataque rojillo, en una segunda mitad en la que Osasuna dispuso de hasta tres ocasiones claras de gol, con disparo a bocajarro de Roberto Torres y dos acciones de Ansarifard: la primera, solo contra el portero, fue la más clara, pero el iraní no supo definir; la segunda, en banda derecha, la mandó alta tras no ver solo a Roberto Torres en el segundo palo. Dos ocasiones que pudieron definir el partido hacia otros derroteros, pero que dejaron al iraní como señalado en un partido en el que podría haber marcado su primer gol como rojillo.

Con el partido todavía por decidir, Jan Urban dio entrada a Álex Berenguer, que sustituyó a un Cedrick al que parecen venirle mejor las segundas partes, y a Kenan Kodro, que este sábado fue suplente para dar entrada a Ansarifard, pero apenas tuvo tiempo de demostrar nada.

Osasuna no podía creerse que el marcador siguiera 0-0. Pero todavía menos podía imaginar que perdería el partido. Y así fue. El peor escenario posible se presentó delante de los rojillos cuando, en el minuto 80, Cadamuro no acertó a sacar la pelota desde su córner, dejó la pelota cándida para Arturo y este, sin esperar un segundo, la puso para Juanjo, que se adelantó a los centrales rojillos para marcar el 0-1 (m. 80).

Los últimos minutos hasta el final del encuentro fueron de desesperación para un Osasuna al que la derrota deja 'tocado' y cuyo alcance se sabrá durante la jornada de este domingo, en la que podría quedarse a tres puntos del descenso o, en el mejor de los escenarios, conservar la renta que tenía antes de empezar la jornada. Una dura derrota que devuelve la incertidumbre a Osasuna.
Etiquetas


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE