Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
NAVARRA

Mejoras en los campos de hierba artificial para reducir el riesgo de lesiones

  • "La superficie ya no es moqueta, sino pelo verdadero. La arenilla se ha sustituido en la mayoría de los casos por caucho, el asfalto que se echaba bajo el campo se ha cambiado por un material compactado que amortigua mejor y se están realizando estudios biomecánicos para analizar los golpes, la amortiguación, etc", precisa José Luis Díez

Varios niños, durante un entrenamiento en la Ciudad Deportiva Amaya

Varios niños, durante un entrenamiento en la Ciudad Deportiva Amaya

G.M.A.
0
26/10/2011 a las 06:01
  • G.M.A. PAMPLONA
Durante años, la hierba artificial generó una gran controversia debido al riesgo de lesiones que padecían los jugadores. Muchos profesionales, al pasar de hierba natural a artificial, sufrían el cambio, ya que el terreno era más duro y, además, resulta sencillo sufrir erosiones en la piel. De hecho, varios equipos de Primera División tuvieron que disputar alguna eliminatoria de Copa del Rey en hierba artificial, especialmente en el campo del Lanzarote. Algunos clubes como el Sevilla se negaron a hacerlo.

"Es que no es lo mismo empezar a jugar en hierba artificial a los 22 años que de niño. Los críos no sufren esas lesiones. Además, estos campos han cambiado bastante desde que surgieran los primeros", defiende el presidente de la Federación Navarra de Fútbol, José Luis Díez, quien admite que "costó mucho" abrir "la mentalidad de la gente" con respecto al césped artificial.

"La superficie ya no es moqueta, sino pelo verdadero. La arenilla se ha sustituido en la mayoría de los casos por caucho, el asfalto que se echaba bajo el campo se ha cambiado por un material compactado que amortigua mejor los golpes y hace más blanda la superficie. Y se están realizando estudios biomecánicos para analizar los golpes, la amortiguación, etc", precisa Díez.

Aunque Larrabide ya contaba con un campo de hierba en 1993, el verdadero debate sobre esta superficie surgió a partir de 2000, cuando se dio un gran espaldarazo a la hierba artificial "gracias al 1 por ciento recaudado de las quinielas que se da a los clubes modestos". Por aquel entonces, Díez ostentaba el cargo de director general de Deportes del Gobierno foral. Y "gracias a la colaboración del Ayuntamiento de Pamplona", llegarían nuevos campos en San Juan u Oberena, entre otros. Pero fue un trabajo "complicado".

"No fue fácil porque, de inicio, a la gente le parecía una gran inversión. Al principio, el Gobierno de Navarra parecía reacio a fomentar esa clase de campos, pero poco a poco esta actitud cambió y se llegó a firmar un protocolo con el Instituto Navarro de Deporte y Juventud, que tenía ayudas para estos campos", asegura. El presidente de la Federación Navarra de Fútbol aún recuerda cómo en 1993, el ex presidente de Osasuna Fermín Ezcurra solía enviar a técnicos de Tajonar a Larrabide "para estudiar las características de aquel campo, de peor calidad que los actuales".

Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Noticias relacionadas
Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra