Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

ESPANYOL 0-3 BARCELONA

El Barça sigue empeñado en pelear la Liga

El equipo de Luis Enrique aprovecha los regalos del Espanyol y responde al triunfo del Madrid

Luis Suárez, autor de dos goles para el Barcelona contra el Espanyol.
Luis Suárez, autor de dos goles para el Barcelona contra el Espanyol.
Efe
  • Europa Press. Madrid
Actualizada 29/04/2017 a las 22:46

El Barcelona se mantiene en la pelea por LaLiga Santander después de salvar la visita al vecino Espanyol en la jornada 35, con una goleada engañosa (0-3) en la que los regalos locales permitieron al cuadro culé sacar tres puntos que seguirán forzando al Real Madrid.

ESPANYOL: Diego López, Javi López, David López, Diego Reyes, Aarón; Javi Fuego (Marc Roca, min.79), Víctor Sánchez, Jurado, Piatti (Hernán Pérez, min.66); Caicedo (Leo Baptistao, min.61) y Gerard Moreno.
FC BARCELONA: Ter Stegen; Sergi Roberto, Piqué, Umtiti, Jordi Alba; Busquets, Rakitic, André Gomes (Mascherano, min.78); Messi, Suárez y Neymar.
GOLES: 0 - 1, min.50, Luis Suárez. 0 - 2, min.77, Rakitic. 0 - 3, min.87, Luis Suárez.

 

Los de Luis Enrique no fallaron en la a priori salida más exigente de lo que queda de liga. Tres jornadas en las que el Barça está obligado a ganar para optar a defender el título ante un Madrid que, con un partido menos, sigue empatado con el eterno rival en lo alto de la tabla (81 puntos).

La presión era esta vez para un Barcelona sabedor de la victoria blanca ante el Valencia horas antes. Sin red llegó al RCDE Stadium un Barça sin Iniesta, con André Gomes de nuevo en el centro del campo, y con Neymar de vuelta en la MSN. Después de una primera mitad impecable, el Espanyol echó por tierra su gran trabajo cuando en una mala cesión de Jurado, Luis Suárez enseñó el camino.

Como era de esperar, el Barça se encontró con un vecino con el cuchillo entre los dientes. Pese a jugarse la liga, el cuadro culé dejó escapar la primera mitad con media ocasión de gol. Le faltó velocidad de juego a los de Luis Enrique y, en las contadas ocasiones que tuvieron, no tuvieron la claridad necesaria.

El Barça se vio condenado al 0-0 en 45 minutos, tanto por méritos propios como por los de un Espanyol que tuvo incluso la mejor del acto inaugural, a los seis minutos, en los pies de Jurado.

Los de Quique Sánchez Flores mordieron en cada jugada y apenas dejaron huecos en defensa, bien plantados y con un denso centro del campo.

La MSN conectó poco a poco, pero la zaga local abortó cualquier sensación de peligro. La pared, el desmarque o el tiro de media distancia visitante encontraron siempre un rival perico dispuesto a vender cara la piel del derbi. Sin tiros a puerta de uno u otro bando, el aspirante al título se marchó a vestuarios con cuentas pendientes.

En la segunda mitad el Barça dio un paso al frente en la presión y pronto encontró premio en una cesión de Jurado que no llegó a Diego López. Suárez apareció para recuperar su olfato goleador y obligar al Espanyol a abandonar su posición atrasada. El Barça llegó a sufrir en esa salida local, con buenas ocasiones de Leo Baptistao y el propio Jurado, aunque con más trabajo atrás.

Los azulgrana buscaron la sentencia por medio de Messi, quien terminó regalando a Rakitic el 0-2. Después, un mal despeje de Aarón permitió al '9' culé firmar su doblete y la sentencia de un Espanyol que por momentos pareció la Juventus, pero que no repitió el 'Tamudazo' para seguir soñando con Europa y para bien de un Barça empeñado en defender la liga.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE