Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
LIVERPOOL-SEVILLA | 21.05 HORAS

El Sevilla quiere ser eterno

Los andaluces aspiran a conquistar en Basilea su quinto entorchado europeo, el tercero consecutivo, ante el Liverpool de un Klopp pragmático y con carácter.

Los jugadores del Sevilla, en el último entrenamiento en Basilea.

Los jugadores del Sevilla, en el último entrenamiento en Basilea.

EFE
18/05/2016 a las 06:00
Etiquetas
  • COLPISA. SEVILLA
Diez años han pasado desde que el Sevilla se alzara por vez primera con el cetro de la Copa de la UEFA. Su década prodigiosa puede acabar en Basilea, tierra de castillos y cuentos medievales, con el final soñado para la versión sevillista. Al igual que ocurriera en 2006 en Eindhoven, ahora vuelven a ser unos ingleses, que han alcanzado la final remontando las eliminatorias, los que se interpongan entre la gloria y lo eterno. El equipo andaluz disputa este miércoles su quinta final de la Europa League ante el Liverpool. Entre ambos suman siete Copas de la UEFA. Si ganan los británicos empatarán en trofeos a los sevillistas.

 
Alineaciones probables 
Liverpool: Mignolet, Clyne, Touré, Lovren, Alberto Moreno, Milner, Firmino, Can, Allen, Coutinho y Origi.
Sevilla: David Soria, Coke, Rami, Carriço, Kolo, Vitolo, N'Zonzi, Krychowiak, Konoplyanka, Banega y Gameiro.
Árbitro: Jonas Eriksson (Suecia).
Estadio y horario: 20:45 h. (BeIN Sports).
Si lo hacen los andaluces, se coronarán como los Zeus del Olimpo europeo, además de acudir a su segunda cita como finalistas cuatro días después ante el Barcelona henchidos de autoestima. Sin embargo, nadie en el sevillismo las tiene todas consigo. En el interior de todo sevillista se vive la final de la Europa League con el mismo ansia y alegría de la primera, pero también con escepticismo y reparos, dados los muchos complejos ante el potencial inglés y la debilidad que ha demostrado esta temporada el equipo andaluz. Con sus particulares penurias -lesiones graves y mala planificación deportiva-, el combinado dirigido por Unai Emery aterriza en Basilea con la esperanza de lograr su tercera Liga Europa consecutiva y quinta en total. Un fenómeno nunca visto con anterioridad en la segunda competición europea. Es tan novedoso el evento que los propios mandamases de la UEFA admiten no saber qué premio adicional otorgar al Sevilla en el caso de que logre tal hazaña. "Habrá que improvisar", reconocen los representantes europeos a los dirigentes sevillistas desplazados a Basilea.

Quien no sabe de improvisaciones banales es el entrenador inglés. Jürgen Klopp es el arquetipo de técnico luchador, que transmite ese carisma a su grupo de jugadores. Recogió a un puñado de aficionados perdidos en la vaguedad del fútbol y los ha convertido en un grupo de profesionales que no dejan de luchar, remontando todas las eliminatorias previas hasta llegar a la gran final. Ahora el alemán deberá hacer frente a un viejo conocido. Porque, parafraseando al barcelonista Piqué cuando da rienda suelta a su verborrea característica, gracias a Klopp empezó todo. para los sevillistas. Las lenguas antiguas Hace un decenio, cuando el club miraba todavía apesadumbrado a su historia tras 60 años sin ganar un título, apareció por tierras sevillistas un novato técnico entrenando a un equipo alemán venido a menos, el Mainz 05, para una ronda previa de la ahora llamada Europa League. En la ida, en el Sánchez Pizjuán, el resultado acabó 0-0 con todo abierto para la vuelta en Alemania. Entre pitos y gritos contra los jugadores del Sevilla, el técnico alemán saltó al césped abrazando a sus hombres. Su nombre no apareció en las portadas de los grandes medios germanos, pero sí en la memoria de los sevillistas. Klopp estuvo cerca de evitar que el Sevilla tomara la salida de la que sería su década prodigiosa con 15 finales hasta la fecha. Sin aquel gesto de superioridad alemana, un equipo andaluz hecho con retales olvidados nunca se habría unido y comenzado su eclosión en el fútbol mundial.

Los caminos de Klopp y el Sevilla se cruzarían cinco temporadas después, cuando el alemán subió de nivel deportivo entrenando al Borussia Dortmund y caería en la fase de grupos de nuevo ante los andaluces. De nuevo un lustro más adelante vuelven a verse entremezclados sus destinos por tercera vez. No hay equipo alemán de por medio y el Sevilla es un poco menos temido. Empero, las dos hinchadas tienen su talismán particular. Anfield posee la melodía sagrada del 'You'll never walk alone' con devoción anglicana. Entre sevillanas y azahar, el Guadalquivir, para su agitado camino para relajarse a su paso por la capital de Andalucía y poder escuchar cual salve rociera qué tienen de nuevo que contar las lenguas antiguas. Y estas, entusiasmadas juglares modernas, dicen que un 14 de octubre nació una ilusión que todavía no se ha roto. Porque aún quedan hazañas rojiblancas que contar. Nuevos mundos que conquistar. Todavía queda Basilea. Porque con Klopp empezó todo, pero una década no son cien años y el Sevilla quiere ser eterno.
 
Etiquetas
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra