Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
MUNDIAL BRASIL 2014 | ALEMANIA 1-0 ARGENTINA

Löw, la insistencia hasta el éxito, la victoria de una generación

  • El técnico consiguió por fin cerrar por completo un torneo con el que consagrarse en la elite del fútbol

Las selecciones de Alemania y Argentina disputaron la final de la Copa del Mundo de Brasil 2014 en el estadio de Maracaná.

Final del Mundial de Brasil 2014

AGENCIAS
1
Actualizada 13/07/2014 a las 23:43
  • EFE. BRASIL
Después de una década de diseño, de morir en la orilla al borde de los títulos y de formar a una generación de futbolistas talentosos, el entrenador de Alemania, Joachim Löw, consiguió por fin cerrar por completo un torneo con el que consagrarse definitivamente en la elite del fútbol mundial.

Desde 1996, cuando Alemania consiguió su último gran título en la Eurocopa de Inglaterra, la "Mannschaft" no había ganado nada. Sumaba un recorrido de 18 años por el desierto de los trofeos, viendo levantar a otros los campeonatos más importantes del planeta. Generaciones de futbolistas iban pasando y todas se quedaban en el limite del éxito.

En los Mundiales aún eran peores los registros. Italia 90 fue el último en el que los germanos levantaron la Copa Jules Rimet. La sequía comenzaba a ser extrema para un equipo acostumbrado a ganar títulos. En algunas ocasiones estuvieron a punto con la final perdida del Mundial de Corea y Japón en 2002 y la de Austria y Suiza en la Eurocopa en 2008, pero ambas las perdieron.

Esa última fue el mayor éxito de una pelea que comenzó en 2004 con la llegada al banquillo de Jurgen Klinsmann, que se trajo como ayudante a Joachim Löw. Ese año fue el inicio de un trabajo de diez años que ha culminado en Brasil con una victoria en la final del Mundial frente a Argentina.

Todo lo que tocó Löw casi lo convirtió en oro. Primero, como ayudante, alcanzó las semifinales en el Mundial de Alemania. Italia fue el muro que no pudo atravesar. Klinsmann dejó el cargo y él le sustituyó, para afrontar su gran torneo en 2008, cuando llegó a la final de la Eurocopa. Esta vez España fue su verdugo.

En 2010, en el Mundial de Sudáfrica, otras semifinales. Y, de nuevo, se cruzó España en el camino. Fue la única capaz de frenar a un equipo que había arrasado hasta que se cruzó con el combinado de Vicente Del Bosque. Sin embargo, Löw, que cuando llegó al cargo en 2006 firmó un contrato de dos años, siguió insistiendo. Nunca dejó de intentarlo hasta que lo consiguió.

Había creado un estilo que tenía que consagrar. Sobre todo en la última época, la que le encumbró a jóvenes con talento mezclados con un puñado de veteranos que iniciaron su andadura con Alemania a la vez que Löw. Todos compitieron con un estilo basado en la velocidad, el toque y la verticalidad. Posesión de balón pero con sentido.
Costó ensamblar todos esos criterios en un fútbol acostumbrado a la fuerza, la potencia y la insistencia mezclados con retazos de genialidades individuales. Como reconoció Schweinteiger en la última rueda de prensa antes de la final, Pep Guardiola y Louis Van Gaal influyeron mucho en el estilo alemán.

Los dos moldearon al Bayern de Múnich, el equipo base de la "Mannschaft". El primero en 2009, dándole un toque de fútbol holandés. El segundo está en ello, ha exportado el fútbol del Barcelona y lo ha mezclado con el alemán. Todo eso no ha pasado desapercibido en la selección, que ha ido recogiendo detalles de ambos.

La fórmula por fin ha tenido éxito. Ha sido a la quinta intentona. Alemania ha necesitado cinco grandes torneos para concretar un trabajo de años dirigido por un hombre que jamás dejó de creer en él.

Por sus manos han pasado futbolistas que ahora atesoran juventud como Thomas Müller, Toni Kroos, Mesut Özil, Sammi Kherida, Mario Goetze, Mats Hummels o Manuel Neuer, que forman parte de dos generaciones que Löw ha combinado con la veteranía de Miroslav Klose y de sus dos escuderos incombustibles Lahm y Schweinteiger.

Uno a uno han ido asimilando la filosofía de su entrenador con una paciencia encomiable. Alemania siempre estaba hasta el final pero nunca conseguía nada.
Sin embargo, jamás se rindió. Esa palabra no existía en un grupo que siempre creyó en el estilo de su entrenador. Löw, por cabezonería, consiguió triunfar. La suya fue la victoria de la insistencia que se llevó toda una generación. El remate de Goetze, el Iniesta de Alemania, fue el gol de todo un país unido en una idea.
Selección DN+


  • amaya26
    (14/07/14 07:56)
    #1

    El artículo me parece muy certero. Sólo que reducir a Schweinsteiger a "escudero" de Klose es pasar lamentablemente por alto todo su talento organizador y su significado para el resto del equipo. Una de las claves del éxito de Joachim Löw es haber sabido combinar experiencia, talento y ... también potencia física, e ir engarzando generaciones, dando paso a jugadores jóvenes junto a los ya consagrados. Götze tiene 22 años, estuvo en el minuto 113 donde estaba gracias a una labor conjunta, y supo aprovechar la ocasión. Merecen el nombre de "equipo" (Mannschaft) porque lo son: saben trabajar unidos y combinar sus puntos fuertes. Toda una lección de lo que hay que hacer. Y también, de rebote, de lo que no.

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra