Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

San Fermín Marathon

Un corredor, en la UCI por un golpe de calor

  • Las duras condiciones meteorológicas provocaron varios centenares de abandonos, ya que solo llegaron 2.800 corredores de los 3.500 inscritos
  • Seis personas fueron trasladadas al hospital y una de ellas fue ingresada en la UCI

Un corredor, en la UCI por un golpe de calor
Los corredores, a su paso por el puente de Santa Engracia de la Rochapea.
JESÚS CASO
  • DN. PAMPLONA
Actualizada 28/06/2015 a las 13:30
Fue una San Fermín Marathón sofocante por las altas temperaturas, con cerca de 30 grados. El calor generó decenas de abandonos, con doce personas atendidas por la Cruz Roja y seis trasladadas al hospital. Dos fueron hospitalizadas y una de ellas quedó ingresada en la UCI.

Se trata de un corredor, D.A. y de 30 años, que participaba en la carrera de la Media Maratón y que fue trasladado tras haber superado los diez primeros kilómetros de la prueba. Al cierre de esta edición, a la una de la madrugada, permanecía ingresado en la UCI del Hospital de Navarra y fuentes médicas aseguraron que su estado era “estable” dentro de la gravedad. Al parecer, el joven sufrió un golpe de calor y se desplomó en la carrera. Fue trasladado por la Cruz Roja al servicio de Urgencias, desde donde tras ser reanimado pasó a la UCI.

El otro corredor ingresado, M.G.H., de 34 años, permanecía fuera de peligro y se espera que sea dado de alta en las próximas horas.

A tal efecto, resultó clave la actuación durante toda la jornada de los servicios de Cruz Roja, el Colegio de Fisioterapeutas de Navarra, la Policía Municipal y la Foral, además de los más de 300 voluntarios que colaboraron con la organización.

FUERTE CALOR

Paradójicamente, los curiosos y los viandantes que se agolpaban en los aledaños del recorrido aprovecharon las altas temperaturas para consumir helados y refrigerios. Mientras, los mártires, los sufridores, tenían que vencer al cansancio como podían, sirviéndose con afán el agua que se les tendía en los avituallamientos a lo largo del circuito. Aunque según explicaban muchos al acabar la carrera, el calor les hizo preferir “echarse el agua por encima” antes que bebérsela. En estas carreras cualquier recurso es válido para tirar millas.

Pero lo que realmente llevó en volandas a los más de 3.500 corredores (solo llegaron 2.800) que ayer se dieron cita en Pamplona fueron los propios habitantes de la ciudad. Otros tantos miles de personas abarrotaron las calles del Casco Antiguo y, aun estando sentados en las terrazas mientras disfrutaban de la tarde veraniega, animaron a los atletas que, sin pausa, pero sin prisa, pasaban frente a ellos.

Un elemento que resultó clave según reconocían los propios corredores; para los navarros era “emocionante” ver como sus amigos y vecinos los apoyaban; mientras que para los deportistas foráneos se hicieron eco de lo “disfrutable” de recorrer los adoquines de una localidad repleta de animadores.


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE