San Fermín Marathon

Rodríguez es el dueño de los 10K

  • El ganador de los 10.000m de la primera volvió a ganar pero no acortó su tiempo
  • La ganadora en el apartado femenino fue la atleta navarra Amaia Melero, con 38:36

Rodríguez es el dueño de los 10K

Momento de la salida de los participantes de la carrera de 10km.

EDUARDO BUXENS
0
Actualizada 28/06/2015 a las 13:30
  • IBAI ALTUNA. PAMPLONA
Por segundo año consecutivo el joven pamplonés Alberto Rodríguez se proclamó campeón de la modalidad de 10 kilómetros de la ‘II SF Marathon’, completando el recorrido en 33:44. Le siguieron, no tan de cerca como cabría esperar, Iván Álvarez (34:46) y Mikel Etxamendi (35:40). En el segmento de las féminas fue Amaia Melero (38:26); hermana de la conocida atleta del Ardoi Maitane Melero, la que cruzó la meta en primer lugar. Le siguieron la francesa María Miettinen (41:30) y Egipto Flamarique (41:45).

A las 19 horas la un barullo constante inundaba la Plaza del Castillo que se encontraba abarrotada de corredores, familiares y curiosos; todos ellos a la espera de escuchar el pistoletazo de salida. Unos daban vueltas alrededor del kiosko, otros utilizaban la citada edificación como escenario frente al que fotografiarse, mientras que una gran parte de los corredores de dorsal verde (el de la distancia corta) trotaban cabizbajos, tratando de concentrarse. Treinta minutos después, el silencio que precede a la tempestad se adueñó de la céntrica plaza pamplonesa. Frente a la cinta de salida, un txistulari comenzó a tocar el Aurresku mientras un dantzari de la Peña Muthiko Alaiak brincaba grácilmente frente a los atletas. Al terminar, dispararon la salva y, con ella, una sonora ovación.

ARANZADI, EL PUNTO CRÍTICO

A partir de ahí comenzó la prueba; la que hace que el atleta ponga nuevas marcas a los límites de su cuerpo y su mente. En su contra, el calor y el polvo. El recorrido les llevó por las calles de Pamplona hasta alcanzar el cauce del río Arga en la Calle Biurdana. Desde ahí, el camino fluvial trajo consigo al polvo, con el que los runners tuvieron que lidiar hasta casi el Portal de Francia. Después de eso, solo el calor y los gritos de ánimo de los pamploneses que se agolpaban a lo largo de las adoquinadas calles del Casco Viejo.

33 minutos después del pistoletazo de salida, Alberto Rodríguez aparecía en solitario por el callejón de la Plaza de Toros. Sin apenas respiración, esperó algo más de un minuto hasta poder abrazar a su inmediato seguidor, Iván Álvarez. Los corredores se iban sucediendo con cuenta gotas, hasta que aparecía la primera mujer: Amaia Melero, recibía la ovación de la Plaza de Toros con los brazos en alto. No fueron hasta rozados los 45 minutos que comenzaron a llegar los pelotones, las agrupaciones de corredores.

Para las 21 horas el último de los de la 10K ya había cruzado la meta a la que precedía el emblemático callejón de la Plaza de Toros. Abrazos, besos y gestos de satisfacción entre los corredores. La alegría por el trabajo realizado se imponía al agotamiento de los que aseguraban haber tomado parte en la modalidad ‘corta’ de la SF Marathon sin haber entrenado. Al otro lado: una ducha, una bolsa de obsequios y un bocadillo. Y por supuesto, la firme intención de repetir el próximo año.
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra