Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

VIII RONCESVALLES-ZUBIRI

La Roncesvalles-Zubiri, una carrera rompepiernas

  • 21.4 kilómetros repletos de subidas y bajadas con un posible condicionante: las previsiones anuncian lluvia

Imágenes de la Roncesvalles - Zubiri
Roncesvalles - Zubiri (DN)
EDUARDO BUXENS
  • José Miguel Sánchez. Pamplona
Actualizada 06/10/2013 a las 08:20
21.4 kilómetros separan este domingo la Colegiata de Roncesvalles del Puente de la Rabia de Zubiri. Las previsiones meteorológicas apuntan a una leve posibilidad de lluvia, con 17 grados de temperatura ambiente. El punto más alto de la carrera es el alto de Mezkiritz (920m), sin tener en cuenta los 950 metros en los que se toma la salida desde Roncesvalles. El alto de Erro es el segundo punto más alto de la prueba. Y en el kilómetro 6, acecha la presencia de la subida de Espinal, tan inesperada y dura como siempre. Lo peor para las rodillas en esta prueba rompepiernas siguen siendo las bajadas. Sobre todo, la de Erro, en la que hay que salvar 275 metros de desnivel hasta la meta.

Kilómetro 0. Colegiata de Roncesvalles. La prueba arranca con nervios, ante una salida abarrotada y multicolor de corredores en la que lo más importante es mantener la calma cuando el camino se estrecha y es difícil correr. Toca salir despacio, tener paciencia y esperar para empezar a coger ritmo.

Kilómetro 1. Arranca la carrera. Después de superar la estrechez de la calzada en la salida de la Colegiata de Roncesvalles, de unos 1.5 metros, la carrera se lanza hacia una parte muy rápida y llana, donde el objetivo es alcanzar el ritmo personal. Cuando llegan las primeras rampas, lo importante es adaptarse lo más rápido posible.

Kilómetro 3. Burguete. Terreno cómodo y carretera ancha de asfalto que atraviesa Burguete hasta el cruce del puente, que desemboca en una pequeña subida sobre un camino de gravilla en el kilómetro 5.

Kilómetro 8. Alto de Mezkiritz. Primeras cuestas incómodas, donde vale más guardar que gastar. Queda mucha subida y mucha bajada. Es una de las zonas más bonitas de la prueba.

Kilómetro 12.5. El castigo de Linzoáin. Tras un tramo ligeramente favorable de leve bajada durante 4 kilómetros, los corredores se enfrentan a la pared de Linzoáin, uno de los tramos más largos y exigentes del recorrido. Es importante estar mentalizado para su longitud: es más largo de lo que aparenta y el terreno cambia de monte a pista.

Kilómetro 15.5. Alto de Erro. Sin tiempo para reponer fuerzas, el alto de Erro coge el testigo a la rampa de Linzoáin. Si durante los días pasados ha caído lluvia, o esa misma mañana -como es el caso-, puede aparecer el barro, muy incómodo en la subida. Es el último tramo desfavorable para el corredor, que ya apura sus últimos kilómetros.

Kilómetro 17. Bajada de Erro. A pesar de lo que pueda parecer, la bajada de Erro es técnica y exige a los corredores concentración y evitar la asunción de riesgos: pasos más técnicos que largos y la mirada siempre en el suelo.

Kilómetro 21. Zubiri. El momento de la recompensa. Tras una bajada mucho más favorable en el último tramo, los corredores tienen tiempo ya para disfrutar del paso por el Puente de la Rabia de Zubiri, donde ya aguarda la meta y el final de la prueba. Es el telón a 21.4 kilómetros de dura subida y exigente bajada. Una carrera rompepiernas.
Etiquetas


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE