Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
dn running

El 'día después' de Ricardo Abad

  • Tras completar 24 horas corriendo sobre una cinta, se levantó a las 5 para trabajar en una fábrica

Ricardo Abad, ayer a las 14 horas tras cumplir su jornada laboral.

Ricardo Abad, ayer a las 14 horas tras cumplir su jornada laboral.

cedida
0
Actualizada 03/01/2015 a las 09:34
  • j.j. imbuluzqueta. Tafalla
 


No es, desde luego, el típico fondista al uso. Lleva años rompiendo moldes con sus exigentes y peculiares retos de ultrafondo. El último lo firmó este pasado domingo en Pamplona. Ricardo Abad completó más de 178 kilómetros de carrera, durante 24 horas, sobre una cinta de gimnasio. “Estoy agotado, muy contento y satisfecho”, aseguró entonces al acabar, reconociendo que terminaba “muscularmente muy machacado” esa actividad que protagonizó en favor del Grupo de Enfermedades Raras de Navarra (GERNA).

¿Y qué hizo este deportista tafallés tras bajarse de la cinta? ¿Cómo se recupera una persona de un esfuerzo semejante ? En este aspecto este navarro, que en enero cumplirá 43 años y que gastó más de 21.000 calorías (el consumo medio diario de un hombre activo se sitúa en 2.800), también es singular. Tras su reto, apenas comió, cenó unos huevos fritos con croquetas y durmió unas 7 horas antes de levantarse a las 5 e ir a trabajar su jornada en Fagor Ederlan.

“Me considero un bicho raro en todo. Tengo la suerte de contar con esta bendición que la capacidad de recuperación de mi cuerpo. Es algo que hasta mí me sorprende. Después de la soba que supuso el estar 24 horas en la cinta, y aunque el domingo por la tarde sí que me dolía todo el cuerpo, hoy (por ayer) puedo decir que no tengo ni agujetas ni molestias”, explicaba el tafallés tras llevar a la escuela a su hija Ainhoa. Un rato después, salía a correr 18,5 kilómetros “muy suave y para soltar” antes de tener una sesión con su fisioterapeuta, Ignacio Caballero Atilano.

Y es que Abad -que en el último mes ha corrido la Maratón de Valencia, la de San Sebastián y el reto de las 24 horas sobre la cinta- ya tiene un nuevo reto en su cabeza. Este sábado correrá otras 24 horas consecutivas en una prueba en Barcelona. “Fue la primera carrera de ese tiempo que corrí en 2007. Hace años que no había repetido y, visto como acabé el domingo, he decidido apuntarme. Me hace mucha ilusión volver allí”, reconocía.

Aunque no considera que pueda ser ejemplo ni espejo para nadie y explica “que cada uno debe conocer su cuerpo y saber lo que le viene bien”, reconoce que no cuida especialmente su alimentación antes o después de sus retos. “Soy más de comer algo que me apetezca. No tengo esa obsesión por tomar suplementos ni aminoacidos ni nada de eso que está ahora tan de moda. Ni sacrifico ninguno de esos ‘placeres cotidianos’ como comer un bocata de embutido por bajar dos minutos una marca. Prefiero disfrutar de la vida”, apuntaba. “El domingo, tras acabar en la cinta, me duché en casa de un amigo y volví a Tafalla para tomar el vermut con mi mujer Ivana, mi hija y otros familiares. Ya no comí más hasta la cena. No me apetecía, el cuerpo aún notaba el desorden y el destemple tras el esfuerzo”.

“Cada vez, mejor”

Para las 22 horas, y después de una tarde en la que echó una siesta de dos horas y descansó en su casa viendo la televisión y actualizando redes sociales, el tafallés notó ya mayor apetito. “A esas alturas, el cuerpo se normalizó y devoré la comida. Igual no es lo más recomendable, seguro que un filete era quizá mejor por las proteinas, pero cené lo que para mí es un manjar: dos huevos fritos con croquetas, patatas y ensalada”, decía.

A medianoche se fue a dormir para levantarse cinco horas después y, “con dos magdalenas y un café”, ir a trabajar. “Me he levantado mucho mejor de lo que pensaba porque acabé dolorido. Ha sido una grata sorpresa. Y es curioso pero he tenido un muy buen día en la fábrica aunque hemos tenido ajetreo. Cualquier otro lunes normal, quizá me siento peor y se me hubiera hecho todo más largo. El estado anímico influye muchísimo”, explicó, reconociendo que vive “tan deprisa” que no asimila ni valora en su medida los distintos retos que va cumpliendo. “Soy un culo inquieto. Necesito retos para motivarme. No lo hago ni por afán de protagonismo ni por dinero. Voy hilando proyectos porque me ilusiono y no noto esa fatiga física o mental que me haga parar”, dice.

Pero, ¿no le preocupa esa exigencia a la que somete a su cuerpo? “Es el eterno debate. Si esto es bueno o no, si me pasará factura... No sé. Respeto el criterio de muchos médicos pero sólo veo que, cada vez , yo me siento mejor. Mis músculos, mi cuerpo, se ha acostumbrado a esta exigencia y tensión. De hecho, la única lesión grave que he tenido (una rotura en el gemelo) la sufrí en un periodo que me había relajado y no entrenaba tanto. ¿Casualidad?”, señalaba. “Eso sí, y lo recomiendo a cualquiera, todos los años me hago revisiones médicas, una prueba de esfuerzo y un par de analíticas para ver que tengo valores normales y que el corazón trabaja bien”.
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra