Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

CICLISMO

El detector de errores de Los Arcos

El Movistar Team ensayó en el Circuito de Navarra la crono por equipos del Giro de Italia El equipo navarro hizo un simulacro con el mismo material, componentes y ciclistas que en Italia

  • L.GUINEA. Los Arcos
Actualizado el 11/04/2011 a las 23:45
El ciclismo actual tiene tanto de épico como de tecnológico. Todo se estudia, todo se mide, nada se deja al azar. Cada segundo y cada metro cuentan. Por eso el Movistar Team quiso estudiar ayer la respuesta de sus corredores para la contrarreloj por equipos del Giro. Para eso hizo una simulación de la etapa en el Circuito de Navarra.

Si piensan que un ciclista profesional es un tipo con un corazón grande, buenas piernas que se sube a una bici y da pedales hasta alcanzar su máximo está equivocado. Detrás hay mucho estudio. Hace dos semanas cada uno de los corredores del equipo Movistar pasó por el Velódromo Miguel Induráin de Tafalla. Allí, primero subida la bicicleta en un rodillo estático, y más tarde con pruebas en la pista, Jon Iriberri -licenciado en IVEF, ex seleccionador nacional de pista y biomecánico del Movistar, sacó el DRAG de cada ciclista.

¿Qué es el DRAG? Es el Coeficiente de Penetración en el Aire, la aerodinámica que tiene un corredor sobre la bicicleta. Esa cifra, ese parámetro mágico, se obtiene de acuerdo con relación entre la potencia que se ejerce y la velocidad resultante. El axioma que se persigue es sencillo: lograr con mínima potencia la máxima velocidad posible.

Con esas premisas: potencia, velocidad y morfología del corredor, Iriberri ha moldeado la bicicleta de cada ciclista. Los 11 corredores con los que el equipo navarro disputará el Giro se trasladaron con sus bicicletas de crono, el buzo y casco de contrarreloj al Circuito de Navarra en Los Arcos para realizar un trabajo de campo.

Coger automatismos

Una contrarreloj por equipos podría asemejarse a bailar un vals. O se tiene facilidad, o se es un pato. Pero como en el un-dos-tres, un-dos-tres del baile se pueden mejorar cosas, se puede hacer cronos apañadas.

Después de darle una docena de vueltas al circuito, los 11 del Giro ajustaron su material (caso, emisoras, etc) y se pusieron en formación. De hombres más corpulentos, pesados y potentes a los más livianos. Una fila en la que se van dando relevos. Detrás, tres coches de equipo. En uno Jaimerena de piloto, Eusebio Unzué de copiloto. En el otro, José Luis Arrieta y Jon Iriberri. Los cuatro ven, analizan e intercalan opiniones por la emisora, correcciones sobre la marcha.
-"A la izquierda, a la izquierda, cuando se acabe el relevo se sale por la izquierda, no entréis pareados a las curvas", dicen los directores por la emisora.

Seguir una crono por equipos desde un coche es como jugar con la Play. El director da la orden por la emisora interna, el ciclista trata de ejecutarla casi de inmediato en el asfalto. En una crono por equipos los errores casi siempre son los mismos, pero son dífíciles de corregir. No seguir bien la rueda del de adelante, caer a destiempo tras dar el relevo, o entrar con demasiada fuerza y deshacer el grupo de un tirón.

"Para hacer contrarreloj por equipos perfectas habría que entrenarlas dos o tres días por semana, con todos los corredores... y eso es muy difícil. Lo que hay conseguir es que el ciclista pille automatismos para las contrarreloj, por equipos o individuales", comenta José Luis Arrieta, uno de los directores del Movistar.

Estudiar el vídeo y aprender

Jon Iriberri y su equipo fueron ayer como un gran hermano con los ciclistas. Grabaron toda la sesión con las 21 cámaras de seguridad que tiene el circuito, más otras cinco cámaras de Custom4.us. Dos en lugares altos del circuito con angular para coger la perpendicular perfecta de los ciclistas en acción, tres cámaras on-board en las propias bicis de los corredores.
"Tenemos mucho material para estudiar. Ahora hay que visionar el vídeo, detectar lo que son errores evidentes, también las cosas que se hacen bien y facilitar las conclusiones a los corredores. De la hora y media que tenemos grabada, podemos quedarnos con 10 minutos útiles ", explica Iriberri. "Esto es un buen detector de errores porque una crono así se exige mucha compenetración y mucha habilidad técnica colectiva".

El ciclismo de hoy de grandes presupuestos basa sus éxitos o fracasos en pequeños detalles. Un ejemplo, el acto reflejo del ciclista durante una crono de bajar la cabeza y que el pico del casco de contrarreloj suba penaliza al corredor con un 0,2 de DRAG, lo que viene a ser medio segundo perdido por kilómetro. Fignon perdió el Tour de 1989 por 8 segundos, Contador ganó el del año pasado por 39. Lo pequeño cuenta.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora