Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

LIGA ASOBAL

Mucho más que un partido

  • Cerca de 2.600 personas vivieron ayer en directo el regreso del balonmano de elite a Anaitasuna después de 28 años

Imagen de la noticia
Las dos plantillas y los árbitros posaron juntos en una fotografía histórica. Anaitasuna volvía a jugar, en su pabellón y dentro la máxima categoría nacional, después de 28 años. J. A. GOÑI
Imagen de la noticia
Bernatonis trata de aprovechar el trabajo de Reig en el pivote para lanzar ante la defensa azulgrana. J.A. GOÑI
Imagen de la noticia
A excepción de los fondos, la afición llenó ayer casi todas las localidades del pabellón pamplonés. J.A. GOÑI
  • J.J. IMBULUZQUETA . PAMPLONA
Actualizada 19/09/2011 a las 02:32

El Barcelona fue superior y, como se preveía, se impuso sin excesivos problemas al Helvetia en Anaitasuna. Sin embargo, ayer y tal como coincidieron en indicar los dos entrenadores al final del partido, el que realmente ganó fue el balonmano nacional.

Era el regreso del balonmano de elite a La Catedralverdiblanca después de 28 años y la afición respondió. Prácticamente lleno para recibir al vigente campeón de Europa en un partido que, pese a la sustancial diferencia que quedó patente sobre la pista, se convirtió en una fiesta. Y es que los seguidores pamploneses tenían mucho que celebrar por el regreso de su equipo a la Asobal. Jalearon cada uno de los tantos navarros, aplaudieron las paradas de sus porteros y, al final, despidieron al Helvetia tal como lo habían recibido: con una ovación.

Por su parte, el Barcelona llegó a Pamplona dispuesto a no ceder nada a los recién ascendidos. Quizá con el aviso previo de la victoria en Granollers de los de Etxaburu en la primera jornada, los de Xavi pascual salieron a la pista dispuestos a comerse a su rival. Y vaya si lo hicieron.

El Helvetia salió nervioso. Tuvo errores y fallos tontos (por ejemplo la sanción por pasos que les pitaron en al menos media docena de ocasiones) y tampoco acertaron a superar la inmensa y dinámica muralla que Sorhaindo y Jernemyr -apoyados por Oneto, Virán, Nagy o Igropulo- supieron levantar ante la meta defendida por un acertado Saric.

Así, el Barça endosó un primer parcial de 1-5 (m.9) que aumentó al 4-12 en los siguientes diez minutos. El rodillo azulgrana comenzaba a pasar por encima de un Helvetia atascado e incapaz de frenar a un Barça que, aferrado al acierto de su segunda línea, lo aprovechaba para sentenciar antes del descanso (11-19).

Dar la vuelta a un marcador como ése frente a un cuadro como el Barça resulta prácticamente una quimera casi para cualquier equipo del mundo. Quizá por ello, el Helvetia saltó a la pista más relajado, quitándose un lastre, más dispuesto a disfrutar del momento, con un punto más de descaro... y todo eso le ayudó a mejorar.

Cierto que el Barcelona tuvo controlado el partido en todo momento (con ventajas de entre 7 y 12 goles). Pero Anaitasuna -espoleado por su público- también dejó algunos destellos de calidad. Tuvo momentos muy buenos -tanto en defensa como en ataque-, en los que llegó a tutear al cuadro azulgrana y le obligó a emplearse a fondo.

Algo que, dadas las circunstancias y ante la calidad del rival, sirve como prometedor adelanto de lo que este Helvetia puede ofrecer en esta Liga en la que, por ahora, nadie le podrá acusar de no mostrar el nivel adecuado. Todo lo contrario. HELVETIA ANAITASUNA 23 - BARCELONA INTERSPORT 35
HELVETIA ANAITASUNA: Alejandro (6 paradas), Reig (2), Montávez (3), Borragán (3), Goñi (1p), Pocholo (4, 3p) y Bernatonis (4) -inicial-; Matías (6 paradas), Latorre, Carvajal, Redondo (1), Paco López (1), Ragot (1) y Maxi Cancio (3).
BARCELONA INTERSPORT: Saric (12 paradas), Sorhaindo (2), Ugalde (9), Jernemyr, Rocas (6), Virán (1) e Igropulo (2) -inicial-; Corrales (1 parada), Nagy (4), Sarmiento (3), Mikel Aguirrezabalaga (2), Runtenka (3, 2p) y Oneto (2).
Árbitros: Alberto Rodríguez y José Luis Fernández. Excluyeron por el Helvetia a Borragán, Cancio, Goñi y Latorre; por parte del Barcelona, a Rocas, Ugalde, Mikel y Oneto.
Parciales: 1-2, 1-5, 3-9, 5-12, 8-15 y 11-19; 14-21, 16-25, 18-27, 20-29, 22-32 y 23-35.
Incidencias: partido de la segunda jornada de la Liga Asobal en el pabellón Anaitasuna de Pamplona, con unos 2.600 aficionados. Fue el primer encuentro del equipo en Pamplona después de 28 años fuera de la máxima categoría del balonmano nacional.

Vaselinas

Borragán, el autor del primer gol del regreso. En el histórico primera partido de Liga ayer en Anaitasuna -con numerosos emblemáticos ex jugadores en la grada-, el primer gol del equipo local lo consiguió Javier Borragán cuando, en el primer minuto, logró poner el 1-0.

El "rifi rafe" de Maxi Cancio con Oneto. El encuentro de ayer, pese al cómodo marcador que tuvo el Barça, no estuvo exento de tensión. Así, a falta de 5 minutos, maxi Cancio golpeó en un lanzamiento la cabeza de Oneto. Algo que el banquillo azulgrana recriminó y que el pivote tomó a muy malas. Así, no quiso aceptar las disculpas del de Anaita y, tras hacerle un gesto, fue excluido. Los dos protagonistas lo solucionaron al final del duelo con una conversación en el túnel de vestuarios.

Pozueta, Masip y Labairu en el palco. Miguel Ángel Pozueta, director gerente del Instituto Navarro de Deporte y la actividad física, presenció ayer el encuentro en el palco del pabellón junto con Javier Labairu (presidente de Anaitasuna), Enric Masip (secretario técnico del Barcelona) y Jesús Aranaz (presidente Federación Navarra de Balonmano).



volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE