La Hemeroteca
Hoy puedes ver DN+ sin publicidad, como si tuvieras una suscripción... Suscríbete y será así todos los días.
Suscríbete a DN+
TAL DÍA COMO HOY... HACE 25 AÑOS

De cuando el Barça ganó en Mendavia al Atlético de Madrid de Garralda

Navarra fue en marzo de 1992 sede de la fase final de la Copa del Rey, en plena edad de oro del balonmano

Mateo Garralda, con la camiseta del Atlético de Madrid, supera a Álvaro Jaúregui y Oleg Lvov en un partido contra el Mepansa.

Mateo Garralda, con la camiseta del Atlético de Madrid, supera a Álvaro Jaúregui y Oleg Lvov en un partido contra el Mepansa.

ARCHIVO
Actualizada 20/03/2017 a las 08:37

Alsasua, Viana, Burlada, Corella, Mendavia y Pamplona acogieron hace 25 años, en marzo de 1992, la fase final de la XVII Copa del Rey de un deporte, el balonmano, que por aquel entonces vivía una edad de oro: los pabellones navarros vieron desfilar a lo largo de cuatro días una pléyade de jugadores míticos como los porteros Lorenzo Rico, Matt Olsson, Tomas Svensson o Jaume Fort; figuras de la selección nacional como el burladés Garralda, Urdangarín, Masip, Alemany, Hermida, Cecilio Alonso o Villaldea y extranjeros de la talla de Vukovic, Maricel Voinea y Stinga (Bodgan Wenta no participó por lesión).

El equipo local, el Mepansa Alco, cayó en cuartos de final frente al Atlético de Madrid (14-17), en un partido disputado en Burlada y que significó el regreso a su casa de Mateo Garralda, por entonces estrella emergente en el Atlético de Madrid. 

En esa misma ronda, el Teka venció en Alsasua a un Elgorriaga de Irún mermado por la ausencia de Wenta (23-12), el Avidesa ganó al Granollers en Viana (29-30) y el Barcelona superó al Teucro por 28-17.

Así, el 20 de marzo de 1992, Mendavia acogió una semifinal de ensueño: el Barcelona, vigente campeón de Europa, se medía al histórico Atlético de Madrid. Una oportunidad única de disfrutar del mejor balonmano. 

La crónica de Diario de Navarra se hizo eco de la expectación que despertó el partido: "Lleno absoluto en el pabellón municipal de Mendavia para presenciar el partido de semifinales de la XVII Copa del Rey de balonmano. Cuatro horas antes del encuentro, el público esperaba para poder hacerse con una de las setenta y siete entradas que se ponían a la venta en taquilla".

El Barcelona, entrenado por Valero Rivera, jugó con Lorenzo Rico, Rubiño, Portner, Grau, O'Callaghan, Paré, Urdangarín, Serrano, Masip y Vukovic. El Atlético, dirigido por Paco Parrilla, alineó a Svensson, Garralda, Rodríguez, Román, Hermida, Rubiño, Campos, Marín, Alonso, Zafra y Cruz.

El equipo catalán se caracterizaba por una defensa muy agresiva y profunda (un 3-2-1 abierto), que ahogaba a los rivales y que les había llevado a ganar su primera Copa de Europa la temporada anterior (hoy es el club más laureado, con nueve títulos). El Atlético no supo descifrarla y chocó una y otra vez contra Lorenzo Rico, lo que derivó en un duelo de tanteador bajo.

Al descanso se llegó con un 9-6 a favor del Barça. Pero, según reflejan las crónicas de la época, Svensson y Garralda se echaron a la espalda a su equipo y, gracias a las paradas del sueco y los goles del burladés, el Atlético igualó el marcador (10-10).

Sin embargo, los madrileños pagaron el esfuerzo y su ataque se cortocircuitó: "El Atlético de Madrid estuvo trece minutos sin marcar, lo que hizo que el Barcelona se fuese definitivamente en el marcador. Al equipo madrileño se le atragantó la defensa catalana y en esta segunda parte el conjunto de Valero Rivera se mostró superior", se lee en la edición de Diario de Navarra del 21 de marzo de 1992.

La semifinal concluyó con un 14-21 a favor del Barça, tras "un partido que no resultó demasiado brillante ni de calidad, pero sí de fuerza y muy competido a lo largo de los sesenta minutos".

En la última ronda, en Pamplona, el rival del Barcelona fue el Avidesa de Fort, Alemany, Voinea y Stinga -verdugo del Teka en semifinales- y el triunfo cayó por un apretado 26-25 del lado del equipo de Alcira (Valencia), entrenado por César Argilés, en lo que fue un broche de oro para la segunda competición copera acogida en la Comunidad foral (la capital navarra ya había sido sede en 1971 de la final de la Copa del Generalísimo, competición antecesora de la Copa del Rey).

VISITA AL COLEGIO ASKATASUNAK DE BURLADA

Aquel evento, no obstante, rompió las barreras de lo deportivo. La afición navarra, y no solo la de la capital, pudo disfrutar de cerca de estrellas mundiales, muchas de las cuales brillaron solo unos meses después en los Juegos Olímpicos de Barcelona. Y en algunos casos el contacto fue especialmente cercano, como en el colegio Askatasunak de Burlada.

Gracias a la mediación de dos profesores, Fernando Iturgaiz y Andrés Pérez Indart, impulsores junto a Javier Gironés del balonmano en Burlada, Garralda, Svensson -considerado entonces el mejor portero del mundo junto a su compatriota Matt Olsson- y el entrenador Paco Parrilla acudieron al centro y dieron una charla a los alumnos. Un día que ninguno de aquellos chiquillos habrá olvidado, 25 años después.

 


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra