BALONMANO

Niko Mindegia, la 'joya' de Santesteban que tuvo que emigrar

  • El jugador del Pick Szeged húngaro ha sido convocado por la selección nacional
  • Estaba llamado a liderar el San Antonio junto a otro navarro, Eduardo Gurbindo, pero la desaparición del club lo impidió

Mindegia, en su etapa en el San Antonio

Mindegia, en su etapa en el San Antonio

ARCHIVO
0
Actualizada 07/10/2014 a las 13:23
Etiquetas
  • JAVIER IBORRA. PAMPLONA
Cuando el Portland San Antonio estaba en lo más alto, peleando por la Liga e incluso por la Champions, tanto el club como los aficionados veían con preocupación que los referentes navarros del equipo -Mateo Garralda y Alberto Martín- no parecían estar lejos de la retirada. Llegó por aquel entonces Malumbres a la portería y Ortigosa fichó procedente de Anaitasuna, pero el desembarco masivo de figuras extranjeras desligó paulatinamente al equipo de sus raíces.

Durante años, la cantera navarra no fue capaz de sacar jugadores de ese primerísimo nivel en el que, vía talonario, se había asentado la entidad antoniana, hasta que allá por 2005 comenzaron a sonar con fuerza los nombres de dos jovencitos que jugaban en el filial, en el TID, de Primera Nacional. Aquellos jugadores eran el lateral zurdo Eduardo Gurbindo y el central Niko Mindegia.

Ciertamente, había tener un ojo experto para ver en ellos estrellas en potencia. En comparación con los profesionales de la primera plantilla, con quienes ocasionalmente entrenaban, se les veía físicamente muy inferiores. Pero el brazo de Gurbindo escondía un látigo y una muñeca precisa, que le han llevado a jugar en, quizá, el equipo más poderoso del mundo, el Barcelona, y a disputar Europeos y Mundiales con la selección española.

Mindegia, un año más joven que Gurbindo, no destacaba ni por su altura ni por su potencia de lanzamiento, pero tenía esa velocidad y coordinación en las piernas que definen a los centrales menudos, desde el sueco Ljubomir Vranjes (tres veces oro europeo y una mundial con 1,66 metros de estatura) hasta Chema Rodríguez. Había comenzado a jugar en el Erreka, a las órdenes de su padre, y sus destacadas actuaciones no habían pasado desapercibidas para el San Antonio, por entonces club más poderoso del balonmano navarro.

Tanto Gurbindo como Mindegia, juntos en el TID, fueron quemando etapas en su formación, de la mano del hoy entrenador del Helvetia Anaitasuna, Iñaki Ániz, hasta que dieron el salto definitivo al primer equipo. Pero cuando llegaron a lo más alto, el San Antonio ya estaba en franca decadencia. El lateral no tardó en marcharse. Primero a Torrevieja y después a Valladolid, como pasos previos a su fichaje por el Barcelona. Mindegia, entonces, se quedó como gran y casi única referencia, con el dorsal 14 (el de Jackson Richardson) a la espalda.

Pero el San Antonio se ahogó en sus problemas económicos y la afición navarra no pudo seguir disfrutando del jugador al que tanto tiempo había esperado. En 2012, con 23 años, el de Santesteban hizo las maletas y fichó por el pujante Naturhouse La Rioja. Pero pronto la Liga Asobal, devaluada por la desaparición del Atlético/Ciudad Real y los problemas económicos del Ademar León- se le quedó pequeña. Así, cuando recibió la llamada del exseleccionador Juan Carlos Pastor, no lo dudó y se marchó a Hungría, igual que otra gran jugadora navarra, Nerea Pena.

El Pick Szeged, un rival habitual del Portland San Antonio durante sus años dorados, le recibió con los brazos abiertos y con otro español en sus filas para ayudarle en el proceso de aclimatación, el extremo Roberto García Parrondo. Así, un año después, las actuaciones de un maduro Mindegia no han pasado desapercibidas para el seleccionador Manolo Cadenas, que le ha incluido en la lista de convocados para los próximos compromisos del combinado nacional. No será el debut del de Santesteban con la Roja, ya que desde 2010 ha acumulado diez internacionalidades, pero sí llega esta vez con galones, foguegado en la durísima liga húngara y como estandarte de una nueva era en la selección en la que debe ser una pieza importante junto a otro navarro, su excompañero Eduardo Gurbindo
Etiquetas
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE