Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

LIGA FEMENINA

La llama no se apaga

La derrota del Celta ante el Perfumerías Avenida deja a las navarras a una victoria de la permanencia

  • GECA SPORT . PALMA DE MALLORCA .
Publicado el 20/03/2011 a las 02:01
Obenasa Navarra se impuso a domicilio a un Sóller Bon Día en un choque en el que las navarras siempre fueron por delante en el marcador. Importante triunfo de las navarras que dieron la sorpresa en el Son Angelats, aunque todavía ocupan la penúltima posición cediendo el farolillo rojo al Olesa.
El cuadro balear tropezó con el hambre de Obenasa Navarra, que se llevó el partido de Son Angelats por una simple cuestión de fe. Las de César Rupérez tuvieron muy claro en todo momento su objetivo y desde el principio fueron a por él. El UNB se jugaba sus opciones de salvación y esto pesó más que la ilusión local por amarrar el puesto europeo. Obenasa Navarra necesitaba el triunfo sí o sí y lo hizo todo bien para poder conseguirlo, sorprendiendo a domicilio al Soller.
El conjunto navarro tenía muy claro como parar al Sóller, no dejarle correr y obligándole a ahogarse en el ataque estático. De entrada Obenasa tomó la delantera en el electrónico y sólo un ligero titubeo a los cuatro minutos dio opción al Sóller, con un 6-0 y 10-8 en el marcador. Pero fue solo un simple espejismo al que responderían las navarras con un parcial de de 2-10 que abría una brecha que el cuadro mallorquín ya no sería capaz de cerrar.
La velocidad en ataque y los conceptos muy claros fueron las premisas de Obenasa que rompía la defensa local con ataques muy rápidos. Rupérez consiguió desarmar al Sóller dejándolo reducido a dos únicas referencias ofensivas, Ferrari y Murphy. El juego interior local se vio en todo momento superado por la labor de Chones y Dos Santos. Con 23-35 el Sóller Bon Día pudo reconducir un poco la situación con un parcial de 6-0 para encarar el descanso.
Obenasa Navarra no se descompuso nunca y su gran acierto desde la línea de triple con 8 de 11, con gran oportunismo sirvió para aumentar su confianza y mantener la diferencia en momentos muy puntuales. Abalde supo ser la sombra de Murphy y la reacción local no llegaba, la aportación del banquillo, testimonial. Boada y Palomares se hacían con el ritmo de partido y provocaban un sangría con penetraciones por el centro de la defensa mallorquina.
Renta tranquilizadora
Ferrari apretó el marcador antes del final del tercer acto (50-53), pero las navarras no sucumbieron y lograron dar aire al electrónico, 50-58. Los nervios no se apoderaron en ningún momento de un equipo visitante que tenía muy claro su objetivo y sabía que iba por el buen camino para conseguirlo.
El pulso del último acto sirvió para que el cuadro balear tomara conciencia de su tropiezo, con un Obenasa Navarra jugando a placer y abriendo una diferencia muy tranquilizadora de 8 puntos que en ningún momento peligró ante un Sóller que jugaba con más prisas que ideas.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora