Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
ATLETISMO

Ayrton, el navarro que vuela en las pistas de Atlanta

  • El ganador de la última San Silvestre de Pamplona, que trabaja en EE UU, ha batido el récord navarro de 1.000 metros

Ayrton, el navarro que vuela en las pistas de Atlanta

Una de las competiciones en las que el atleta navarro ha defendido la camiseta del Clayton State

AYRTON AZCUE
0
23/02/2015 a las 06:00
  • MARÍA VALLEJO. PAMPLONA
Se llama Ayrton, como el mítico Senna que hace más de dos décadas asombró con su velocidad al volante. Pero él ha optado por que sean sus piernas las que corran. Sus padres le pusieron ese nombre por el piloto brasileño, pero Ayrton Azcue, zizurtarra de 24 años, también muy rápido, es atleta. Y además un buen atleta. El último ganador de la San Silvestre de Pamplona acaba de batir en Birmingham (Alabama) el récord navarro de los 1.000 metros indoor (2.26.91). Era el día que cumplía 24 años, el pasado 14 de febrero.

Es una de las joyas del atletismo navarro que brilla en Estados Unidos, junto a Adrián Vallés, plusmarquista navarro de pértiga, que compite por la Universidad de Cincinnati. Azcue trabaja y corre en la Clayton State University, adonde llegó hace seis años procedente de su Zizur Mayor natal. Después de terminar su carrera, se puso a trabajar como asistente del entrenador dirigiendo a un grupo de atletas de mediofondo en la universidad.


Una ilusión vía 'skype'

Se confiesa ilusionado por recibir noticias de Pamplona y de que Diario de Navarra quiera hacerle un reportaje, Azcue atiende a este medio vía skype, su enlace con el otro lado del océano. Son las 7.30 de la mañana en Atlanta.

Cada seis meses, vuelve a casa, y así ha sido como ha ganado, por ejemplo, el último cross del encierro o la San Silvestre con sus colores, los del Ardoi de Zizur. Lo suyo es la media distancia. Los 1.000 metros no son una prueba habitual, pero tenía el récord entre ceja y ceja.

“Era uno de los objetivos de la temporada. Fui a casa por Navidades, corrí la San Silvestre y Javier Nagore y yo pensábamos correr un mil en Anoeta a ver si salía el récord, pero no pudo ser porque no se disputó. Nos quedamos con pena. Volví aquí en enero. Estoy entrenando a los chavales de la universidad y vi que había un 1.000, le llamé a mi entrenador, Patxi Morentin, y me dijo que ese mismo día había otro en Anoeta en el que iba a correr Javier (Nagore). Tuve suerte y me salió a mí el récord. Pero hay objetivos más importantes”, afirma Ayrton.

Se refiere al 800 al aire libre, el récord navarro más longevo, que ostenta ni más ni menos que el actual presidente de la Federación Navarra de Atletismo, Enrique Sánchez Sacristán, desde hace la friolera de 36 años (1.48.8, en 1979), cuando él tiene 1.49.07.

“Es el objetivo que más tiempo llevo persiguiendo. Estoy a nada pero aún hay que correr para hacerlo. Creo que quien tiene más ganas de que lo bata es la gente que trabaja con él para vacilarle un poco”, reconoce.

La generación de atletas navarros no deja de dar alegrías. “Estamos Javier Nagore, Marcos Yániz, Rodrigo Sánchez y yo a los que nos están saliendo las cosas. Además hay chavales que vienen por detrás, como Adrián Vallés, saltadores, chicas de velocidad, que no sé cómo han salido, pero han dado un golpe en la mesa increíble, a pesar de las dificultades que hay. Igual por eso la gente se está yendo y buscándose la vida en otros sitios”, apunta.


Seis años en la Clayton State

Ayrton cumple seis años en Estados Unidos, con una vida centrada en su trabajo y el atletismo. “Entre una cosa y otra, poco me da por ir a ver la ciudad, aunque los fines de semana hay bastante atracción cultural. Durante la semana no piso nada de nada Atlanta. Como estudies, hagas atletismo y trabajes un poco no te da tiempo para nada”, reconoce.

Su madre, ya fallecida, quiso que Ayrton fuera a Estados Unidos a estudiar inglés. “Estados Unidos era una buena oportunidad. Vimos que las becas deportivas a través de agencias podían ofrecerme recalar en una universidad. Al final, recalé en Clayton State”, recuerda.

“Al principio fue un poco de shock, pero conseguí terminar en cuatro años los estudios equivalentes a Dirección y Administración de Empresas. Lo que pasa que me vi graduado y no sabía qué hacer, hasta que moviendo hilos conseguí quedarme como asistente en la universidad. Estoy muy contento, más involucrado que cuando estudiaba, porque me veo a mí mismo hace unos años”, admite.

Ahora ve muy poco a su familia. “En diciembre suelo ir con unos amigos a Sierra Nevada, y el resto de días los pasos con la familia, mi padre, mi hermano Iván, mis tíos y mi abuela. Alguno se pone un poco triste cuando me voy. Cuando vuelvo me tratan como un rey”, dice entre risas.

Sin duda, Ayrton Azcue hubiera sido una buena baza para los navarros en Antequera el pasado fin de semana. “Me da pena, además la pista cubierta me encanta, pero seguiremos compitiendo aquí”. Las metas continúan: “Este año probaré el 1.500, pero aún es una incógnita”.

Ayrton Azcue, un nombre con historia para un atleta con futuro. “Me pregunta todo el mundo por mi nombre. Como sean de mi edad o menores y no sigan la Fórmula Uno, no tienen ni idea de quién fue”.

Otra perla más que da Zizur, una auténtica mina de deportistas de elite, con César Azpilicueta y Raúl García a la cabeza. “Será el agua que nos ponen”, bromea Ayrton.


Una vida centrada en el trabajo y el deporte y casi sin tiempo para más

Ayrton Azcue es un joven que disfruta tanto de su trabajo que, aunque dispone de poco tiempo libre, no solo no se queja, sino que disfruta al máximo. Así cuenta el de Zizur cómo es un día cualquiera.

“Me levanto a las 6.20-6.30, me junto con los chavales que entreno para ir a correr carrera continua hacia las 7, vuelvo hacia las 8.30, desayuno y como estoy de entrenador tengo que estar en la oficina planeando los viajes, cogiendo los hoteles... Mi jefe se porta bastante bien y como sabe que entreno por la mañana con los chavales me deja fiesta hasta la una más o menos. Entonces, puedo ir a casa, ducharme, relajarme, estudiar un poco, estar con mi padre, mi entrenador o mi familia con el skype. Vuelvo a la oficina y estoy con el papeleo hasta las 2.30. Después vuelven los chavales a hacer la segunda sesión de entrenamiento, que suele ser más técnico, y cuando acaban, a las 4.30, con las fuerzas que me quedan, entreno yo, series o lo que sea. Quedan pocas ganas porque se hace pesado el día. Acabo a las 6 o así y le pregunto al entrenador si hemos acabado y me voy a casa. Ojalá cuando llegue a las 7 algún amigo me haya hecho la cena. Tengo un tiempo de relax viendo la tele con ellos hasta las 10-11, y ojalá no tengo nada que estudiar, y me pueda ir pronto a la cama, porque al día siguiente hay que madrugar”, recalca el joven deportista navarro.

Piso compartido

Ayrton Azcue comparte piso en Atlanta. “Vivo con otro chico que también compitió aquí y está de entrenador. Yo soy responsable de mediofondo y él de lanzamientos”, explica el mediofondista.

El ocio es escaso para él. “Durante la semana, no salgo nada, como mucho vamos a cenar los lunes. Los fines de semana igual vamos al cine o al teatro y vamos por ahí un poco a Atlanta. Entre semana, nada. Pero como es lo que me gusta, no me importa”, concluye.
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra