Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

CULTURA

Director Orquesta Euskadi: "La crisis ha frenado a las orquestas españolas"

El estadounidense Robert Treviño dirigirá la formación a partir de la próxima temporada

Ampliar Director Orquesta Euskadi:
Director Orquesta Euskadi: "La crisis ha frenado a las orquestas españolas"
  • EFE. SAN SEBASTIÁN
Publicado el 21/01/2017 a las 10:51
El estadounidense Robert Treviño estará al frente de la Orquesta de Euskadi a partir de la próxima temporada. Cree que las orquestas en España son "sobradamente" conocidas, aunque debido a la crisis económica "se ha reducido la capacidad de proyectar su estética a nivel internacional".

"Previamente a la crisis, España había dedicado una gran inversión en cultura y era sensible a la vanguardia internacional. Esto se ve claramente reflejado en la construcción de auditorios como el Euskalduna, el Kursaal o el Palau de les Arts de Valencia. Pero, después de 2008, esta inversión se ha visto drásticamente reducida. Por tanto, las ambiciones artísticas en España no se han visto proyectadas a nivel internacional en los últimos años", señala en una entrevista.

No obstante, aclara que "la identidad cultural" española "sigue siendo absolutamente única y necesita ser compartida". "El mundo necesita saber lo que este país y sus orquestas pueden ofrecer", asegura.
Este es su primer cargo como director titular, pero en el currículo de Treviño (Fort Worth-Texas, 1983) figuran algunas de las agrupaciones más prestigiosas. Su lanzamiento internacional llegó en 2013, cuando sustituyó en el Teatro Bolshoi de Moscú a Vasily Sinaisky para dirigir el "Don Carlo" de Verdi, con el que obtuvo un gran éxito.

Discípulo de Rafael Frühbeck de Burgos en la etapa del maestro en la Orquesta de Cincinnati, el nuevo director de la OSE, que ha colaborado con orquestas como la de RTVE y seguirá haciéndolo con otras españolas, llega a San Sebastián con un plan "muy agresivo" para "proyectar" a la sinfónica de Euskadi en el mundo, con unos propósitos "a gran escala".

"A ver si lo conseguimos, pero vamos a poner el listón lo más alto posible. La razón por la que esto puede funcionar es porque existe un espíritu general de apoyo. Mis ideas se alinean muy bien con las ideas y esperanzas que he encontrado aquí. No se trata tanto de lo que voy a hacer yo, sino de lo que vamos a hacer juntos", comenta este director, cuyos ancestros proceden del enclave burgalés de Treviño.

David Zinman y Michael Tilson Thomas fueron sus profesores y son dos de sus directores de referencia, al igual que Frühbeck de Burgos, del que destaca su "vocación de ser siervo de las orquestas".
Él comparte esta visión y defiende además que la relación con la orquesta tiene que sustentarse en la sinceridad.

"Los músicos en general suelen ser personas emocionales, con una capacidad empática muy importante, muy intelectuales. Creo que si hay algo que no toleran es la falta de sinceridad. Eso lo perciben enseguida y ahí es cuando empiezas a tener problemas", recalca.

Sus experiencias han sido "muy positivas", nadie receló de su juventud en los comienzos, aunque sí padeció los reparos de una orquesta "muy famosa", lo que solventó a base de persuasión. "No es cuestión de decir 'haz lo que digo', sino de plantear 'por qué no probarlo'", señala.

Como batuta de obras que se interpretan una y otra vez, no le interesa tanto "hacer algo diferente" con las composiciones clásicas como "reflejar la naturaleza auténtica de la pieza".

"Lo importante es buscar un resultado único, un resultado alrededor del cual nos podemos poner todos de acuerdo para trabajarlo y presentarlo con la misma dedicación y pasión. Siempre intento cosechar el entusiasmo, la rabia, la irrupción creativa de cuando la pieza se tocó por primera vez. Tenemos que tratar la 'Quinta' de Beethoven como la revolución que fue y que, de hecho, es", subraya.

Treviño se define como un profesional "caracterizado por la curiosidad", al que no le importa hacer kilómetros para ir a ver a otro compañero dirigir tras sus ensayos o antes de alguno de sus conciertos.

Dice que ha ido madurando y que sus opiniones sobre el mundo de la clásica son "más abiertas" que cuando era más joven. "No estoy de acuerdo con lo que hace todo el mundo, pero incluso los peores directores tienen algo que ofrecer", concluye.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones