Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Entrevista
Dolores Redondo

“Ahora veo que los lectores quieren lo que escribo y eso me emociona”

En plena campaña de Navidad, y con el premio Planeta bajo el brazo, Dolores Redondo vive en una promoción continua. Hace decenas de entrevistas y presentaciones cada semana.

La escritora donostiarra Dolores Redondo, en Baluarte el pasado enero durante su conferencia en la apertura de la Semana Negra literaria de Pamplona.

La escritora donostiarra Dolores Redondo, en Baluarte el pasado enero durante su conferencia en la apertura de la Semana Negra literaria de Pamplona.

ARCHIVO/ JAVIER SESMA
Actualizada 04/01/2017 a las 10:51
Etiquetas
  • P.M.

Dice que, como escritora, está viviendo uno de sus momentos más dulces, con la promoción del Planeta. El premio literario mejor dotado del panorama literario español recayó el 15 de octubre en su novela Todo esto te daré. La presentó bajo el seudónimo de Jim Hawkins, el joven protagonista de La isla del Tesoro, uno de los personajes favoritos de su infancia. Y el título alude a una cita bíblica sobre las tentaciones del demonio a Jesucristo: “Todo esto te daré, si postrándote me adoras” (Mateo, 4:9). La autora de El guardián invisible afirma satisfecha que su último libro, su primera incursión fuera de la trilogía policíaca de Baztan, ha sido acogida con el mismo entusiasmo por los fans de Amaia Salazar como por otros ajenos al género negro. Debido a sus compromisos, esta entrevista tuvo lugar antes de Navidad, por teléfono. Sus seguidores podrán disfrutar de su presencia en persona el próximo martes por la tarde en el Club de Lectura de Diario de Navarra, en las instalaciones de la pamplonesa calle Zapatería.

¿No tenía miedo de defraudar?


No. Siempre me preguntáis eso. Hay demasiada cultura del miedo.


¡Hombre! Todos, cuando hacemos algo muy bueno, parece que tenemos obligación de superarnos. ¿No es su caso?


¡Claro! Tengo una responsabilidad hacia los lectores. Son los que me han colocado donde estoy. Tengo un pensamiento para ellos, pero no mientras escribo. Ahí estoy a lo que estoy.


¿Cuándo supo que quería escribir?


No tengo conciencia exacta del momento. Sé, porque me lo han dicho en casa, que desde muy jovencita decía que quería ser escritora. Era una lectora precoz y ávida. En la adolescencia, escribía diarios con los acontecimientos familiares. Pero no creo que sea significativo. Es normal a esa edad de cambios. Luego empecé a escribir historias que no tenían que ver con mi experiencia vital. Pura ficción: relatos cortos, cuentos...


El protagonista de Todo esto te daré es un escritor. A través de él, cuenta cómo es el proceso de escribir, ese abandono del resto de las cosas... ¿Es su caso?


Cuando me preguntáis si hay algo de mí en los personajes, tengo que decir que sí en todos. Pero también en el asesino. Yo soy todos mis personajes. Los que os caen bien y los que os caen mal. Pero el personaje de Manuel no es escritor para que yo hable de escritura. No me siento capacitada. Todavía estoy en un proceso de aprendizaje. Manuel es escritor para hablar de dependencia, de lo cómodo que resulta que sean otros los que se ocupen de tu cotidianidad. Es un privilegio que tenemos los escritores, pero puede ser un arma de doble filo.


¿Por qué?


Tenemos la suerte de que nos dejen vivir en nuestro mundo de ficción. Que la escritura sea lo primero. Es más, cuando llega el éxito, se brinda que trabajes así: ‘tú, ocúpate de leer, de escribir...’. Es fácil caer en la trampa de despegarse demasiado de la realidad. Eso ha podido llevar en algún momento a los escritores a perder esa primera frescura.


En su caso, ¿cómo es su vida cotidiana? ¿Pisa tierra? ¿Hace la compra?


No quiero hablar de mí. No creo que tenga interés para nadie lo que yo hago en mi vida privada. Y no quiero hablar de esto.


¿Ah, no? Como hablaba justamente de eso...


Lo que decía es que siento que en estos años ha habido una gran exigencia, porque he tenido que publicar en muy poco tiempo, me he tenido que ocupar de la promoción en muchos países. Mi vida ha cambiado. No es lo mismo que cuando no era en absoluto conocida, que escribía en tiempos robados a otras tareas. Ahora me dedico totalmente a escribir. Y para esto, en mi caso, en el de mi personaje y otros escritores, la persona que está a mi lado es fundamental. Porque es mi toma de tierra. Lo más peligroso para mí sería perder el contacto con la realidad. Estoy segura de que se vería reflejado en la obra.


¿Cómo es su método? He leído que tiene las historias bien definidas y estructuradas antes de plasmarlas en el papel. Que no deja mucho a la improvisación.


Yo no puedo sentarme frente a una hoja en blanco y empezar de cero una historia. Esa historia primero se te ocurre; dejas que pose y así van apareciendo los personajes: cómo son, dónde viven, qué hacen, etc. Todo eso lo voy sabiendo. No lo apunto siquiera. Voy dejando que se decante de una forma natural. A veces, lleva años y no impide que, mientras, vaya escribiendo otra cosa. Todo esto te daré estaba en mi cabeza y mis apuntes antes que El guardián invisible. Llega un momento en que, cuando ya sé toda la historia, entonces, escribo. Pero escribir es otra cosa. Es la parte del trabajo, no de imaginar. Aunque aún queda mucho que añadir. Es como cambiar la decoración de la sala. En tu mente quedaba maravilloso y luego, cuando te pones, igual no te cuadra.


Aparte del interés de la historia, su técnica de escritura engancha. ¿De dónde bebe?


De una vida entera de lectura, de observación, de música, de cine. Mi familia ha sido muy aficionada al cine. Veíamos constantemente cine en casa. Es palpable una impronta cinematográfica en mi manera de narrar, de presentar los capítulos casi como escenas. Muchos lectores lo ven así.


Al concluir la trilogía de Baztan, desveló que todo partió de una vieja noticia del asesinato de una niña en Lesaka por una secta. ¿Se inspira en hechos reales para sus historias?


Si pregunta si todas las novelas están basadas en un hecho real, evidentemente no. Pero bebo de la realidad. Existen esos lugares: Baztan, la Ribeira Sacra...


¿Cómo es su investigación sobre el terreno?


Es muy natural. A veces, te mezclas con un grupo de turistas en una visita a una bodega o un museo. Otras veces, es más personal. Hay muchas cosas de las que me documento que nunca llegan a aparecer en la novela.


La fama le habrá abierto más puertas.


Sin embargo, a la hora de documentarte, no sirven para nada. En Policía Foral y Guardia Civil están dispuestos a ayudarme en lo que precise. Pero, para mi próxima novela, no puedo ir abiertamente a pedir información. El tema se mantiene en el máximo secreto.
Desde que recibió el Planeta, ha dicho que apenas para un día en casa.


Yo ya había viajado y hecho muchísimas presentaciones con la trilogía. Ha sido todo una promoción continua. Pero más pausada. Nunca de estar toda la semana fuera. Ni tantas semanas seguidas. La promoción del Planeta te deja exhausto. Se disparó el día 15 y no ha parado. Es intensísima, muy chula. Lo que tiene de duro es estar tantos días separada de los tuyos.


¿Le mina?


No. Porque ya sabes lo que tienes cuando vuelves a casa.


¿Y la familia cómo lo lleva?


Mi vida es así y la asumen. Además, ya estoy grandes periodos en casa, metida en el despacho y me tienen hasta en la sopa. Ahora toca esto. No son ausencias largas: una noche o dos fuera de casa. Esto es algo excepcional. Así que lo que hago es disfrutarlo muchísimo. Intento que el tiempo que comparto con la familia y los amigos sea de calidad. Me he vuelto más disfrutona.


¿Qué ha dejado en el camino la Dolores escritora de éxito de la Dolores anterior?


Nada que me importase. Cada cosa de la que me he deshecho era lastre. Estoy muy satisfecha con mi vida, con mi familia. Es verdad que ahora tengo éxito como escritora, pero antes ya lo tenía como madre, como hija, como esposa, como amiga. Ya sabía lo que es importante. Y aspiro a seguir conservándolo. Es lo que me ha traído hasta aquí y lo que me mantiene. Lo cuido muchísimo.


Llevamos 4 años hablando de usted sin parar. Pero en realidad sabemos poco de su vida. Solo deja entrever detalles. ¿Es celosa de su intimidad?


¿Te parece que sabéis poco? Te juro que no soy una persona nada interesante. Soy de lo más normal.


Lo digo porque me ha costado encontrar documentación biográfica. He sabido, porque consta en sus libros y entrevistas, que nació en San Sebastián en 1969. Que es la mayor de 4 hermanos. Que su padre era marino, de Galicia. Que se crió en Pasajes. Que su abuela materna le contaba historias de brujas de pequeña. Que vive en Cintruénigo desde 2006 y tiene dos hijos: de 17 y 10 años. ¡Ah! Y que sus padres, lo cita en esta última novela, se casaron por amor un poco en contra del gusto de la familia paterna. Cuénteme eso.

Es como cuento en la dedicatoria. Mi padre es de la costa gallega. Todos sus hermanos estudiaron. Pero él quería ser marino, en contra de los deseos de su familia. Ha estado en todos los mares del mundo y, cuando llegó a Pasajes, conoció a mi madre, se enamoró y se casó. Su familia no quería que viviera lejos de su tierra y no les hizo demasiada gracia. Luego, no tuvieron mucha relación con la familia paterna. De pequeña, al preguntar por los otros abuelos, me contaron la historia y me parecían unos héroes: Romeo y Julieta. Luego, por suerte, les gustan todas las parejas de sus hijos. Pero les advertíamos: “No olvidéis lo que pasasteis vosotros”.


También he leído que se ha casado dos veces. ¿Tuvo un matrimonio anterior?


Eso es mi vida privada. Además no es así como se publicó, pero ni me molesto en desmentirlo.


Se lo pregunto porque todas esas vivencias de algún modo influyen en su obra, ¿no?


Cada cosa, buena y mala, que te ha ocurrido en la vida, te ha forjado y te ha convertido en lo que eres. Como autor, puedes beber de todo eso y aparecer reflejado en tus novelas. Luego, el que quiera contarlo en el Sálvame, que vaya y lo cuente. Enseñar piel es fundamental para que el lector se identifique y sienta la emoción que tú has sentido escribiéndolas. Pero, en mi opinión, hay que tener mucho cuidado de cuánto se muestra.


En resumen. Piel, sí, pero no las entrañas.


No son entrañas. Es pura pornografía.


En cambio, en sus primeras entrevistas, usted insistía en que había tenido una vida un tanto ‘jodida’, si me permite la expresión, que no estaba acostumbrada a que le salieran las cosas bien a la primera.


Todo eso, creo yo, viene de un intento de convertir al autor en personaje. Sí que he contado que mi obra está directamente influenciada por la muerte, porque en mi familia pasamos en un periodo muy corto de tiempo por muchísimos duelos. Falleció mucha gente en poco tiempo y eran, además, de los que, como se suele decir, ‘no tocaban’. Eso hizo oscura mi infancia.


Oscura, ¿en qué sentido?


Imagínese. En las casas de mis familiares estaba todo el mundo a lágrima viva. Fueron fallecimientos rápidos, dolorosos, terribles, de gente joven. Parecía una maldición. Yo era una niña, pero percibía la tristeza de los demás. Estaban tristes todo el tiempo. Fueron años de duelo. Lo he contado alguna vez porque eso ha marcado mi forma de ver la vida. He visto desde muy pequeña que aquí estamos de prestado. Eso me hizo valiente y disfrutona. Celebro cada cosa que sale bien.


¿Le perseguirá para siempre el personaje de Amaia Salazar?


¡Perseguirá! Parece como...


Me refiero a que los fans no paran de pedirle más secuelas. De hecho, lo ha prometido.


Lo que ha pasado con Amaia Salazar es algo buscado por todos los autores de novela negra del mundo. Intentan encontrar un personaje con el que afianzarse, que guste a los lectores, en un escenario en que ellos se sientan cómodos y les permita contar historias desde esa voz. Lo ha hecho Mankell, Camillieri, Donna León. No creo que se sientan perseguidos. En todo caso, bendecidos. Volveré con Amaia porque yo tengo más historias de ella que contar y disfruto muchísimo escribiendo con ese personaje. El día que no tenga, no continuaré.


¿Preparada para cuando se agote ese filón?


¿Ve? Volvemos a la teoría del miedo. No tengo miedo, porque soy escritora y puedo escribir otras historias. Lo he demostrado con Todo esto te daré. Está arriba de las listas con Zafón. Lleva 5 ediciones.


Con Todo esto te daré, ¿se está reivindicando como autora más allá del género negro?


No es reivindicarme. Es seguir el curso natural como escritora. Una cosa maravillosa que tiene el premio es abrirte a otros lectores que no te conocían. Y eso ha ocurrido. Pero también poder reencontrarme con lectores de la trilogía que te dicen “es incluso mejor”. ¡Claro que quieren a Amaia Salazar! Pero entienden mi necesidad de crecer como autora, y de hablar desde otra voz y otra perspectiva. Quieren lo que escribo. Y eso me emociona.


Hubo quien dijo que el Planeta estaba cantado ahora que la casa (ATresMedia) está a punto de estrenar la película de El guardián invisible. ¿Qué piensa de eso?


Nada que decir.


¿Verá la película antes del estreno?


Sí, probablemente en enero.


¿Qué va a hacer con los 600.000€ del premio? ¿Se dará un capricho? ¿A sus hijos?


Esta pregunta me la han hecho un montón. Por un lado, molesta. Por otro, dices: lo preguntan porque no tienen ni idea. Primero, porque la mitad es para Hacienda. La otra mitad, la divides entre los seis años que me ha costado escribir la novela, las llamadas telefónicas, los viajes, la investigación... Tenga en cuenta que yo no tengo trabajo. El mes que viene no cobro una nómina. Mi futuro es incierto. A menos que escriba otra novela que me aporte ingresos de nuevo. Y que guste. ¿Gustará? ¿Puede apostar que gustará?

Etiquetas
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra