Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
POESÍA

Antonio Colinas traza en 'Lumbres' su geografía poética y vital

"He sido siempre fiel a mi voz interior", asegura el último ganador del Reina Sofía de Poesía Iberoamericana.

El poeta leonés Antonio Colinas, durante la presentación de la antología 'Lumbres'.

El poeta leonés Antonio Colinas, durante la presentación de la antología 'Lumbres'.

EFE
26/11/2016 a las 06:00
  • COLPISA. MADRID

La fidelidad a su voz "más íntima y profunda" es la piedra de toque sobre la que Antonio Colinas (La Bañeza, León, 1946) ha construido su obra poética. Durante más de medio siglo, y en el millar largo de páginas que suman sus poemarios, se ha mantenido fiel a esa honda voz interior que ahora concentra en 'Lumbres', antología con la que traza su "geografía poética y vital". Destila en ella los poemas que le hicieron acreedor al XXV Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, el Cervantes de género lírico, que el poeta leonés recogía este viernes de manos de doña Sofía en el palacio Real de Madrid.

"Bob Dylan no encaja en mi idea del Nobel de Literatura", reconoce este poeta nacido como "novísimo heterodoxo" y devenido en clásico, en cuya obra conviven ecos de la tradición grecolatina con los de las filosofías orientales junto a Hölderin o Rilke y para quien el Nobel del cantautor de Minnesota fue toda una sorpresa. "Dicen que es un poeta, pero los mayores no concebimos el Nobel bajo esta óptica. El caso de Dylan nos rompe los esquemas porque pensamos en obras contundentes", sostiene Colinas evocado a ganadores como Camus, Faulkner, Papini o Juan Ramón Jiménez.

Colinas ha sido su propio antólogo. Con el auxilio de María Sánchez-Pérez, ha resumido medio siglo de andadura poética en centenar y medio de poemas, entre ellos tres inéditos, otros tantos manuscritos, y un puñado de fotografías. Y es que esta antología que publican la Universidad de Salamanca y Patrimonio Nacional "recorre -insiste- mi geografía poética y vital". El propio Colinas eligió el título, "que además del fuego del hogar, evoca esplendor, calor, luz y claridad". Recoge poemas de su extensa obra en al que figuran también dos novelas, algún ensayo, crítica literaria y muchas traducciones. Versos que publicó en poemarios como 'Memorias del estanque', 'Sepulcro en Tarquinia', 'Los silencios del fuego', 'Libro de la mansedumbre' o 'Tiempo y abismo' que le confirman como uno de los grandes de nuestra poesía, ganador ya en 1982 del Premio Nacional de Poesía.

"La poesía es un medio para sentir, valorar e interpretar la realidad", asegura Colinas, amante de la palabra que bebe de la tradición de los ascetas y místicos y en cuya poética conviven el simbolismo, la mística, el orfismo, la sonoridad, la armonía y la preocupación por la devastación de la naturaleza. Poeta de la meditación atento al realidad, marcado a partes iguales por su admiración a Italia y el romanticismo alemán, Colinas se siente atraído por la mitología clásica y la musicalidad.

DECANTADO

'Lumbres' nació cuando Colinas cumplía 70 años y medio siglo de singladura poética. "No es una antología más. Parte de la emoción, la intensidad, la pureza formal y la musicalidad en el sentido órfico" dice aquel a quien Castellet declaró "novísimo independiente" sin incluirle en su célebre antología y que hoy es un clásico. "Lo clásico no es lo muerto ni lo perecedero. Es lo decantado, lo que no pasa", reivindica.

"Siempre he sido fiel a mi voz, a mis raíces, a esa música silente que me inspira, a lo telúrico y a mi tierra, que he tratado de universalizar mediante vivencias y lecturas; he evitado sucumbir a los cantos de sirena y dejarme llevar de otras influencias" asegura. "En este antología me remito a esas raíces, porque no hay poeta sin esa raigambre, sin infancia" dice Colinas admitiendo como en 'Lumbres' "están las coordenadas de mi poesía y acaso de mi alma".

Colinas cree en el "poder sanador de la palabra". Frente a la visión intelectual que en Occidente se tiene de la lírica, entiende que la poesía cura a quien la lee y a quien la escribe. "La poesía no es un lenguaje de hoy, es un lenguaje articulado ya en Sumeria, hace más de 4.000 años, universal y atemporal, y que emerge cuando fallan los demás, cuando el lenguaje, periodístico, social o político se agota" asegura.

"¿Quién dice que la poesía tenga que desaparecer ahora?" se pregunta este amigo de Vicente Aleixandre y discípulo de María Zambrano, atento siempre a "esa voz interior de la que nace la poesía, que en mi caso va siempre unida a la vida".

Puente entre la cultura clásica y mediterránea y la tradición oriental, autor de ensayos como 'La simiente enterrada' surgido de un viaje a China y de sus inquietudes por las filosofías orientales, reconoce entre sus maestros a Dante, Paul Valéry, Seferis, Salvatore Quasimodo, Neruda, Octavio Paz, Hölderlin, Rilke y Novalis.

Afincado en Salamanca desde 1998, admite Colinas que "no siempre he ido donde he querido, sino donde me ha llevado la vida, que es un fluir, como sostenía Heráclito". Recuerda como se lanzó al río de la lectura con 'Robinson Crusoe', como fue lector de español en Italia, tradujo luego a italianos como Lampedusa y Leopardi y ganó el Premio Nacional de Traducción por verter al castellano al Nobel Quasimodo.

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra