Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
CULTURA

Francisco Espada: "Al poder le interesa tener ciudadanos cobardes para manipularnos"

El director aborda el acoso escolar en la película 'El país del miedo'

José Luis García Pérez en 'El país del miedo'.

José Luis García Pérez en 'El país del miedo'.

CEDIDA
Actualizada 26/05/2016 a las 16:35
  • E. PRESS. MADRID
Francisco Espada aborda el acoso escolar en la película 'El país del miedo', una "metáfora de la sociedad occidental", con la que explora el miedo en el que está sumido la sociedad actual. "Al poder le interesa tener ciudadanos cobardes para poder manipularnos con facilidad", ha comentado el director de la cinta, que se estrena en cines este viernes 27 de mayo en un total de 18 salas españolas.

Tal y como ha comentado el director, el acoso escolar es la "excusa" para abordar el miedo social en temas como la pérdida de confianza de los ciudadanos en las instituciones y la incapacidad de las instituciones para resolver problemas cotidianos. "No hay una respuesta de la sociedad a un problema muy sencillo que podría tener una solución muy sencilla si se aborda en el momento justo y con los medios adecuados", señala Espada, quien apunta que al final los ciudadanos son capaces de "aceptar normas de sobreprotección" que, en realidad, les hacen sentir "más vulnerables".

Basada en la novela homónima escrita por Isaac Rosales, la cinta gira en torno a Carlos (José Luis García López), un hombre pacífico y padre de un adolescente de 13 años llamado Pablo, que ve alterada su vida cuando una niña de 13 años, Marta, se cruza en el camino de su hijo y comienza a extorsionarle. Primero al niño y después a él. Incapaz de defenderse, Carlos se ve envuelto en una serie de situaciones angustiosas que le llevan a una respuesta desproporcionada.

Para Espada, 'El país del miedo' muestra esa cobardía de las sociedades de hoy en día, que están compuestas por individuos con miedo, provocado por ejemplo, por asuntos como el terrorismo, la gripe A o más recientemente la crisis económica, a la que califica como el "gran paradigma del terror".

A su juicio, esos nuevos miedos que han evolucionado hasta ser "miedos culturales" son un "lugar imaginario", pues asegura que han cambiado los paradigmas, como es el caso de los cementerios, que han pasado de ser terroríficos a resultar románticos. "Ahora nos da más miedo un subterráneo del metro donde hay unos mendigos, que un cementerio gótico, y realmente los que están desvalidos son los mendigos, no somos nosotros", ha dicho.

Espada también enumera el miedo a los otros, al diferente, al inmigrante. "Son miedos culturales, que no son miedos arbitrarios, ingenuos, son miedos condicionados por el poder", ha subrayado.

"PARECE QUE ESTAMOS HABLANDO DE ESPAÑA"

Tal y como ha afirmado García López, en Carlos está representado "el miedo social" que sienten los ciudadanos de hoy día, al tratarse de un personaje que prefiere "tapar y mentirse a sí mismo, y mentir a los demás, en vez de afrontar la realidad, sea buena o mala". Según el actor, el personaje al que interpreta "lucha sistemáticamente con no afrontar una realidad evidente y obvia", a pesar de que esta realidad acabe afectándole a él de manera directa. "Si hablamos en abstracto, parece que estamos hablando de España", ha manifestado.

García López reconoce que su personaje es tan cobarde que, en el fondo, el espectador no quiere empatizar con él. Sin embargo, aclara que esta empatía acaba surgiendo porque todas las personas esconden "cositas", es decir, miedos y secretos. "Los afrontamos mal muchas veces todos, y mentimos sobre ellos muchas veces todos, entonces siempre hay un contacto", ha explicado.

De hecho, Espada alaba el trabajo de interpretación de García López, ya que es un "riesgo muy importante" llevar a escena a un personaje con el que el espectador no quiere sentir empatía. "Hay que ser muy valiente para hacer un personaje tan cobarde", ha alabado el director, que dice que fue el propio García quien le pidió el papel una vez que éste le ofreció el guión.

Para Espada, la "gran dificultad" a la que se ha tenido que enfrentar a la hora de adaptar la novela al cine ha sido trasladar al espectador credibilidad en la historia, sobre todo en la relación de Carlos con la niña. Asimismo, otras de las dificultades han sido, según Espada, el intercalar narración con reflexión. "Isaac intercala un capitulo narrativo con uno de reflexión, casi de ensayo, donde se ve el pensamiento y las motivaciones del personaje que hace José Luis", dice el cineasta, que incide en que estas reflexiones del personaje eran "muy profundas y complejas", así como inteligentes.
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra