Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Cine

Un día en la ópera con Meryl Streep

Una de las grandes actrices de la historia añade a su registro el de cantante clásica en 'Florence Foster Jenkins'

Un día en la ópera con Meryl Streep

La actriz estadounidense Meryl Streep y el actor británico Hugh Grant, ambos miembros del reparto, a su llegada a la alfombra roja del estreno de la cinta "Florence Foster Jenkins" en Londres.

EFE
Actualizada 15/04/2016 a las 21:14
Etiquetas
  • COLPISA. LONDRES
Meryl Streep está en la ciudad. La quizás mejor actriz de la pantalla en todos los tiempos, según dice su compañero de reparto, Hugh Grant, ha regresado a Londres para participar en un 'press-junket' de su última película, una jornada de incesantes entrevistas a grandes y a pequeños grupos y a algún periodista individual que tienen como objetivo que se publiquen artículos como éste.

'Florence Foster Jenkins' es una película británica con estrella americanas. Y el personaje que le da título justifica una película como la que han hecho el director Stephen Frears, Streep, Grant o Simon Helberg. Pianista prodigio cuando era una niña, frustrada por la negativa de sus ricos padres a pagar su formación musical, Florence tuvo tras el fallecimiento de su primer marido y el de sus padres la libertad, más una o dos herencias, para dedicarse enteramente a su pasión.

Streep, que ha encarnado en la pantalla a jóvenes ingenuas, madres trágicas y jefas de gobierno, se ajusta ahora ropajes y diademas de mujer estrafalaria, sexagenaria y gruesa para comparecer como una dama rica del Nueva York de la década de los cuarenta, enamorada de un segundo marido descendiente obviamente ilegítimo de un conde inglés y encantada con su pianista, débil, risueño, tan dulce.

En su mecenazgo de la vida musical y artística en Nueva York, Florence Foster Jenkins ya se había incluido como extra en algún 'tableau vivant' de actores componiendo una estampa clásica, pero su amorosamente infiel esposo, encarnado por Grant, y el pianista Cosme McMoon que traza Helberg, la ayudarán a tan avanzada edad a cumplir su sueño, el de cantar en público sus arias preferidas.

"Tenía un montón de problemas en su vida -dice Streep de Florence-. De edad, de peso, la inutilidad de las mujeres mayores. Era rica y estaba enferma. Y cada día se proponía ver lo mejor en su marido y dedicar lo mejor de sí misma a la música. Me gusta esa voluntad".

DOS VECES DIVA

La historia de Florence Foster Jenkins es real. Su disco tuvo y tiene éxito entre audiencias regocijadas por lo mal que canta. Pero Hugh Grant escogió en la conferencia de prensa el adjetivo de "subversiva" para la historia de Florence tal como se cuenta en esta película. "No te sientes cómodo, no sabes cuál es el género o qué esperar", explicaba el galán de Notting Hill.

Meryl Streep ya había cantado a lo largo de su carrera, desde las canciones de cuna a coro con Jack Nicholson en 'Se acabó el pastel' hasta la tardía rockera de 'Ricki', pasando por la juerga con canciones de Abba que fue 'Mamma Mía'. Esta vez, tras recuperarse de algunos estragos en la voz por el tabaco, el alcohol y la vida rockera en 'Ricki', Streep cumplió el sueño compartido con Florence, cantar ópera.

"Me hubiese gustado ser cantante -dice Streep-. Me encanta cantar y sigo infligiéndolo en mi familia. Mi padre era un buen pianista. Escribió tres musicales, que permanecen discretamente guardados. Y en el colegio de teatro tuvimos una profesora maravillosa, Claire Callahan,... ¡que nos parecía entonces tan vieeeeeja!".

Es decir, que esta actriz que imita multitud de acentos o se mete en todo tipo de personajes tiene además un registro musical amplio. Cuando era pequeña se oía en su casa de Filadelfia a Lena Horne, Nat King Cole, Barbra Streissand, los musicales de Broadway. Ella y su marido, el escultor Don Gummer, han sometido a su hijo y a sus tres hijas a las canciones de Joni Mitchell, Bob Dylan o Neil Young.

VERDAD DE ACTRIZ

Según el director musical de 'Florence Foster Jenkins', Alexandre Desplat, Mery Streep no sólo canta bien. "Sabíamos que puede cantar, pero nadie sabía que puede hacerlo como una cantante de ópera. Es una cantante fantástica, con un enorme registro, entiende y siente muy bien la música. Y lo que asombra es que canta muy bien pero puede cantar también un poco desafinada, y eso es muy difícil".

Los espectadores de esta película cómica, triste, vergonzosa y tierna verán a una gruesa y un tanto ida Streep cantar ópera. Y los espectadores de sus 'junkets' de promoción se maravillarán también de su esencial honestidad, aceptando preguntas disparatadas, comprometidas o pedantes e intentando dar siempre una respuesta y compartirla con el director u otros actores. No es tan habitual.

A alguien que preguntó por el amor le dijo que "el amor no es un intercambio documental de hechos escuetos", que "el amor es cuidar lo que es mejor de tu pareja y apartar aquello que es nocivo". A una mujer joven que le preguntó por una legislación que recorta derechos de las mujeres en Polonia, le dijo que cree que hay reflujos tras olas que han penetrado mucho, que ella es optimista.

Habló de la verdad como algo relativo, porque en esta película los espectadores deciden si aplaudirán finalmente la vocación y el canto de Florence Foster. Recordó que a Sam Cooke alguien le felicitó por su bonita voz y el cantante de 'Wonderful world' le dijo que eso ya lo sabía, que lo que a él le importaba era si cantaba con sentimiento. Dijo Meryl Streep que los actores no conocen la verdad sobre su trabajo en la crítica sino en los ojos de sus colegas cuando comparten una escena. Dos de sus hijas son actrices y ella les advierte que, si Florence no pudo con las críticas de su tiempo, esta generación tendrá que ahorrarse los comentarios que se publican en internet. "Hay mucho veneno y desesperación en el mundo", dijo.
Etiquetas
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra