Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
TEATRO

Muere a los 53 años el director de escena Pandur

Tomaz Pandur era conocido como el dramaturgo de la soledad

El director de la Compañía Nacional de Eslovenia, Tomaz Pandur.

El director de la Compañía Nacional de Eslovenia, Tomaz Pandur.

EFE
12/04/2016 a las 17:35
  • EFE . MADRID
Uno de las razones esenciales para dirigir teatro en España eran sus actores, especialmente Blanca Portillo, "su" Hamlet, quizá por eso el esloveno Tomaz Pandur, fallecido este martes en escena a los 53 años, era tan apreciado por quienes trabajaron con él como por los programadores, del CDN al Festival de Mérida.

Sus adaptaciones en España fueron premiadas con varios Max, sus obras -'Barroco', 'Alas' (para la Compañía Nacional de Danza), 'Infierno' o 'Hamlet'- colgaban siempre el cartel de no hay entradas y sus ideas para los clásicos, de Shakespeare a Goethe, venían precedidas de la expectación que provocaba su iconoclasta, metafórica y simbolista visión del mundo.

El director de teatro, cine, ópera y ballet, uno de los regidores más aclamados de Europa, murió hoy al mediodía de un infarto en Skopje (Macedonia) y lo hizo en brazos de sus compañeros, cuando ensayaban en el Teatro Nacional 'El Rey Lear', de Shakespeare, un autor por el que sentía debilidad.

Acababa de llegar de Bogotá, de su Festival Iberoamericano de Teatro, donde había dirigido 'Fausto', de Goethe, con un gran éxito y solo llevaban un día de ensayos.

Solo tenía 53 años y su agenda llena a rebosar de proyectos en todo el mundo, entre ellos dirigir para el Festival de Mérida, donde ya había hecho 'Medea' -también con Portillo-, un nuevo montaje, según ha adelantado este martes el director del certamen, Jesús Cimarro, que estuvo hace un mes con él preparando el proyecto.

En 2009, Pandur (1963, Mirabor) dirigió en Madrid, para las Naves del Matadero del Teatro Español, uno de los montajes más impactantes que se han hecho de 'Hamlet', con Portillo, "dueña de un incomparable poder de creación", en el papel del atormentado príncipe y una turbadora escenografía.

La actriz, muy emocionada, solo ha querido decir que era "un momento muy duro" para ella.

Shakespeare, decía entonces en una entrevista Pandur, había estado "desde siempre" en su ánimo porque ese clásico era "el libro del alma para la eternidad", un "drama iconoclasta" para el que el ser humano "se prepara toda la vida".

La estrenaba, en el Matadero, después del éxito con 'Barroco' -también protagonizada, en 2007, por Blanca Portillo- "respetando cada palabra del original" pero, a la vez, siendo "radicalmente distinta".

Su principal reto era que el público no iba a ver en Hamlet "a una mujer ni a un hombre ni a un andrógino, sino a un ser humano", ese era para él el reto más hermoso, porque superaba "la determinación sexual para contar la verdad de una persona".

Quiso de nuevo a Portillo (Madrid, 1963) porque, decía, no había en todo el mundo ninguna actriz mejor que ella para encarnar "el nuevo concepto del teatro".

Pero también estaba "inmensamente feliz" del resto de su "equipo de ensueño, un dreamteam", con "jóvenes gigantes" como Asier Exteandía, un "niño prodigio" con el que trabajaba por tercera vez, Hugo Silva, Quim Gutiérrez o Susi Sánchez.

Sus escenografías reverberaban y enredaban al espectador haciendo que el personaje fuera "él y a la vez el otro lado del espejo".

"Veo en todos su reflejo: enormes paisajes de soledad, miedo y amor. Es por eso por lo que Hamlet es mucho más que el príncipe de la melancolía, es un guerrero que lucha por la verdad y el amor, como yo mismo", se reía.

El teatro, "un bellísimo organismo vivo", era para él "un trabajo durísimo" porque no lo entendía sin darlo absolutamente todo: "Lo tienes que hacer con todo tu corazón o no hacerlo", afirmaba casi proféticamente.

El autor acababa de hacer en Bogotá, con Miguel del Arco, "Fausto", el montaje que ya había estrenado en el Centro Dramático Nacional en 2014, con Roberto Enríquez y Ana Wagener, entre otros.

"Tomaz es un cazador de momentos, echa todos los ingredientes y están ahí", decía Enríquez entonces, a lo que él respondía que los actores españoles trabajaban "desde la necesidad, desde una respuesta pura e intelectual", y contribuían a que él tuviera una idea "tan fantástica" de España y de su teatro.

En 2011, llevó al teatro 'La caída de los dioses', la película de Visconti, y embriagado por su triste belleza lo hizo de una forma inédita, "plano a plano", como una película "en vivo", protagonizado por Belén Rueda en el papel que hacía Ingrid Thulin y Pablo Rivero en el de Helmut Berger.

El agua y la luz eran el espejo, la cartografía de la melancolía, de la soledad y la inmortalidad, constantes en su universo, del que el ya será su montaje póstumo, 'El rey Lear', bebía también.
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra