Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Entrevista
Juan Pablo Fusi

“La Constitución tiene que ser el fundamento de un sistema duradero”

Tras el éxito de ‘Historia mínima de España’, Juan Pablo Fusi vuelve al género de la divulgación con 'Breve historia del mundo'

El historiador Juan Pablo Fusi.

El historiador Juan Pablo Fusi.

CEDIDA
12/04/2016 a las 06:00
  • colpisa. madrid
El éxito de ventas de su ‘Historia mínima de España’ marcó el camino y el catedrático de la Complutense y miembro de la Real Academia de la Historia Juan Pablo Fusi (San Sebastián, 1945) hace una nueva incursión en el género de la divulgación ‘seria’ con su nueva obra, ‘Breve historia del mundo’ (Galaxia Gutenberg), un recorrido desde la Edad Media hasta la actualidad. Deudor, al menos formalmente, de autores como Javier Cossío Villegas, Vicens Vives o Pierre Vilar, la obra ofrece una aproximación a la Historia, pero desde la perspectiva de la generación del autor, como él mismo destaca.

¿De qué manera el continente transitó desde la cristiandad hasta la Unión Europea?

Solo se me ocurre un modo de expresarlo: con una enorme complejidad y siempre con bastante sorpresa. Las cosas han podido ser de otra manera y no hay que idealizar lo ocurrido en el pasado. Los avances en campos como la medicina han sido enormes en los últimos 200 años y ningún contemporáneo podría vivir en otra época. Y es en esta Europa Occidental, en la segunda mitad del siglo XX, donde han cuajado los modelos ideales de la política: libertades individuales, eficacia económica y el Estado del Bienestar. Nos es imposible pensar una Europa distinta.

¿Cree que la crisis de los refugiados puede tener consecuencias políticas en el proceso de construcción europea?

Indudablemente, las diferencias que han surgido entre los países afectarán al entramado institucional. Pero eso no significa que vayan a desaparecer la UE, las instituciones, el euro… A veces la percepción que tenemos de la realidad se vive con la excitación del momento, pero visto en perspectiva, nadie hubiera creído que Europa se pudiera haber consolidado en un estado transnacional en apenas 60 años. Puede que surja algún retraso, pero a pesar de los altibajos y la crisis, los avances son enormes.

¿Las crisis económicas y los populismos pueden poner en peligro el liberalismo y la democracia?

Hoy hay muchas más democracias liberales que en la historia y ya nadie se atreve a defender el totalitarismo. Ahora, las dificultades del mundo contemporáneo, las exigencias y la reclamación de derechos de todas las sociedades y la tensión internacional provocada por conflictos territoriales hacen que vivamos en una situación no trágica, pero sí de preocupación seria. El orden internacional es muy complejo, con mucha violencia y tensión en muchas zonas del territorio mundial.

¿Cómo ve la situación en España?

También con perplejidad, irritación y disgusto profundo. El cambio que se ha producido en España desde el 78 es tan importante que tiene que ser el fundamento de un sistema político muy duradero. Este sistema que parece que hay que regenerar porque conducía al bipartidista ha permitido ahora la existencia de cuatro partidos con ambición nacional. En España hay un sistema que se regula por el voto de los españoles, no hay un régimen. Quien diga que lo hay no está utilizando los conceptos con corrección, y utilizar mal el lenguaje es una manera de pensar mal, por ineptitud o por deshonestidad. Y en este punto conviene hablar de las enormes dificultades que la España liberal tuvo en el XIX y la democrática en el XX. El acierto de la construcción del tipo nuevo de Estado a partir de la Constitución debe ser el fundamento de una estabilidad democrática permanente. La irritación puede provenir del ejercicio inmediato de la política, pero tampoco debemos dejar que una percepción errónea de nuestros 200 últimos años lleve a infravalorar algo que está muy bien hecho. Ese sistema creado en el 78, la hazaña de la democracia, que es la creación del estado autonómico, ha funcionado infinitamente mejor de lo que nadie previó. Tenemos una democracia muy bien pensada y no veo razón alguna, con independencia de quién pueda gobernar, de que tenga que modificarse ese entramado electoral y constitucional.

¿Cuál sería la mejor solución para la formación de Gobierno?

En los últimos meses se ha dicho que en una democracia lo importante no es el resultado electoral, sino la mayoría parlamentaria. Pero no, lo primero es el resultado electoral. Y si no se puede cumplir con el mandato de los electores, en un segundo lugar habrá que recurrir a otro tipo de soluciones. Yo hubiera preferido, con sus limitaciones, una especie de gran coalición, con todos los matices y con las dificultades de hacerse socio del PP por la corrupción.
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra