Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Fotografía

El triste adiós de René Robert

El fotógrafo francosuizo que retrató a los grandes del flamenco murió congelado en las calles de París ante la indiferencia de los transeúntes

Ampliar Muere congelado el fotógrafo René Robert tras no recibir ayuda de los transeúntes
Muere congelado el fotógrafo René Robert tras no recibir ayuda de los transeúntesTwitter de Michel Mompontet
  • Beatriz Juez
Publicado el 28/01/2022 a las 18:30
Una historia trágica en el corazón de París. El fotógrafo francosuizo René Robert, que en sus 50 años de carrera retrató a los más grandes bailaores, guitarristas y cantantes de flamenco, murió el pasado 19 de enero a los 85 años de hipotermia tras sufrir una caída en una calle de París sin que ningún transeúnte lo socorriera. Lo anunció en France Info el periodista Michel Mompontet, quien denunció que su amigo había sido "asesinado por la indiferencia".
Nacido en Friburgo en 1936, Robert paseaba solo por el centro de París cuando sufrió un malestar. Cayó al suelo y fue incapaz de levantarse. "Durante nueve horas nadie se paró a ver por qué yacía en la acera. Nadie", lamentó Mompontet en Twitter. Un indigente dio finalmente la voz de alarma. Era demasiado tarde. El fotógrafo sufría hipotermia. Los médicos no pudieron reanimarle. Murió poco después. "Si esta muerte atroz puede servir de algo, que sea esto. Cuando un humano está en el suelo, a pesar de la prisa que tengamos, verifiquemos su estado. Paremos un instante", rogó Mompontet, a quien le gustaría conocer al vagabundo que alertó a los servicios de urgencias. Robert descubrió el flamenco por casualidad a finales de los años 60 en París, cuando una amiga sueca, aficionada le llevó al tablao El Catalán, un bar-restaurante refugio de la diáspora española en París y del que Pablo Picasso fue cliente.
El primer artista que fotografió fue Manolo Marín en 1967. A lo largo de su carrera, inmortalizó a los más grandes del flamenco, de Camarón de la Isla a Paco de Lucia, pasando por Antonio Gades, Cristina Hoyos, Agujetas, El Chocolate, Chano Lobato, Fernanda de Utrera y María del Mar Moreno. No hablaba muy bien español, pero supo captar como nadie la pasión flamenca. "El detonante fue la diferencia de temperamento con mi país, Suiza", explicó en 2015 Robert al periódico 'Midi Libre' con motivo de una retrospectiva de sus fotos en Nimes. Pasión desgarradora Hizo retratos de artistas flamencos "a los que fotografió su arte y hasta el alma", según explicó Mompontet en un artículo en la web deflamenco.com. El periodista compara la pasión desgarrada que reflejan sus fotos con los cuadros del retratista italiano Caravaggio. Durante muchos años, "su ojo experto supo captar los grandes momentos del Festival de Flamenco de Nimes. Inspiró a muchas generaciones de fotógrafos. Echaremos de menos su discreción sin igual, su bondad y su amabilidad", escribieron los responsables del festival flamenco del sur de Francia en su página de Facebook. Robert legó su magnífico archivo a la Biblioteca Nacional de Francia. Muchas de sus fotos se recopilan en tres libros: 'Flamenco' (1993), 'La Râge et la Grace' (2001) y 'Flamenco Attitudes' (2003) que dejan claro, como dice Mompontet, que "el arte de la fotografía, también tiene su duende”.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE