Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Literatura

'Todas' relata las mil y una historias de las supervivientes al machismo

Cuatro periodistas han escrito un libro sobre ejemplos de esclavitud sexual, explotación laboral y asesinatos

Helena Maleno

Helena Maleno, una de las autoras del libro 'Todas'.

Archivo
Actualizada 20/01/2018 a las 12:14
  • EFE. Barcelona

'Todas' es un libro de voces femeninas que narran cómo sobrevivieron a la violencia machista en sus múltiples formas, ya sea esclavitud sexual, trata o explotación laboral, pero también cuenta la historia de aquellas que fueron víctimas de un feminicidio.

El libro, escrito por las periodistas Helena Maleno, Lydiette Carrión, Patricia Simón y Mónica G. Prieto, y que forma parte de la nueva colección 'Compromiso' de Libros.com -en colaboración con la Fundación Obra Social 'La Caixa'-, muestra cómo las violencias machistas son un fenómeno global y que hay que "actuar desde la acción" para erradicarlas, según afirma en el prólogo de la obra la magistrada del Tribunal Superior de Justicia de Canarias Glòria Poyatos.

"En los países más avanzados en derechos humanos, el gran desafío de este siglo es la conquista de la igualdad real", señala Poyatos, si bien, según el Foro Económico Mundial, tan sólo eliminar la brecha de género costará 170 años si seguimos al ritmo actual.

Por contra, en "aquellos lugares más degradados en derechos humanos, nacer mujer puede ser un verdadero infierno", sobre todo en los países en conflicto, donde "experimentan una violencia sexual extrema" que "no cesará hasta que la vergüenza sea puesta en los violadores y no en las víctimas", señala la jueza.

Maleno, Premio Derechos Humanos 2015 del Consejo General de la Abogacía Española, da voz a mujeres que han sufrido la trata y se han visto obligadas a prostituirse, muchas veces para pagar el coste de su viaje a Europa.

Es el caso de Erin, a quien captaron en su país de origen, Rumanía, y trasladaron hasta España con la promesa de un futuro mejor. Pero al llegar al país se vio convertida en esclava sexual para pagar la deuda.

Aunque controlada por la red que la trajo a España, logró escapar gracias a una entidad con la que ahora colabora.

Maleno explica que "la trata se ha agravado con la militarización de las fronteras", porque "la falta de derecho a la libre circulación" proporciona a las redes nuevas víctimas que necesitan su ayuda para completar el tránsito migratorio.

Carrión, Premio Género y Justicia de México 2012, pone rostro a la lacra de los feminicidios en el país americano a través del asesinato de Lesvy Berlín, en la Ciudad Universitaria de la capital mexicana, en mayo de 2017.

"La procuraduría actuó como lo hacen los departamentos de justicia cada vez que una mujer es asesinada en México", cuenta Carrión, "revelando versiones sobre la vida privada de la víctima", y achacó la muerte a un suicidio.

Lesvy Berlín fue descrita como "alcohólica, depresiva, mala estudiante y viviendo en concubinato", a lo que las feministas reaccionaron con la etiqueta #SiMeMatan, elucubrando en las redes lo que dirían de ellas si fueran víctimas de un feminicidio.

Tras la presión de su madre, Araceli Osorio, el caso fue reclasificado como feminicidio.

Pilar del Álamo, que "durante casi tres décadas compartió hogar y cama con un hombre que la destrozó física y psicológicamente", es el hilo conductor del relato de Simón, que aborda la violencia contra las mujeres en el seno del hogar.

"La impunidad por la violencia de género es de un 95 %" en España, apunta Simón, y pese a que una de cada tres mujeres asesinadas en 2016 había denunciado al agresor, el Estado falló a la hora de otorgarles la protección que necesitaban.

Finalmente, Prieto nos traslada al Líbano, la que antaño fue la Suiza de Oriente Medio y hoy se ha convertido en el infierno de las migrantes de países como Etiopía, que buscan en este país una forma de prosperar trabajando como empleadas domésticas.

Los libaneses tienen que pagar para regularizar la situación de las empleadas, "algo que les hace creer que les concede su propiedad", según la autora, y pone las bases de una explotación laboral extrema que muchas veces conduce al suicidio de las empleadas.

Según datos oficiales, dos trabajadoras extranjeras fallecieron cada semana en el país en 2017, aunque Prieto sostiene que serían muchas más.

La periodista señala que este fenómeno se produce en "buena parte" de Oriente Próximo, donde se calcula que "25 millones de inmigrantes han sido convertidos en esclavos por un sistema de explotación perfecto" alimentado por el mecanismo de patrocinio.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra