Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

El Forofillo : El blog de Fran Pérez
El Forofillo : El blog de Fran Pérez

Y por qué no un repóquer?

El Forofillo Fran Pérez
¿Y por qué no un repóquer?
JESÚS CASO
Actualizada 07/02/2010 a las 22:53

Pues parece que la juventud de hoy en día se decanta más por el póquer que por el tradicional mus, oigan, y eso tiene un puntillo que no vean. Porque a mi, de corte un poco tradicional aunque no carca, le sigue molando la movidita del envido, cuatro más, órdago y toda la parafernalia del juego de los amarrecos, bien acompañado por un zumito de endrinas de la tierra y mejor compañía. A tres ochos, con cuatro reyes y todas las señas del mundo. En pareja, que es como se deben hacer las cosas en esta vida, engañando (que no mintiendo) y escondiendo a la perrica cuando se va de caza para soltar algún que otro sartenazo. Y si encima es en el bar de algún conocido, mejor que mejor.

Pero ahora resulta que no. La chavalería se junta en las bajeras de turno, sacan unos maletines plateados que a uno le recuerdan las que llevaban Al Capone y sus secuaces con una metralleta de estas de rueda llena de balas, despliegan el tapete, reparten unas fichicas con diferentes valores y colores y, ale, a jugarse los cuartos. Abren una latita de pepi-cola light y tratan de simular a James Bond en "Casino Royale" y esperan la jugada que los retire de pobres. Pero sin apostar mucho, así que tampoco parece que se corra el riesgo de darse de alta en la Asociación de Ludópatas de turno, amén de dejarse un pastón ganso en terapias psiquiátricas para superar el vicio del juego.

Digo que, además de las fichas, la baraja yankee de 52 cartas más dos comodines sustituye a la de Heraclio Fournier de toda la vida, aquellas que se fabrican en Vitoria y cuyo As de Oros es el "huevo" y la Sota del mismo palo se la conoce como La Perejilda. Pues nada de oros, copas, espadas y bastos. Ahora se estilan los tréboles, los diamantes, las picas y los corazones. Será por la proximidad de San Valentín? Vayan ustedes a saber.

Volviendo a Osasuna, que es lo que nos interesa, los rojillos también parecen haberse sumado a la tendencia poqueril, si se me permite el palabro. Y es que ya llevan cuatro victorias consecutivas, lo que estableciendo una similitud con el juego de marras, vendría a significar un póquer. Y esa mano es de las buenas, de las que hace que te juegues las pestañas, la hipoteca, la casa, el coche, la parienta y hasta el alma si Belcebú te pica. Cuatro triunfos que traducidos a fichas contantes y sonantes vienen a ser 12 maravillosos puntos. Vamos, que en los últimos cuatro partidos hemos sacado casi los mismos puntos que en la primera vuelta del pasado año. Quién da más?

Podrían ser los rojillos los que elevasen la apuesta, que calentaran la mesa de juego tratando de buscar con ahínco el repóquer, a saber, las cinco cartas iguales. Esa sí que sería una mano cañón, y no la Penélope en "Nine". Llevaríamos las de ganar y sólo una escalera de color real (10, J, Q, K y As) nos superaría. Aunque para lograr tamaño milagro hay que ganar en uno de los casinos en los que siempre se monta la gorda, como es el Sánchez Pizjuán. Vayamos por partes.

El Tenerife vino a Pamplona con sólo dos empates cosechados lejos de la isla. Y se marchó igual. Gracias a Aragoneses, claro, que el chaval se pegó los primeros diez minutos metiendo más horas que un becario recién licenciado. Palo de Pandiani para el primer minuto, palomitón ante el Rifle en un remate de cabeza, nuevo palomitón a otro cabezazo de Aranda, abajo y sobre la línea de gol. Todo esto con un Osasuna que comenzó como debe hacerlo en Pamplona, al ataque para marcar y que luego nos vengan, que por algo somos los que juegan en casa.

Los de José Luis Oltra se lo empezaron a creer al ver la falta de definición de los rojillos, huérfanos de gol debido a la ausencia del apéndice goleador Juanfran. Y se acercaron con peligro a la meta de Ricardo, quien demostró en un par de intervenciones que sigue siendo juvenil de espíritu, que no de edad, y que le queda todavía cuerda para rato. Entre dimes y diretes llegamos al descanso con el marcador sin currar ni un minuto: doble donut y a ver qué pasa en la reanudación.

Y en la reanudación pasó lo lógico. Pase de Camuñas a la espalda de la zaga chicharrera, tocadita de Aranda y el balón que entra en la meta tinerfeña. Llorando, casi la saca Luna, ajustada al palo y haciendo uno de los goles más feos de la jornada. Pero entró. Que me den a mi toda esa fealdad, que de belleza ando más bien escaso, que si al final son tres puntos me río del jorobado de Notre Dame.

Luego vinieron los apuros lógicos, pero los isleños demostraron que no tienen la fuerza ni la mentalidad suficientes para dar sustos a domicilio. Es lo que tiene ser nuevo en Primera (mejor dicho, recién ascendido, que el Tenerife estuvo muchos años en la máxima categoría y con un señor equipo). Hay que cogerle el tranquillo al tema para evitar sufrimientos. Pero el caso fue que al final los tres puntos se quedaron en Pamplona.

Ahora estaría de padre, que dice el amigo Arizaleta, ganar en Sevilla. El domingo, a las 19.00 horas. Y los de Jimenez con Copa por medio, una eliminatoria de semifinales casi encarrilada merced al 2-0 cosechado en la ida contra el Getafe. Pero tampoco se pueden confiar, ya que deben centrarse en lograr el pase a la final, lo cual nos beneficia por el cansancio que van a acumular sus jugadores y que unido a los problemas que están teniendo en casa esta temporada, hacen sembrar esperanzas de llegar al repóquer. Aunque para esta jugada sea necesaria la presencia de un comodín o mono.

Veremos en qué queda la cosa tras el encuentro. De momento, 11 puntos nos separan del descenso y queda una jornada menos. A este paso, me veo en Semana Santa salvados y a expensas de lo que pueda venir. Yo lo firmo, que agobios pasados no son buenos y con la suerte no se debe jugar. Y la UEFA más cerca que el hoyo, quién lo diría? Voy a ver si abro el maletín y me marco unas manos poqueras con mi santa, a ver si la desplumo. ¡O me despluma ella...!

¡Hasta la muerte, Forofillo hasta la muerte!

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE