x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
El Forofillo : El blog de Fran Pérez
El Forofillo : El blog de Fran Pérez

Mardito roedore

El Forofillo Fran Pérez

Mardito roedore

JESÚS CASO
08/11/2009 a las 22:03
Etiquetas
A+ A-

No sé exactamente cómo se llamaba el felino que perseguía con ahínco a Pixie y Dixie, con la misma es algún pariente cercano del gato Silvestre, empeñado en comerse al pobre Piolín (Nunca os ha asaltado la duda de cómo diantres se mantenía en pie el canario de marras, con semejante cabezón?). El caso es, como digo, que el felino al que hago alusión siempre soltaba aquello de "Mardito roedore" cuando los pequeñajos se la volvían a liar parda. Y algo así debe estar pensando Azpilicueta.

El pequeñín (pero gigante jugador) Crusat volvió loco al lateral rojillo durante los 94 minutos de partido. Bueno, para ser sinceros, le volvió loco hasta que se tuvo que retirar lesionado mediada la segunda parte. Y encima, tras un choque fortuito de bota contra bota con el propio César. Cosas de la vida o venganza que se sirve en plato frío. Y casi respiramos cuando el interior diestro ratonero abandonaba el campo, porque estaba desesperando a toda la parroquia rojilla.

Y eso que el primer gol no vino de él, sino de otro roedor chiquito, de origen nigeriano, apellidado Uche. En 59 segundos, lo mismo que dura la intervención de los participantes en el programa de TVE, el delantero del Almería le ganaba la partida por velocidad a Azpi, centraba fuerte, tocaba Ricardo y Josetxo sacaba a pasear el pechazo para introducir el balón en la portería. Lo menos se le atragantó el chicle al cajero pamplonés, ya que un arranque peor no lo firman ni las películas serie B norteamericanas.

A los chavales del Macho Camacho habrá que enseñarles que, como en el mus, hasta el rabo todo es toro. O que hay que estar concentrados desde el primer minuto hasta el último. O, en su defecto, que hay que dejarse los meninges de cabo a rabo, desde el principio hasta el final, comenzando por el planteamiento y finiquitando en el desenlace. Y para que la trama sea perfecta, hacer atractivo el nudo, dando esperanzas a los que sacrificamos la siesta para sentarnos delante del tubo catódico, plasma de turno o lo que sea para verlos jugar.

Lo de jugar es un decir, claro. Porque si ya toca los pies que nos "marquen" un gol para el primer minuto, es peor que no seamos capaces ni de asustar a un Almería de circunstancias. Porque el míster mexicano, Hugo (o Ego según comentaba el amigo Arizaleta desde México) Sánchez había tocado la base del once para tratar de reaccionar y dar un golpe de huída de los puestos de la quema. De ahí que sin Piatti, su hombre más peligroso, con la apuesta de Ortiz en la izquierda y con algún que otro retoque, el equipo local era semi nuevo y la ocasión la pintaban Aranda (o calva) para pescar, por fin, en el estadio Juegos Mediterráneos. Pero que si quieres arroz, Catalina.

Toda la santa semana repitiendo por activa, por pasiva, por infinitivo, gerundio y participio que había que pensar en el Almería, que la gesta contra el súper Barça era agua pasada, que todavía estamos en pañales en la competición y hay que seguir currando, que hay que puntuar contra los rivales directos y tal y cuál para, al final, esto. Y es que la culpa también la tuvo el tiempo.

Comprendo que debe de ser más duro que el pan de un monasterio aislado el pasar de los siete grados lluviosos de Pamplona a los 22 de Almería. Claro, el ambiente invita a la siestecilla, al relax, dejar pasar las horas y disfrutar del buen tiempo, oigan, que estamos en noviembre y de esto poco más van a catar los rojillos. De ahí que para cuando las legañas se hubieron largado de los ojos de los nuestros, ya perdían por 1-0. Y cuesta reaccionar.

Si a la presencia de ratones en los laterales del ataque local, al buen tiempo y al amodorramiento de los de Camacho le sumamos que no aprovechan las pocas que tienen, apaga y vámonos. Porque anda que fallar Nekounam la que tuvo en el segundo tiempo... Dirá el míster que eso es a lo que se refiere él cuando habla de mala suerte. Bueno, vale, acepto chincheta como mondadientes. Pero algo tendrá que ver que un jugador al que se le presupone cierta calidad haga su trabajo, no? O vamos a estar siempre acordándonos de la diosa Fortuna, utilizándola como si fuera el comodín de la llamada.

En fin. Que no queda otra que hacer borrón y cuenta nueva. Lo positivo es que seguimos como estábamos, con una jornada menos por disputar. A cinco puntos del descenso y, esperemos, con la moral intacta. Lo peor, pues eso. Que podríamos estar mejor. Pero no es cuestión de rasgarnos las vestiduras, ya que tenemos la suerte de poder mirar hacia abajo en la tabla y ver que hay bastantes otros equipos con movidas más gordas que nosotros. A pesar de que otra vez los ratones nos hayan roído los calcetines en Almería.

¡Hasta la muerte, Forofillo hasta la muerte!

Etiquetas
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra