Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

El Forofillo : El blog de Fran Pérez
El Forofillo : El blog de Fran Pérez

Y la casa sin barrer...

El Forofillo Fran Pérez
Y la casa sin barrer...
JESÚS CASO
Actualizada 25/10/2009 a las 21:31

Si algo tenía bueno, entre otras muchas cualidades, el capi Cruchaga, era la facilidad de no complicarse la vida en defensa. Vale que no era un fuera de serie técnicamente, pero en cuanto un balón entraba al área y olía la presencia de un delantero, soltaba un zapatazo y lo alejaba bien lejos. Sin complicaciones, Patxi, que luego las broncas vienen varias. Y me imagino que el Macho Camacho habrá dejado el vestuario rojillo lleno de humo tras regalar un punto o, en su defecto, perder dos en tierras cántabras.

Canelos, lilas, ingenuos, gilipuertas y otros más son los calificativos que me vienen a la cabeza después del jarrazo de agua fresca que nos cayó contra el Racing. Podíamos estar hoy con 13 puntos, los mismos que toda la nefasta primera vuelta del pasado año y con diez partidos para mejorar los guarismos, que vienen a ser los números para los que seáis de letras. El caso es que no pudo ser, no se cumplió lo soñado, lo pretendido, lo que queríamos. Pero lo peor de todo es que el drama vino al final, como ocurre en toda buena película de suspense.

El Macho Camacho sigue en su empeño de ir cogiéndole el tranquillo a esto de entrenar. En El Sardinero jugó la baza de la incertidumbre, ese as en la manga que supone saber que el equipo local había perdido los tres encuentros disputados como anfitrión y se dejó llevar por el "a ver qué pasa". Tras una primera parte más digna de una liga africana, sin menospreciar a la competición del continente sureño, Osasuna saltó al campo para ver si se cumplía el guión escrito en ciezano. Y casi lo consigue.

Con el Liverpool-Manchester United todavía en la retina, los aficionados rojillos vimos cómo la grada santanderina se iba impacientando, fiel a las ideas de José Antonio. Y entonces llegó el zarpazo. Gol de Premier League, con Ricardo haciendo de Reina y enviando una pelota larga. Con Aranda en plan Kuyt, ganando la partida a Crespo y metiéndose en el área y con El Rifle de Niño, empujando la perfecta asistencia del malagueño. 0-1, tres puntos que nos ponían al borde de la UEFA y que permitían alcanzar los 13 que nos costó sacar en 18 partidos el pasado año. Y de regalo, el charrúa Pichichi. Se puede tener más?

La defensa cuajó un partido casi perfecto. Los locales, con grandes jugadores pero venidos a menos, no encontraban ningún resquicio por el que darle un mordisco a un tranquilo y reposado Ricardo. Todos los centros morían en las cabezas de Miguel Flaño y Josetxo Romero, y las intentonas por las bandas se encontraban con los perros de presa que son Monreal Y Azpilicueta. Ojito con esta pareja de laterales, que llevan camino de convertirse en una de las mejores de Primera División. Y no es ninguna exageración.

Mientras Camuñas se retiraba al banquillo, descompuesto y más blanco que el almacén de una fábrica de rollos de papel higiénico, con las tripas dadas la vuelta y la satisfacción del trabajo bien hecho, los aficionados que observábamos el match a través de la tele empezábamos a soñar. Nos dejábamos arrastrar por aires europeos, nos veíamos atravesando, otra vez, los Pirineos. Jugando en campos de ligas extranjeras, tratando de superar la hazaña de la última UEFA y disputando la final. Pensábamos que el fondo del pozo, esas plazas que otorgan un pase exclusivo para el Hades de Segunda, quedaban ya a siete puntos. Que estaba más cerca la gloria de los seis primeros puestos que la agonía de pasadas campañas.

Mientras, en el campo, el amigo Iturralde González nos regalaba cinco minutos de prolongación. Y tengo que hacer un inciso. Acabo de juntarme con Dani Aranaz, prestigioso veterinario de Mutilva Alta que dirige la clínica San Fermín (ya me pagarás una caña por la publicidad gratuita) y amigo de toda la vida (algún día os contaré las andanzas en la boite de Torla, cuando íbamos a pescar a Torla, en el pirineo aragonés). Pues a lo que voy, estábamos comentando la manía que tienen los pitolaris de añadir siempre cinco minutos a Osasuna cuando el marcador nos es favorable, mientras que si va en nuestra contra, se aplica la regla no escrita de estirar el juego tres. Quién demonios es el listo que marca el baremo de la prolongación? Desde que la dichosa regla existe, se supone que se dan 30 segundos por cada cambio y otro tanto por cada gol. Si sumamos, me dan 3,5 segundos. Vale, aceptamos barco como animal de compañía y ponemos cuatro. Pero cinco? Vamos, que a este paso los entrenamientos de Camacho van a tener que adaptarse media hora más, por lo que pueda pasar...

El caso es que en ese minuto 94, repito, pasado de sobra lo que debería haberse jugado, llegó el único lunar de la zaga rojilla. No fue error de Ricardo, perfecto y seguro como suele mostrarse, sino más bien fue exceso de confianza de Flaño. El central debió emular a Cruchu y mandar ese balón que tenía a los pies al Cantabrico. Sin complicaciones, Patxi, que esto se acaba y esos tres puntos son más jugosos que un guiso de la Pili. Pues no. Entre que cubro, que sales o qué, que llega Arana y mete la puntera y no sale Ricardo y el balón besa las mallas. Con lengüetada y todo, oigan. Vamos, el uno por el otro y la casa sin barrer.

Pero no se puede hacer sangre. Osasuna está aprendiendo a jugar en Primera. Poco a poco se van asimilando las ideas del míster. Poco a poco se va acoplando el equipo y se juega como se debe jugar para no pasar apuros. Más adelante veremos si se hace o no encaje de bolillos. El año pasado, este partido lo hubiésemos perdido. Nos pasó hace dos jornadas, en Getafe. Y perdimos. En Santander, por el contrario, empatamos. Y todo lo que sea sumar, es un triunfo.

A pesar de que el primo Patxi Zudaire se empeñe desde sus geniales Crónicas de Asfalto en afirmar que el empate es la socialización de la derrota, en este caso y fuera de casa, el empate supone sumar. Que sabe a derrota por cómo ha ido el partido? Vale, pero habrá otros que se remonte y dejen regusto a victoria. E incluso habrá victorias consumadas, así que puestos a socializar, igual lo mejor es optar por políticas de empleo, que eso sí que está mal entre eres y despidos.

En fin, que ahora llega la Copa de Juancar con el morbo de enfrentarnos al Xerez de Ziganda. Igual supone una competición ideal para hacer algo bonito, quién sabe. De todos modos, el equipo nos sigue dejando muestras de ilusión que nada tienen que ver con lo mamado en los últimos años. Y después de la Copa, el Barça. Quién da más?

¡Hasta la muerte, Forofillo hasta la muerte!

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE