x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
El Forofillo : El blog de Fran Pérez
El Forofillo : El blog de Fran Pérez

El 'gordo' se coció en Pamplona

El Forofillo Fran Pérez

El 'gordo' se coció en Pamplona

JESÚS CASO
21/12/2008 a las 22:00
Etiquetas
A+ A-

Los niños cantores de Camacho nos regalaron un recital en el partido contra el Getafe digno de alabanza. Todo lo hicieron bien, hasta encajar dos golazos de un viejo amigo, y lo más importante, lograron despedir el Annus Horribilis 2008 y cerrarlo, darle carpetazo, caput y finito de la mejor manera posible: con una sonrisa en la boca de todos los aficionados rojillos.

La verdad es que la cosa no está para mirar hacia atrás, ya que todo lo que veríamos sería terrorífico. Una salvación agónica, un inicio nefasto, una preocupante sequía goleadora, un cambio de entrenador y la pérdida el rumbo que nos condujo al farolillo (que no Forofillo) rojo. Por lo menos algo seguro teníamos, y es que sí o sí, terminábamos el año en el último puesto de la fila. Y con poca música.

Pero he aquí que en vísperas del sorteo más muchimillonario de la lotería, los rojos llevaron el gordo a las gradas del viejo Sadar y sembraron una semilla gorda para la esperanza de la salvación. Todo ello antes de comenzar el Año Nuevo 2009 en el que nos llega el carrusel de partidazos contra el Sevilla (actual segundo de la tabla y equipo rival por excelencia), el Barcelona, incontestable líder y cuasi campeón a estas alturas, y el peliagudo Real Madrid que anda herido pero en puestos de cabeza, con un entrenador que ya nos la hizo en el equipo andaluz.

Lo dicho. El profe Camacho sacó para el sorteo a sus once chavalicos, aseaditos y bien arreglados me iban ellos, y empezó a rodar el bombo. El primer número lo sacó Jaroslav Plasil a los siete minutos del comienzo. "Eeeeeeeel 1", cantó el rubio europeo cuando cazó un intento de chilena de Ezquerro y lo cruzó al fondo de las mallas. Alegría en la grada y la peña que flipaba a colorines, ya que era la primera medio clara que teníamos. Efectividad del cien por cien, algodón.

El segundo dígito corrió a cargo de Juanfran. Lo que son las cosas, de una falta en contra, contra (valga la redundancia) rojilla y el chavalito moreno corriendo con su pantaloncico corto hasta el borde del área. Suelta un zapatazo que intenta parar el Pato, cuá-cuá, y grita: "Eeeeeeeel 2". Seguimos para línea...

La tarde empezó a enderezarse cuando se enfilaba ya el descanso. Con la salida de Dady entró el niño más veterano y aventajado de la clase para cazar al borde del área, y a botepronto, un balón que caía por allí. "Eeeeeeeel 3", gritaba Walterito, y Abbondanzieri veía, impotente, cómo el esférico se alojaba en esa zona de la cepa del poste que tanto gustan de pastar las vacas. Delirio en el salón de sorteos de Pamplona por la jartá de premios que estaban cayendo.

Y cuando andábamos pensando en el pincho, bocata, cafelito y filtro de humo y barruntando aquello de que el Valladolid ya nos había volteado un marcador similar, apareció desde Oriente y emulado a los magos el guapete de la clase, Nekounam, para gritar a los cuatro vientos. "Eeeeeeeel 4".  Y los niños (y no tan niños) pensando en el regalo de Reyes al unísono: "Que no nos remonten...". Descansito, refrigerio y reanudamos el sorteo, no tiren los cartones.

El regreso de Soldado a Pamplona fue celebrado por toda la grada. Claro, como mentaban los compis juntaletras, con un resultado así se le ovaciona hasta a Guti. "Bueno, bueno, tampoco nos pasemos". Pero fue verdad. Gudari marcó la primera pedrea para el Getafe con un control de fábula y una definición envidiable. ¡Hay si hacemos caso a su insistencia y nos hacemos con sus servicios en verano, lo felices que andaríamos ahora! Y mientras tanto, por Aranjuez, se oían gritos de rabia...

El quinto dígito del número premiado lo cantó el niñito rubio de la plantilla. Font aprovechó un pase de placer de Juanfran, que entró hasta el fondo de la tolva y dejó caer la bolita suave para que el rubio, llenando de aire sus pulmones, vociferara: "Eeeeeeeel 5". Ya está, no hay quinto malo ni en las corridas de toros. Tenemos el gordo. Nos ha tocado la lotería y, como indica la historia del tradicional sorteo, la terminación ha sido la más repetida de su historia, en 5. "12.345, treeeeees puuuuuuntoooooos".

Aún le dio tiempo a Soldado de sacar otro reintegro, de chilena lateral espectacular, pero para entonces ya estaba la parroquia celebrando con cava y champán, o mejor dicho, con reserva y crianza, el fin del fatídico 2008 y el recibimiento de 2009 con una sonrisa. Puede que sea el comenzar nuevo año, pero la esperanza está otra vez en el carné de los socios rojillos y en el DNI de los aficionados osasunistas. Esperemos que sea un algo que conduzca a la salvación allá por abril pero, de momento, nos damos por satisfechos.

Y si ustedes no son agraciados por la mano de la diosa Fortuna en el sorteo de Navidad, no se preocupen, que como reza el dicho popular, "mientras tengamos Salud". Y salud, en euskera, no es otra cosa que Osasuna. ¡Feliz Año Nuevo 2009 a todos los rojillos del mundo y parte del extranjero y que pasen unas buenas Pascuas!

¡Hasta la muerte, Forofillo hasta la muerte!

Etiquetas
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra