x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
El Forofillo : El blog de Fran Pérez
El Forofillo : El blog de Fran Pérez

Los cambios de los cambios

El Forofillo Fran Pérez

Los cambios de los cambios

JESÚS CASO
28/10/2007 a las 20:04
Etiquetas
A+ A-

En el antiguo Egipto de los faraones, la vida se regía por la ambivalencia de los dos elementos principales. El fuego (del sol, dios Ra) y el agua del río Nilo marcaban el designio de sus habitantes. Una situación marcada por el bien y por el mal, las sombras y las luces, los inmortales y los esclavos.

Osasuna fue contra el Valladolid más egipcio que nunca. Un equipo que dio una imagen negativa en la primera parte y en la mitad de la segunda. Con más nervios que un filete de tercera clase, anudados, espesos como la sopa de un rico y arrollados por un Valladolid que pudo hacernos un roto mucho mayor. Pero es lo que tiene el fútbol, que no se puede vender la piel del oso antes de cazarlo.

Los pucelanos ya se veían en tierras castellanas vestidos con el abrigo del plantígrado hasta que Ziganda movió el banquillo. Tres de tres, con más acierto que don Fortunato, ya que Font, Dady y Vela resolvieron la papeleta. Por lo menos salvaron un punto.

El caboverdiano demostró que por algo fue segundo goleador en Portugal. De cabeza y con el pie. Si Corrales acierta a tener la boquita cerrada, podríamos incluso estar contando hoy la victoria rojilla...

Como diría Papuchi, el encuentro contra los de Mendilibar fue "raro, raro, raro...". Se veían las caras dos equipos, el imbatido en casa (los nuestros), y los otros con muchas necesidades e instalados en la parte baja de la clasificación. A priori, un encuentro asequible que tenía los visos de servir para curar las heridas infringidas en tierras almerienses. Nada más lejos de la realidad.

Los rojillos empezaron con buenas intenciones pero para el minuto cinco comenzaron a espesarse. El dibujo táctico de Ziganda no es tan válido como parece. Hay demasiados espacios entre las tres líneas de juego, Puñal y Javi García no se entienden todo lo bien que deberían y queda mucho hueco entre la defensa y ellos y entre los organizadores y la delantera. Sitios que aprovecharon a la perfección los visitantes.

Los pucelanos nos dieron un baño en 70 minutos de partido. En el primer tiempo, nos desarbolaron por la izquierda de su ataque, banda en la que Juanfran se empeñaba en crear peligro pero no cubría sus espaldas. Si a eso le sumamos que Izquierdo estaba más fallón que nunca, miel sobre hojuelas para los rivales.

Así llegaron los dos tantos visitantes. Uno con cantadita incluida de Ricardo, que salió a por uvas y se llevó un cesto entero en el primero, y otro con una contra en la que parecía que los rojillos se habían llenado los bolsillos de piedras. Regalíz de Josetxo, apertura de Llorente y definición de Sesma.

Un disparo de Pandiani desde fuera del área había sido el pobre bagaje ofensivo de los nuestros. Porque en la primera parte, el Rifle se "riló" y envió alto un pase de Juanfran en el área pequeña cuando tenía la puerta vacía. Incomprensible.

El Cuco movió el equipo y acertó. Menos mal. Tres suplentes salvaron los muebles, porque los titulares estaban desastrosos. Font se convirtió en el enlace en Moscú, uniendo filas entre el centro del campo y la delantera, donde Dady ocupaba el puesto de Porti-gol?. Y la entrada de Vela dio magia a la banda izquierda, donde Plasil no encontraba espacios y se ahogaba en sus propios intentos.

El mexicano y el caboverdiano fabricaron el primer gol. Y Font y otra vez Dady el segundo. La remontada era posible, pero entonces apareció Corrales.

Estamos acostumbrándonos a sufrir en los últimos minutos de casa en exceso. Hace dos jornadas fue Richi el que metió la boca. Ahora le tocaba el turno a Corrales. No sé qué le pasa al andaluz, pero la verdad es que en todos los partidos se muestra muy protestón. Alguien debería decirle que en esto del fútbol, cuando un árbitro pita falta, no va a cambiar de opinión por mucho que se proteste, se levanten los brazos o se hable con el asistente. Lo más que te puede pasar es que te lleves una tarjeta de regalo, por listillo.

Corrales cortó una reacción que podría haber sido mágica. Condenó al equipo al empate cuando se había hecho lo más difícil. Una amarilla absurda tras el segundo gol de su equipo y alguna palabra malsonante que le hicieron merecedor de la tarjeta roja directa. Ojo, que la sanción no se va a quedar en un partidito sólo. Seguro que le va regalo...

Ahora a recuperarnos para el miércoles, que visitamos el Ruiz de Lopera. A ver si de una vez por todas logramos algo más que un empate fuera de casa, porque la no victoria contra el Valladolid no es buena si no se suman tres en Sevilla. Incluso con la remontada.

¡Hasta la muerte, Forofillo hasta la muerte!

Etiquetas
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra