Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

El Forofillo : El blog de Fran Pérez
El Forofillo : El blog de Fran Pérez

My fair Osasuna

El Forofillo Fran Pérez
My fair Osasuna
JESÚS CASO
Actualizada 02/04/2007 a las 03:18

Como decía el amigo Toño en su opinión tras el partido Osasuna-Sevilla, todo podría resumirse con el clásico de My fair lady, "La lluvia en Sevilla es pura maravilla". Porque lo que es en Pamplona, dan ganas de no salir de casa. Incluso aunque en el horizonte nos pinten un otrora apasionante encuentro entre rojillos y andaluces. Del Sevilla, ojo, que no quiero que me echen a los leones los chicos de don Manué.

Porque hace tres años, e incluso uno sin irnos más lejos, los duelos entre navarros e hispalenses echaban chispas. Ya se podían jugar en invierno, en primavera o en verano, que el calor en la sangre empezaba desde el minuto uno. Y de ahí, in crescendo, que dicen los macarroni. Que si te meto el dedo en la boca, que si te avío un soplamocos, que si te lanzo un guarrazo que te da en la jeta... Juego sucio, barriobajero y en el que sólo faltaban los puñales para saldar cuentas.

Nos estamos volviendo truchas? Porque el encuentro de la Liga, gloriosa competición que retorna tras el paréntesis que le hace la Real Federación a don Luis para que se entretenga ( digo yo, no hay obras en Madrid para poner al abuelito a mirar desde una valla?), y que sólo sirve para poner a parir a los chavales, de por sí saturados de tanto rodar la bolita, sirvió para comprobar que lo antes mencionado (¡no, hombre, no, lo del abuelito no; me refiero al Osasuna-Sevilla, que se me despistan!) se ha tornado en un encuentro de viejos coleguitas con más sonrisas que lágrimas.

Sólo Javi Navarro, alias coditos, sacó a pasear un par de veces su malas artes. Y Webó, goleador con los leones africanos pero gatito lindo y mansito con los rojillos, se encargó de recordarle que todavía le debe un implante, oigan, que el dedo se lo metieron hasta el duodeno.

En fin, que tras 93 minutos de encuentro, al final, paz y después gloria. Porque el empate sirve para que los andaluces no pierdan mucho la estela del Barcelona, y los rojos den un pasito más hacia la salvación (ahora a tan sólo siete puntos a falta de disputar 30). Y con una ventaja de nueve sobre el descenso, zona que empieza a ser habitual para los otros leones, no cameruneses ni rojillos, sino los de Bilbao.

Ojito y pestaña con la Real Sociedad, que el apañero Pérez anda sacando pecho desde hace tres o cuatro jornadas, y el milagro Lotina puede planear por la Primera División otra vez. Qué equipo será el perjudicado en esta ocasión? Que se lo pregunten a Oli, que ya sufrió en sus carnes el mentado efecto. Además, ya se sabe, nunca lo vamos a tener tan a huevo para devolver el favor a los donostiarras, y así impedir que nos sigan cantando el dichoso "Osasuna, me debes una". Que anda que el que lo inventó va para Nobel de Poesía...

A ver si el jueves contamos alegrías coperas, de la única que nos queda, que no es otra que la UEFA. Viajecito a Leverkusen, que no hago porque no quiero, ojo (amén de por el precio, la paliza y no tener que explotar a compañeras del trabajo, pobrecicas ellas, etc.). Eso sí, ya me tragué el fin de semana un apasionante partido de la Premier en el Pús, con victoria del Tottenham. Será premonición? Ojalá, porque a Londres, por lo menos a Stansted, uno ha demostrado que sabe llegar. Y de ahí, a Glasgow, también lo tengo aprendido. Que una final europea no se disputa toda la vida...

¡Hasta la muerte, Forofillo hasta la muerte!

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE