Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

El Forofillo : El blog de Fran Pérez
El Forofillo : El blog de Fran Pérez

Gracias por todo

El Forofillo Fran Pérez
Gracias por todo
JESÚS CASO
Actualizada 05/01/2007 a las 16:45

16 - Junio - 2005

OSASUNA 1 -BETIS 2 - FINAL COPA DEL REY

FINAL TEMPORADA 2004/2005

Muchas gracias a todos. A la plantilla osasunista, al cuerpo técnico, a los aficionados, a los del Betis, a los agentes, a los organizadores, a los árbitros, al alcalde de Madrid, al maquinista del tren, a los de Mallkus Gorriak...

Muchas gracias a todos. A la plantilla osasunista, al cuerpo técnico, a los aficionados, a los del Betis, a los agentes, a los organizadores, a los árbitros, al alcalde de Madrid, al maquinista del tren, a los de Mallkus Gorriak...

La verdad es que un día como el sábado 11-J pasará a la historia de todos y cada uno de los navarros como la jornada de los contrastes, un San Judas patrón de los imposibles que se apareció, ayudado por el capote de San Fermín, para difuminarse a pocos minutos del final del partido.

La jornada arrancó con una medio resaca gracias a la jornada previa de despedida de soltero. Pero el amigo Javi sólo se casa con Conchi una vez en la vida, y había que aguantar. Ya veremos si en al del que suscribe, la gente se porta igual. El caso es que para las siete de la mañana ya estábamos en casa de Mikel, madre, padre y alma de la peña Mallkus Gorriak, a la cual me apegué para el viaje de la ilusión.

Cargados de provisiones salimos hacia la estación de Renfe, y allí la imagen que se presentaba era dantesca a más no poder: me recordaba a las películas épicas en las que las tropas de Julio César preparan el asedio a una ciudad enemiga y acondicionan el campamento para descansar. Paquetes de comida, bebida en cubos sanfermineros, mochilas, ajetreo, bullicio, más latas de cerveza, garrafones con la poción mágica de kalimotxo... Y todo ello con un sólo denominador en común: las camisetas rojillas.

Una vez cargado el material en el tren sólo quedaba esperar a que se pusiera en marcha para ir calentando el día. Poco más tarde de las 8.30 empezaba a andar aquello, con miles de aficionados en sus tripas. Y un cuarto de hora más tarde corría el bebercio y se desenfundaban las barras de pan, el chorizo Osasuna, patrocinio de la final, el queso, el jamón y demás variedades gastronómicas.

Para Tudela ya teníamos las gargantas calientes y el ánimo seguía subiendo. Puritos finos para la gente, un poco de licor de endrinas y más cánticos. El padre que se acerca pidiendo favores raros, Farruquito sujetando una lata de cerveza más grande que él y los cánticos que siguen sonando en todo el tren.

Si no llega a ser por un par de detalles, el viaje no podía haber sido más perfecto. El primero de ellos, los graciosillos de siempre, poniendo a prueba el sistema de frenado del tren, que sí, funcionaba correctamente. Por eso, con una sola vez bastaba para la broma. Pero ni por esas.

El segundo pero vino de la mano de las fuerzas del orden. ¡Media hora para entrar en Madrid! Vale que es grande, que es la capi y todo eso, que igual, ojo, digo igual, le dan las Olimpiadas de 2012... Pero de ahí a pegarnos media horita de marras entrando en la ciudad... En fin.

Luego vino la del pastoreo. Nada más bajarnos en la estación Príncipe Pío, el excelentísimo Ayuntamiento madrileño nos envió una comitiva de recepción que mismamente parecíamos Felipe y Letizia; tropecientos mil policías nacionales haciéndonos el pasillo, y no del campeón. Por lo menos tuvieron la decencia de no ponernos el cencerro...

Lo que me fastidia es saber que mientras nos acompañaban a la Carpa Rojilla (o punto de encuentro, que les gusta decir), los aficionados béticos campaban a sus anchas. Y todo por cuatro descerebrados de nada, encabezados por el Portugués ese que salió en las noticias y su coleguita el Fran, que le decía a Abellán que lo que tenía a un lado no era una porra, era un porta-cd"s. Pero qué equipo de música tiene el chaval ese?

Una vez en la carpa, repleta de gente, música, bullicio, polvo, camareros, ambiente y más polvo, y tras la comida-siesta, por fin pudimos bajar al Vicente Calderón. La verdad, impresiona menos que en los cromos. Igual es porque está un poco usadito, no sé. Pero al final, tras recoger a Anita, entramos al estadio y llegamos a las gradas.

La primera sensación que me vino fue totalmente indescriptible. Muñecos hinchados con los colores de Osasuna, la grada bañada en sangre navarra, cánticos por doquier, enfrente, tres cuartas partes de lo que abarcaba la mirada, rayas verdes y blancas (mayoría por goleada). Se respiraba el ambiente de las grandes ocasiones. O así debe ser, ya que no estamos muy acostumbrados.

Comenzar el partido y empezar a latir a cien por hora la patata fue todo uno. Ocasiones para unos. Jugadas para otros. Ahora cantamos. Ahora aplaudimos. Ahora callamos y apretamos los puños. Seguimos cantando. Descanso. Bocata, el que tenga. Segunda parte. Más cánticos. Peligro. No pasa nada. Peligro nuestro. Uuuuuuyyyy!!! Balón largo. Tranquilos, está Cruchaga. Además sale Elía. Oliveira mete la puntera. Silencio. Estruendo sevillano. ¡¡¡Mier...!!!

No pasa nada. Más cánticos. Ánimos, que hacen falta. Salta el Canguro al terreno. Salta el Canguro a la delantera. Salta el Canguro ante Doblas. Salta la grada. Locura. Paroxismo. Temblor. Hay vida, hay esperanza, se puede... Vamos a la prórroga. La gente llora, de alivio. La gente respira. Ahora no se sienta nadie, que hay que apretar a tope. Más cantos.

Empieza la prórroga. Termina la primera parte. Empieza la segunda parte del tiempo añadido. Hay oportunidades. Pinta bien. Se puede hacer historia. Que alguien pare esa salida. Una falta en el medio del campo. Ojo a los tres cuartos. Que no abra a la izquierda. Que no encare... Segundo silencio previo a la tempestad. Se desata la marea verdiblanca. Aullido de alegría en la grada de enfrente. Aullido de pena en la rojilla. Qué ha pasado?Qué ha pasado? Impotencia en la andanada. Lágrimas, esta vez de pena y tristeza. Lágrimas de dolor, de ocasión perdida, de impotencia. Termina el encuentro. Se canta, con lágrimas en los ojos, pero se canta. Que se note quienes somos. Que se note que somos de Osasuna, y por ello es nuestra pasión.

Cómo se puede volver desde Madrid, de madrugada, tras haber estado 19 horas de pie, cantando, bebiendo, animando, riendo, llorando y sin la Copa? O para estirar más el sacrificio, habiendo dormido dos de las últimas 48 horas? Pues de una única manera. Con la camiseta rojilla enfundada y el pecho henchido de orgullo.

Dicen los que saben de esto que para perder una final hay que llegar a ella. Yo puedo decir que he llegado, que no es poco. Y que soy subcampeón. El título? Para el futuro. Ahora nos hemos curtido, pero seguro que haremos cosas grandes. Bien merecido tienen los jugadores el descanso. Ahora a pensar en la playa, en la jota y en los Sanfermines. El año que viene hay tarea, y doble, porque vamos a Europa.

¡Hasta la muerte, Forofillo hasta la muerte!

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE