Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Hoy puedes ver DN+ sin publicidad, como si tuvieras una suscripción... Suscríbete y será así todos los días.
Suscríbete a DN+
CRISIS EN CATALUÑA

Esquerra se distancia del Consell de la República de Puigdemont

La oposición carga contra los "disparates" del expresidente y recuerda que "el Palau de la Generalitat está en la plaza Sant Jaume, no en Waterloo"

Esquerra se distancia del Consell de la República de Puigdemont

El portavoz de ERC, Sergi Sabrià, en una rueda de prensa anterior.

EFE
07/02/2018 a las 06:00
  • Colpisa. Barcelona

Esquerra puso  distancias ante la última oferta lanzada desde Junts per Catalunya para tratar de salvar la elección de Carles Puigdemont sin necesidad de que el expresidente de la Generalitat tenga que regresar a España y enfrentarse a una detención segura. La lista del exjefe del Ejecutivo catalán, que  cumplió sus primeros cien días en Bruselas, insiste en una doble presidencia, una en Barcelona y otra en la capital belga. Esta idea no es nueva. Lo que es novedad es que la que llevaría el peso político sería la de Bruselas, encabezada por Puigdemont, junto con los exconsejeros que le acompañan en Bélgica.

La fórmula que plantea el expresidente es un cambio en la ley de la Presidencia de la Generalitat, que se realizaría por la vía exprés, para permitir la creación de un Consell de la República en Bélgica. La reforma de la ley de la Presidencia podría permitir también la investidura a distancia, en la que insiste el dirigente nacionalista. La última propuesta de bicefalia es una versión corregida y aumentada del doble gobierno que plantea Esquerra, con un matiz muy significativo. En la fórmula que pone Puigdemomt sobre la mesa no está hablando de tener una presidencia simbólica, como le proponen los republicanos, sino de detentar el poder real, de seguir llevando el timón del enfrentamiento contra el resto de España, el bastón de mando y el botón nuclear de las decisiones. En Barcelona no habría más que una especie de gobierno gestor, dedicado al día a día. Más bien una Delegación del Gobierno. Al fin y al cabo, como apuntó uno de los portavoces de Puigdemont, "de Canarias a Madrid hay como de Bruselas a Barcelona y a nadie se le ocurre decir que Canarias está dirigida telemáticamente".

Fuentes parlamentarias no independentistas apuntaron que la fórmula de doble bicefalia sería viable si se presentara como una especie de consejo asesor de la presidencia, o algo similar, pero no como el Consell de la República, que con esa denominación será tumbado al instante por el Tribunal Constitucional. La clave, apuntaron estas fuentes, es cuánto poder pretende concentrar Puigdemont y si el presidente de la Generalitat que elija el Parlamento estará dispuesto a someterse jerárquicamente al residente en Bruselas.

Fuentes de Esquerra criticaron hoy a sus socios porque no conocían la propuesta, a pesar de que el domingo pasado una delegación republicana se reunió en Bruselas con el expresidente de la Generalitat, y reprocharon a Junts per Catalunya por estar poniendo una idea sobre la mesa "cada hora que pasa" sin que se aposible saber qué posición definitiva tienen.

No es para menos. En los últimos días, la política catalana es lo más parecido a un 'brainstorming' colectivo. Se ha hablado de una investidura telemática; una delegada, según la cual otro diputado leería el discurso en lugar del candidato; se ha planteado nombrar a Puigdemont como 'conseller en cap', consejero de Exteriores o incluso tributarle un reconocimiento a través de una propuesta de resolución parlamentaria, en la que recibiría los honores de presidente legítimo y a la vez simbólico. La última oferta que estuvo el fin de semana sobre la mesa, que en Esquerra atribuían a Junts per Catalunya, aunque los neoconvergentes la descartaron, fue la doble presidencia, la real y efectiva y la simbólica. Esta última recaería en Puigdemont, tras una votación en la llamada Asamblea de Cargos Electos, integrada por 4.000 diputados, alcaldes y concejales secesionistas. La CUP, hasta de tiras y aflojas, advirtió a sus aliados de que no se sentará a negociar hasta que le presenten un acuerdo definitivo.

"¿HAY ALGUIEN AHÍ?"

Desde la oposición cargaron con dureza contra las "ocurrencias" y los "disparates" del independentismo. "¿Hay alguien ahí que le diga a Puigdemont que no será presidente de la Generalitat?", preguntó Ciudadanos. "¿Alguien que le diga 'game over', se acabó?", añadieron. El partido naranaja mantiene que el Parlamento catalán "no es un plató para hacer 'shows' y 'performances'" y lo que no es simbólico es la corrupción del 3%.

El PSC, por su parte, cree que Junts per Catalunya no para de aumentar el "ridículo" porque "no se puede cambiar la ley por la situación de una persona". "El Palau de la Generalitat está en la plaza Sant Jaume de Barcelona y no en Waterloo", apuntó la portavoz Eva Granados, que afirmó que "Puigdemont sabe que no será presidente". El portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, se preguntó "¿qué hierbas usan para el desayuno?" los independentistas.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra