Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

BAYONA

ETA intenta convertir su desarme en propaganda para maquillar su derrota

La banda se desprende de 106 pistolas y fusiles y 3.000 kg de explosivos

Este sábado, en Bayona
Este sábado, en Bayona.
  • COLPISA. MADRID
Actualizada 09/04/2017 a las 09:30

ETA se convirtió este sábado en una organización desarmada, tras cinco décadas de terrorismo y asesinar a 850 personas, al poner a disposición de las autoridades francesas gran parte del arsenal que quedaba en su poder. A falta de que las fuerzas de seguridad certifiquen el contenido exacto de los ocho zulos cuya localización desveló la banda, un proceso que tardará días, se calcula que en dichos depósitos había unas 120 armas de fuego entre pistolas y fusiles, tres toneladas de explosivos, miles de detonadores y cuantiosa munición.


ETA quiso rodear la jornada de un alto valor simbólico. Huir de la imagen de una organización derrotada política y socialmente que entrega las armas sin haber alcanzado ninguno de sus objetivos históricos y con más de 350 de sus miembros en las cárceles. Una visión que tanto el lehendakari como el máximo responsable de la Comisión Internacional de Verificación, entre otros, echaron por tierra. "Certifica definitivamente que ni una sola de las víctimas de la banda terrorista debió producirse nunca", proclamó Iñigo Urkullu.


En el día del desarme de ETA, no se vio a ningún militante en activo de ETA. No hubo vídeos con encapuchados ni la típica simbología etarra. Todo se descargó en la sociedad civil. La organización recayó en el grupo de mediadores vascofranceses liderado por Jean-Noël Txetx Etcheverry, el sindicalista sin vinculación con la banda que a mediados de marzo anunció que ayer culminaría el desarme.


Los autodenominados ‘artesanos de la paz’ buscaron una escenografía en la que se mezclaba la solemnidad y la fiesta ciudadana. Todo para cumplir un ritual en el que se pudiesen buscar similitudes con conflictos a los que la izquierda abertzale siempre ha mirado. Arnaldo Otegi, de hecho, comparó lo que estaba sucediendo con los procesos de fin de la violencia en Irlanda y Colombia.


El epicentro estuvo en Bayona. Fue en uno de los salones del Ayuntamiento cuando el propio Txetx hizo entrega a los verificadores de un dosier con la localización de los arsenales. En presencia del alcalde de la ciudad francesa y de la Mancomunidad del País Vasco francés, Jean Rene Etchegaray, el sindicalista traspasaba los datos. Todo el decorado preparado al detalle. Porque no solo estaban los miembros de la Comisión.
En la liturgia del momento, también se reservó un papel a la Iglesia. Dos sacerdotes hacían de notarios. Y no eran dos curas elegidos al azar: Matteo Zuppi, representante de la comunidad de San Egidio, y Harold Good, testigo del desarme del IRA. El dosier fue entregrado a las autoridades francesas por parte de Manikkalingam y su equipo. Poco antes de las nueve de la mañana, el máximo responsable de la Comisión de Verificación ofrecía una rueda de prensa para informar de todo el proceso. Ponía punto final a la solemnidad y llegaba el momento de la participación ciudadana.


A la Policía francesa no le resultó demasiado complicado localizar los zulos. Y no solo porque tuviera su localización exacta. Cada uno de los ocho depósitos estaba custodiado por una veintena de personas vestidas con chalecos fluorescentes, los utilizados para salir de los vehículos en caso de accidente.

En total, 172 personas que los mediadores civiles habían reclutado durante los últimos días. Además, en alguno de los casos, el perímetro estaba protegido por una cinta roja y blanca.


EL RECUENTO DE ARMAS


Cuándo se depositaron las armas en esos lugares sigue siendo un misterio, aunque se supone que no hace demasiado tiempo. Uno de los escondites, de hecho, estaba oculto en un merendero de Senpere muy frecuentado por los vecinos de la localidad. En todo caso, los ‘artesanos de la paz’ recalcaron que ellos no habían manipulado el arsenal. Un aviso destinado a evitar cualquier problema legal. Varios de ellos están en libertad con cargos tras la operación de Louhossoa de diciembre en la que se intentó escenificar un primer gesto de desarme.


El recuento definitivo de lo encontrado en los ocho depósitos repartidos por todo el Departamento de Pirineos Atlánticos tardará días. El material fue trasladado a una base militar francesa para analizar las armas y los explosivos incautados. Los listados hechos públicos por los voluntarios que custodiaban los zulos reflejan que la banda ha entregado 106 armas cortas y fusiles, tres toneladas de explosivos y miles de balas y detonadores. Los mediadores elevaron la cifra hasta 120 armas.


La cifra no supone el total del arsenal con el que en teoría contaba ETA, aunque la propia banda ha reconocido que en los últimos años ha perdido el control de alguno de sus depósitos por diferentes motivos. Una tesis que, con matices, comparten las fuerzas de seguridad. A la espera de datos concretos, los Gobiernos de España y Francia optaron por la prudencia.


Con las armas ya en posesión de las fuerzas de seguridad, comenzaron los actos festivos. Miles de personas se concentraron en Bayona para convertir en fiesta la derrota de ETA. Alrededor de 7.000, según la Policía, y 20.000, según los organizadores. En el escenario y en lugares destacados, diferentes rostros para dar credibilidad a lo que estaba sucediendo. Los mediadores civiles, la cúpula de la izquierda abertzale, hasta Josu Zabarte, Carnicero de Mondragón, un histórico expreso de la banda cuya presencia el día del desarme suponía todo un mensaje interno.

En Bayona, Otegi aventuraba que ahora tocaba hablar de los presos. A punto de cumplirse 58 años desde que en 1959 se fundase, ETA entregó ayer las armas sin haber cumplido ni uno solo de los objetivos para los que se creó, habiendo asesinado a 850 personas y con 350 de sus miembros en las cárceles.

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE