Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Consulta catalana 9N

El Parlamento catalán y la Generalitat aceleran la desconexión en respuesta a la sentencia del 9-N

La Cámara catalana precipita la ley de ruptura y el Gobierno autonómico advierte de que "no le temblarán las piernas" con el referéndum

El expresidente de la Generalitat Artur Mas y las exconselleras Joana Ortega (i) e Irene Rigau durante la rueda de prensa.

El expresidente de la Generalitat Artur Mas y las exconselleras Joana Ortega (i) e Irene Rigau.

EFE
15/03/2017 a las 06:00
  • Colpisa. Barcelona

Veinticuatro horas después del fallo judicial sobre el 9-N, que inhabilita a Artur Mas, Joana Ortega e Irene Rigau, el Gobierno autonómico, Junts pel Sí y la CUP avisaron que mantienen intacta su hoja de ruta, que su voluntad para que se celebre el referéndum es inquebrantable y no pisarán el freno. Una respuesta contundente, primero en clave interna, para que no entren dudas a la tropa secesionista ni caiga en el desánimo, y también de cara al resto de España para advertir al Gobierno central y a los poderes del Estado de que el objetivo del referéndum no tiene marcha atrás a pesar de los reveses judiciales.

Para que visualice este mensaje aceleraron los trabajos para aprobar antes del verano la ley de transitoriedad jurídica, la norma clave de la legislatura para sentar las bases del futuro Estado independiente y para dar cobertura al referéndum. La ley está guardada en un cajón para evitar que la anule el Constitucional, pero a partir de este jueves Junts pel Sí y la CUP se pondrán manos a la obra para tenerla lista para el momento que consideren decisivo. Sin embargo, antes de llevarla al pleno, tienen que cumplir algunos trámites parlamentarios. Algunos de calado, como reformar el reglamento de la Cámara para que cualquier grupo parlamentario pueda tramitar proposiciones de ley en lectura única. Esta modificación del funcionamiento, que ya está regulada en el Congreso y otras cámaras autonómicas, debe hacerse mediante una ponencia, que la Mesa de la Cámara catalana, con los cuatro votos de Junts pel Sí que le dan la mayoría en ese órgano, aprobó hoy.

La ponencia se constituirá el jueves con la ausencia de todos los grupos de la oposición, que rechazan un cambio ad hoc en el reglamento que pretende que los independentistas puedan aprobar a su antojo la ley más trascendental en 40 años de autonomismo en Cataluña en un día, en lectura única y sin posibilidad de presentar enmiendas.
Pero el tiempo apremia, los 18 meses previstos para la legislatura se agotarán en junio y el independentismo tiene muchas promesas que cumplir en tres meses si quiere mantener el pulso con el Estado y que la presión de la calle siga apretando con la misma intensidad que hasta ahora.

Por eso Mas instó a los suyos a "aprovechar" la sentencia del 9-N para fortalecer el proceso. Su inhabilitación, sin embargo, no ha causado la indignación y la respuesta social que seguramente provocará, si se produce, la condena de Forcadell. Poco después de conocer su condena, Mas pidió al Gobierno catalán "firmeza y determinación" y que no se dejen "impresionar" por los tribunales.

Unas palabras que el Ejecutivo de Carles Puigdemont hizo suyas para advertir al Gobierno central de que "no le temblarán las piernas" para celebrar el referéndum en septiembre. Como muy tarde ese mes, porque la CUP dejó claro que si hay más inhabilitaciones (sobre todo la de la presidenta de la Cámara catalana), el calendario deberá acortarse.

"Mantenemos inalterada nuestra voluntad de hacer un referéndum", expresó la consejera de la Presidencia, Neus Munté. Los soberanistas quisieron aparecer tan contundentes en su defensa de la consulta secesionista, que tanto Mas como Munté incluso descartaron elecciones para este año para dejar claro que el único plan es la consulta.

Expositores del proceso La Generalitat calificó la sentencia contra el 9-N de "malévola" y acusó al Estado español de tener "fobia a la democracia". "Las urnas no se pueden condenar", dijo Munté para quien el fallo "ha condenado a los 2,3 millones de personas" que votaron en el 9-N.

En línea con la estrategia del Gobierno catalán de emplear foros internacionales para denunciar la actitud "de España" y vender el proceso como algo inevitable para liberarse de un Estado que presenta como antidemocrático, la Generalitat reveló que "cuenta" con Mas, Rigau y Ortea para que hagan de "expositores" y expliquen por el mundo "lo que pasa en España".

Mientras, los tres condenados firmaron este martes la notificación de sus sentencias por la consulta del 9-N. Mas, inhabilitado duranet dos años, se ratificó en que esta causa no acabará con el recurso en el Supremo, sino en la corte de derechos humanos de Estrasburgo.

"Iremos hasta el final", dijo. Rigau, por su parte, condenada a 18 meses de inhabilitación, rubricó el documento en el Parlamento catalán porque es diputada autonómica. Rodeada de buena parte del grupo parlamentario de Junts pel Sí y del de la CUP, no descartó no abandonar su escaño.

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra