Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
POLÍTICA

Rajoy esquiva el acuerdo con Ciudadanos en materia de regeneración

Los populares ignoran su minoría absoluta y reivindican su fortaleza en el Senado

Mariano Rajoy y Albert Rivera en su anterior encuentro.

Mariano Rajoy y Albert Rivera en su anterior encuentro.

AFP
12/03/2017 a las 06:00
  • COLPISA. MADRID

Nunca 137 diputados otorgaron a un partido la capacidad de ceder sólo lo justo e incluso permitirse algún exceso. La exigua representación del PP, al menos para gobernar con holgura, no ha impedido a los populares desdeñar las exigencias de su socio, Ciudadanos, e incluso sacar a pasear su mayoría absoluta en el Senado para frenar las ansias de la oposición en el Congreso. Al fin y al cabo, aun a sabiendas de que las urnas se llevaron el tiempo en el que disponía a su antojo y sin contar con nadie, Mariano Rajoy ya advirtió en su sesión de investidura: "Accedo al Gobierno para perseverar". Los últimos acontecimientos han certificado que si bien el presidente está dispuesto a tender puentes, apenas se moverá de su espacio. La estrategia, desde luego, hasta el momento no puede decirse que no le haya dado buenos resultados. Gobierna cuando nadie habría apostado por él a principios de 2016. Y siendo así, en sus filas es poco menos que un visionario. Su filosofía de aguantar sin inmutarse se ha impuesto en prácticamente todos los ámbitos y, de este modo o a pesar de ello, Pedro Antonio Sánchez sigue al frente del Gobierno de Murcia; el acuerdo con Ciudadanos, vigente; y los Presupuestos, en el horno del Ministerio de Hacienda. Las campanas de ruptura con su "socio preferente" suenan cada semana casi sin excepción. Pero, como mucho, el jefe del Ejecutivo ha llegado a admitir la tarea de "reconducir" la situación. Eso no significa que vaya aceptar con gusto que el Congreso investigue las finanzas del PP o que vaya a proceder a una reforma constitucional para eliminar los aforamientos o limitar a dos los mandatos del presidente del Gobierno. Hay aspectos del pacto con los liberales que siempre se pensó en esquivar. Es el caso de la creación de una comisión parlamentaria que analizará, si no concluye antes la legislatura, la financiación de los conservadores. La suma de PSOE, Podemos y Ciudadanos es suficiente para impulsar el órgano en la Cámara baja. "El PP ya no tiene mayoría absoluta", trata de denunciar la oposición. Pero los populares han resuelto pagar con la misma moneda allí donde pueden y ya han registrado en el Senado una solicitud para que una comisión similar repase las cuentas de todos los partidos.

El caso de Murcia es singular. La redacción del pacto nacional con Albert Rivera ofrece una ambigüedad calculada que permite al PP justificar que Pedro Antonio Sánchez siga en el cargo al no estar "imputado formalmente". Ni el enfado de Ciudadanos ni su tentativa al PSOE para provocar una convocatoria electoral en la región, alteran a los populares. Oposición dispersa La actitud de Rajoy no se debe a que desconozca que en el Congreso y algunos parlamentos regionales la alternativa es posible. Numéricamente, la alianza puntual de PSOE, Podemos y Ciudadanos podría acabar con el Gobierno del PP o, lo que es lo mismo, bloquear la Cámara baja. Pero en la Moncloa no contemplan a día de hoy que la legislatura esté entrando en una fase de inestabilidad. En primer lugar, fuentes gubernamentales recuerdan la dificultad, constatada en 2016, de que las tres fuerzas logren articular un proyecto en torno a su mayoría. El PSOE y Podemos, receloso uno del otro, mantienen una disputa por el voto de la izquierda, y Ciudadanos y Podemos rivalizan por representar el cambio. Una confusión que da cierto oxígeno al Ejecutivo. Por otro lado, en el PP observan los contactos del partido de Rivera con el de Pablo Iglesias con incredulidad. Entienden que los liberales necesiten marcar su territorio y presionar a Rajoy para que cumpla lo pactado, pero se muestran escépticos sobre que Ciudadanos vaya a echarse en brazos de Podemos y el PSOE y con ello asumir el riesgo de perder al votante de centro-derecha. Y por último, en el Ejecutivo descartan que a alguien le interese echar al traste la legislatura y forzar elecciones. Si el PSOE está aún por recomponerse, Podemos necesita tiempo para asentarse tras los conflictos internos de la última etapa y Ciudadanos, espacio para construir su propio relato político, sólido y diferenciado del PP. En este escenario, el 31 de marzo el Gobierno tiene previsto aprobar las cuentas de 2017 y enviarlas a las Cortes. Ya se han establecido contactos con Ciudadanos, PNV, Coalición Canaria e incluso se sondea a la antigua Convergència. Y si el acuerdo no es posible, "que todos se retraten". El Gabinete de Rajoy quiere demostrar que hace lo imposible por sacar adelante su proyecto. "Luego cada uno toma sus propias decisiones y asume sus responsabilidades", avisó el presidente este viernes desde Bruselas. Ese será precisamente el discurso con el que, llegado el caso, los populares pedirán el voto, y hasta la mayoría absoluta, a sus electores.

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra