Elecciones 26J

Iglesias pone en cuestión la limpieza del proceso electoral a 3 días del 26-J

Es la Junta Electoral Central y la que supervisa, informa, resuelve y ejerce la potestad disciplinaria del proceso electoral, que está judicializado

Iglesias pone en cuestión la limpieza del proceso electoral a tres días del 26-J

El candidato de Unidos Podemos a la Presidencia del Gobierno, Pablo Iglesias (d), y el líder de IU, Alberto Garzón (i), durante el acto electoral que celebran esta tarde en Jerez de la Frontera.

EFE
Actualizada 23/06/2016 a las 21:55
  • COLPISA. MADRID
No hubo excepción. Uno tras otro, los dirigentes de la oposición cargaron este jueves de nuevo contra Mariano Rajoy por mantener en su cargo al ministro del Interior tras la publicación de sus conversaciones con el director de la Oficina Antifraude de Cataluña. Pero Pablo Iglesias fue un paso más allá. El líder de Podemos dejó caer que el resultado de los comicios del domingo estará bajo sospecha si, en el ejercicio de sus funciones, Jorge Fernández Díaz permanece al frente del dispositivo electoral. "Creo -dijo- que todos los españoles tenemos motivos para estar preocupados".

El candidato de Unidos Podemos alegó que el Ministerio del Interior es el encargado de velar "por la seguridad en las votaciones" y que, por lo tanto, la garantía para que no se produzca manipulación es que éste "funcione". "Da la impresión, a la vista de los últimos acontecimientos, de que no funciona muy bien -añadió en unas declaraciones a Cuatro-; confío en los funcionarios de ese Ministerio, pero hemos asistido a una imagen de España propia de una república bananera y de 'Mortadelo y Filemón'".

En realidad, Iglesias se equivoca. En España, como en cualquier democracia, no son ni el Ministerio del Interior ni ningún otro órgano del Gobierno quienes deben garantizar la limpieza del proceso, que está plenamente judicializado. Es la Junta Electoral Central, compuesta por ocho magistrados del Tribunal Supremo y cinco catedráticos de Derecho o de Ciencias Políticas y Sociología, la que supervisa, informa, resuelve y ejerce la potestad disciplinaria. Los catedráticos son nombrados por el Ejecutivo, pero lo hace a propuesta de los grupos parlamentarios, y los ocho magistrados son designados mediante sorteo por el Consejo General del Poder Judicial.

Es cierto que es el Gobierno el que, cada jornada electoral, informa desde el centro de datos habilitado al efecto sobre cuál ha sido el resultado de la votación. Pero a eso se reduce todo: a informar. Y, además, a informar de unas cifras que se corresponden con el recuento público realizado en cada mesa ante interventores y apoderados de los partidos; cifras que, en todo caso, tienen carácter provisional. Son las juntas electorales provinciales -también compuestas por tres jueces de los tribunales superiores de justicia y dos licenciados en Derecho o en Ciencias Políticas y Sociología- las que realizan, tres días después de las votaciones, el escrutinio definitivo en "un acto único" que, para más transparencia, conforme a la ley, también tiene "carácter público".

"ESPAÑA NO ES VENEZUELA"

El modelo es enormemente garantista e incluye múltiples cautelas. Eso explica que jamás ninguna formación haya cuestionado (hasta ahora que Iglesias lo ha hecho de manera preventiva), el resultado de unas elecciones en los últimos cuarenta años; aunque haya habido, como es lógico, reclamaciones ocasionales.

El aviso de Iglesias fue respondido por Mariano Rajoy con un comentario displicente. "España no es Venezuela -dijo en un mítin en Sevilla- que es lo que parece que quieren algunos". En el PSOE, califican el planteamiento del líder de Podemos de "auténtica burrada" impropia de "un experto" en Ciencias Políticas. "¿Quizá empieza a tener algo de miedo ante la evidencia de que el 'sorpasso' no se va a materializar y ya está poniéndose la venda?", ironizan en el equipo de Pedro Sánchez.

Eso no quita para que el primer partido de la oposición coincida con Unidos Podemos en que Fernández Díaz no debería estar un día más al frente de su departamento. Y, de hecho, su candidato reclamó este jueves a los votantes que actúen en consecuencia. "Como no van a dimitir ni Rajoy ni el ministro del Interior -dijo-, propongo que les dimitamos en bloque el domingo". También Albert Rivera advirtió al jefe de su Ejecutivo de que, si no hay cese, le hará "responsable" del "uso partidista" de las instituciones. Y, el portavoz de Convergencia, Francesc Homs, reclamó que, tan pronto como se constituya el Congreso, se corforme una comisión de investigación.
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra