Elecciones 26J

Iglesias apuesta por el autonomismo radical en las comunidades nacionalistas

Defiende la consulta en Cataluña para atraer el voto de los partidarios del derecho a decidir que no reclaman la independencia

El candidato de Unidos Podemos a la Presidencia del Gobierno, Pablo Iglesias, y el coordinador de IU, Alberto Garzón (d).

Efe
22/06/2016 a las 06:00
  • COLPISA
Podemos sorprendió el 20-D al ser la fuerza más votada en Cataluña y el País Vasco. Ahora, la coalición liderada por Pablo Iglesias no solo aspira a repetir los resultados, sino que da por seguro que los va a mejorar. Los datos del CIS avalan las esperanzas de Unidos Podemos. Según el último barómetro, en Cataluña la coalición podría pasar de 12 a 15 escaños y en Euskadi lograr seis diputados frente a los cinco del PNV. El secreto de la formación morada para superar a las fuerzas nacionalistas e independentistas en sus territorios -algo que solo había logrado el PSOE-, es nadar entre dos aguas. Los dirigentes de Podemos son capaces de definirse como "patriotas" españoles a la vez que abogan por la descentralización del modelo territorial o el reconocimiento del derecho de autodeterminación de las diferentes naciones que, según ellos, integran España. Así, en el programa electoral de Podemos figura, por ejemplo, la promesa de "reconocer constitucionalmente la naturaleza plurinacional de España, como también a asegurar el derecho de los gobiernos autonómicos a celebrar consultas a la ciudadanía sobre el encaje territorial del país".

Aunque Unidos Podemos se compromete con el derecho a decidir, también avanza que se volcará en pedir la permanencia en España de Cataluña o cualquier otro territorio que tenga aspiraciones secesionistas en unos hipotéticos referendos. Podemos rechaza el independentismo aunque se justifica la consulta soberanista en la defensa de los valores democráticos. "Que se quede en España quien quiera estar", que exista un compromiso democrático, viene a decir Iñigo Errejón.

Los catalanes, por ejemplo, deben decidir sobre su futuro y su encaje en España, se afirma en la dirección morada. Lo que tampoco se niega es que esta arriesgada apuesta le ha dado excelentes resultados a la formación morada. No sólo le ha reportado miles votos en Cataluña y País Vasco, sino que parece no haberle pasado factura en el resto de España ni siquiera en los territorios más conservadores.

Sin embargo, el derecho a decidir puede ser un problema para Iglesias en el caso de que logre alcanzar la Moncloa. Como presidente del Gobierno se vería obligado a corresponder una promesa que no puede cumplir por sí solo porque, según los expertos, requiere nada menos que una reforma constitucional. Y en este punto no encontrará ninguna condescendencia del PSOE ni del PP.

"Engaña a la ciudadanía"

Pedro Sánchez insistió este martes en que jamás apoyará un Gobierno que defienda la autodeterminación. "No es posible. No engañes a la ciudadanía", le dirigió el secretario general socialista a su homólogo de Podemos durante un mitin en Madrid. "Le digo a Iglesias -añadió Sánchez- que frente al derecho de autodeterminación que él defiende, los socialistas defendemos el derecho a convivir unidos en la diversidad. Todos los socialistas defendemos lo mismo".

Ajeno a estos comentarios, el candidato de Unidos Podemos mantiene que con él al frente del Ejecutivo central las nacionalidades históricas podrán votar sobre su futuro a imagen y semejanza de lo que se ha hecho en Quebec o Escocia. También sostiene que la consulta que propone cabe perfectamente en la Constitución si existe voluntad política, la misma que no encuentra en ninguno de los otros grandes partidos. En cualquier caso, sabedor de que el referéndum es uno de los grandes obstáculos para un asalto al poder, Iglesias afirmó hoy que no pondrá líneas rojas en unas posibles negociaciones para formar gobierno. Ni siquiera el derecho a decidir, algo que en cambio sí mantienen como irrenunciable sus socios de En Comú Podem.

El candidato de Unidos Podemos se mostró dispuesto a escuchar otras propuestas para desatascar el problema catalán, pero, aseguró, ninguna de las que han puesto sobre la mesa el resto de fuerzas logrará frenar el independentismo catalán como si lo haría una consulta soberanista. Precisamente, el líder de Podemos se centró este martes en desmontar la propuesta socialista de una reforma constitucional que profundice en los aspectos federales del modelo autonómico. "No es una propuesta, es un anacronismo. Plantear a la sociedad catalana lo mismo que se planteaba hace ocho años no es sensato", criticó durante una entrevista en la cadena Ser. Iglesias fue cuestionado a continuación si como presidente estaría dispuesto a permitir la secesión de Cataluña si en la consulta que propone se impusieran los independentistas. Iglesias no aclaró cuales serían sus pasos como presidente del Gobierno si ese caso se diera. "Ese resultado en ningún caso se daría", se limitó a responder.
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra