Elecciones 26J

Sánchez avisa a Iglesias de que no pedirá a sus bases elegir socio

El líder del PSOE promete que volverá a consultar a la militancia sobre un programa de gobierno pero no sobre quién es mejor aliado

Sánchez avisa a Iglesias de que no pedirá a sus bases elegir socio

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, y el secretario general del PSOE y candidato a la Presidencia del Gobierno de España, Pedro Sánchez.

EFE
Actualizada 07/06/2016 a las 21:35
  • COLPISA. MADRID
Pedro Sánchez volverá a consultar a la militancia del PSOE cualquier eventual pacto de gobierno tras el 26 de junio, como ya hizo en pasado mes de febrero. Lo ratificó este martes en Sevilla ante Susana Díaz que, como la mayor parte de los barones críticos del partido, vivió como una auténtica traición que el secretario general les arrebatara de manera unilateral la potestad de decir la última palabra en esa materia.

En realidad, la destinataria de sus palabras no era la presidenta de la Junta de Andalucía ni tampoco el resto del partido. Y, si lo fuera, a los 'susanistas' les importa poco. Por un lado, han asumido ya que, sentado el precedente, resultará prácticamente imposible dictaminar en el futuro con quién o qué se pacta a la antigua usanza, con el único aval del comité federal. "Es lo malo de hacer las cosas por razones coyunturales", se lamenta un dirigente. Por otro lado, sostienen que los compromisos de Sánchez tienen implicaciones hoy, pero no necesariamente condicionan el mañana. "Ya veremos quién es determinante fuera y dentro del partido después de las elecciones", avisan.

El caso es que a quién pretendía lanzar el líder socialista un mensaje era a Pablo Iglesias, que lleva varios días tratando de forzar a Sánchez a aclarar con quién pactará. De momento, él sólo ha aclarado que reiterará su negativa a un Gobierno popular y que volverá a intentar entenderse con lo que denomina "las fuerzas del cambio". Pero evita por todos los medios pronunciarse sobre qué haría en caso de tener que elegir entre el PP y Podemos. "Ahí -dicen en su entorno- no debemos entrar; no vamos a dar por buena la posibilidad de ese escenario".

Iglesias retó el lunes a Sánchez a comprometerse con una consulta a la militancia porque, a su juicio, no hay ninguna duda de que, si se da a elegir a las bases, siempre preferirán el pacto con las fuerzas de izquierdas. Pero el líder del PSOE le replicó, en un desayuno organizado en la capital andaluza, que lo que él tiene en la cabeza no es una consulta para trasladar la responsabilidad de qué hacer a los simpatizantes, sino una en la que estos digan si lo decidido por la dirección del PSOE, la competente y la obligada a trabajar en un acuerdo por el interés general, les parece bien o no.

TRAMPAS

"Lo que votaron los socialistas no fue una pregunta tramposa, una pregunta que retorcía la realidad -dijo como crítica al referéndum celebrado por Podemos para dinamitar la negociación de la investidura en abril-. Nosotros lo que consultamos a la militancia del PSOE fue un acuerdo con más de 200 medidas para mejorar la calidad de vida, el bienestar y el progreso de nuestro país". Eso, un pacto ya cerrado, y no una pregunta sobre si quieren al partido A o al partido B, es lo que dijo que volvería a someter a consulta si se dieran las circunstancias.

En el fondo, lo que de verdad pretendía Sánchez era escapar a un debate que es letal para su partido. La dirección socialista aún confía en que las encuestas que sitúan a Podemos por delante en votos y escaños hagan reaccionar a aquellos que se mantuvieron fieles a sus siglas en 2011 pero que el pasado 20 de diciembre se abstuvieron o decidieron votar a Iglesias para anclar a los socialistas a la izquierda. Creen que el vértigo puede llevarles a volver a los orígenes. Pero saben que si se instala como cierto e inmutable que la coalición del nuevo partido con Izquierda Unida es segunda fuerza el efecto puede ser el contrario, la resignación.

Uno de esos ex que nunca ha tenido pelos en la lengua, el expresidente extremeño Juan Carlos Rodríguez Ibarra advirtió este domingo en un almuerzo organizado por Deusto Business School e Icade Business School de que ve a su partido "sin pulso" y el propio Sánchez volvió a admitir en Sevilla que el gran reto es motivar a un electorado "desanimado", que ha visto cómo el PSOE fracasaba en el intento de gobernar.

Ibarra defendió que lo que ahora deben hacer los socialistas es dejar claro que si no ganan, se irán a la oposición y no pactarán "con nadie". Es una tesis en la que estaban también muchos de los críticos después del 20 de diciembre. El problema es que para ocupar la oposición tiene que haber un Gobierno, pero el expresidente adujo que eso es problema de los votantes. "Si usted me pone un escenario imposible, no espere gobierno, porque los políticos no somos magos, así que -presionó- piénselo bien".
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra