Elecciones 26J

El PP fía el pacto tras el 26-J a que el PSOE releve a Pedro Sánchez al frente del partido

Soraya Sáenz de Santamaría achaca a la "debilidad" del líder de los socialistas su negativa a facilitar un Gobierno de Rajoy

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante su intervención en un almuerzo en Badajoz

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy

efe
02/06/2016 a las 06:00
  • COLPISA
El 17 de diciembre, a tres días de las elecciones, el PP blandió por primera vez una tesis a la que habría de volver en los meses siguientes: ¿por qué no intentar una gran coalición con el PSOE? Aquella apuesta, aritméticamente vital para conservar la Moncloa, continúa siendo a día de hoy la fórmula que contemplan los populares para gobernar. El obstáculo, a su juicio, es el mismo de entonces, un Pedro Sánchez que ha roto los puentes con el Gobierno de Mariano Rajoy. Cinco meses después, sin embargo, barajan que el liderazgo del secretario general de los socialistas no resista ser vapuleado de nuevo en las urnas.

Las encuestas que maneja el PP apuntan a que el PSOE está en manos de los restos electorales que pueda obtener el 26 de junio y recogen que Unidos Podemos podría ubicarse como segunda fuerza política. En este escenario, fuentes cercanas a Rajoy entienden que julio podría ser un mes de cisma interno para los socialistas y, sin Sánchez al frente de la formación, son varios los dirigentes populares que creen que sería más sencillo llegar a un acuerdo de gobernabilidad. La impresión no es fruto de estos meses de desencuentro y puertas cerradas en las negociaciones para formar Gobierno.

Antes del 20-D, en el entorno del presidente ya sugerían tener más posibilidades de entendimiento con la dirigente andaluza, Susana Díaz, que con el actual secretario general, que tildaba de indecente a Rajoy y presumía de no querer tender puentes con los populares. Pero la relación con Sánchez se ha deteriorado aún más en los últimos tiempos.

Desde el Ejecutivo en funciones ni tan siquiera se esfuerzan por disimular su desdén hacia el representante del PSOE, que este martes descartaba abstenerse para facilitar un Gobierno del PP. "Cuando tu liderazgo no es fuerte, pues al final no tienes las ideas claras, no tienes personalidad, pones un día una vela a Dios y otra al diablo", censuró este miércoles la vicepresidenta en funciones en una entrevista en Antena 3. Soraya Sáenz de Santamaría lamenta que los socialistas se inclinen por "ser radicales, populistas y ponerse en brazos de Pablo Iglesias" y sólo comprende el movimiento si se debe a la "debilidad" de Sánchez.

El ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, interpreta, además, que el PSOE está esbozando una "fórmula imposible", una postura que comparten en el partido, donde ven complicado que los socialistas puedan sellar un acuerdo con Iglesias. Es más, algunas fuentes populares anticipan que ni PP y Ciudadanos, ni Podemos con los socialistas podrán sumar la mayoría absoluta necesaria para gobernar. Y en ese caso, advierten de que o el PSOE cambia de rumbo o habrá terceras elecciones. Cuestión de prioridades Para no llegar a ese extremo, en el PP recuerdan que el pacto con los socialistas podría materializarse de muchas maneras.

La coalición es la opción más lejana e improbable. Pero los populares, que aseguran no haber dejado de mantener contactos informales con el PSOE, confían en poder cerrar una hoja de ruta común en la que se establezcan reformas y plazos que garanticen la legislatura. En cualquiera de sus formatos, sin embargo, el acuerdo es la prioridad del partido de Rajoy. Lo primero porque el PP defiende que a estas alturas es una necesidad política y, lo segundo, porque siempre ha visto en Ciudadanos más un complemento que un socio exclusivo. "Hay que saber sumar", subrayaba el jefe del Ejecutivo el pasado 2 de mayo.

De lograr la cuadratura del círculo, el presidente se habría garantizado su supervivencia tras meses de cuestionamiento en sus propias filas. Lo suyo, dicen los 'marianistas', siempre ha sido una carrera de fondo. "Caminar rápido es mi manera de alcanzar objetivos, porque cuando no corres tienes menos posibilidades de tropezar", asegura el propio Rajoy en un vídeo electoral elaborado con sus caminatas matutinas en precampaña. Y para alcanzar el reto ni tan siquiera habría tenido que cambiar su discurso fundamentado en la economía. El mismo relato que, pese a la tozuda realidad de las urnas, en su entorno entienden que acabará dándole votos.
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra