Elecciones 26J

Rajoy advierte a Rivera de que su candidatura será innegociable si gana el 26-J

El líder del PSOE puntualiza que su partido no se abstendrá en una votación de investidura para permitir un Gobierno del PP

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante su intervención en un almuerzo en Badajoz

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante su intervención en un almuerzo en Badajoz

efe
01/06/2016 a las 06:00
  • COLPISA. MADRID
Con la confianza de quien se ve ganador de las elecciones, Mariano Rajoy calcula que la investidura del próximo presidente del Gobierno podría celebrarse incluso antes de que concluya julio, lo que supondría haber resuelto en treinta días el entuerto de los últimos cinco meses. Pero nada está escrito, ni tan siquiera que las negociaciones vayan a fluir esta vez como no lo hicieron tras el 20-D. Los partidos, por ahora, no parecen dispuestos a replantearse sus líneas rojas. Tampoco el presidente, que, como legítimo cabeza de cartel del PP, se niega a retirar su candidatura para facilitar un acuerdo con Ciudadanos en caso de que los populares vuelvan a ser la primera fuerza del país.

"Que alguien con 40 escaños quiera decirle a alguien con 123 que se tiene que ir, me parece dudosamente democrático", replicó Rajoy a Albert Rivera en una entrevista en Canal de Extremadura. El líder de ciudadanos sigue sin ver en el jefe del Ejecutivo al dirigente que se necesita para esta nueva etapa política. Pero la candidatura de los populares a la Presidencia del Gobierno es, al menos a día de hoy, innegociable. Si "los españoles dicen que es el PP quien tiene que gobernar", el líder del partido conservador no se plantea dar un paso atrás y conceder su cabeza en aras de un acuerdo de gobernabilidad con Ciudadanos.

El veto de Rivera es, sin embargo, tan posible como que el PSOE se niegue de nuevo a dialogar con el PP para afianzar a Rajoy en la Moncloa. La suma de estos factores desmontaría los planes del presidente, que aspira a conseguir su segunda legislatura con el apoyo activo o pasivo de las dos formaciones que contempla como socios potenciales tras el 26-J. Desde el viernes, el PP se aferra a la promesa formulada por el secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez, ante el Círculo de Economía de Sitges: "No habrá unas terceras elecciones". Y dado que el entendimiento con Podemos es extremadamente complicado, los populares han querido intuir en esa reflexión que el PSOE podría llegar a abstenerse para que gobierne Rajoy. Sánchez, sin embargo, quiso este martes zanjar un debate dudosamente provechoso para su partido en precampaña. "No me lo planteo, lo descarto", sentenció en un foro organizado por El Mundo, desterrando así del relato de precampaña la posibilidad de favorecer de manera indirecta que el PP se mantenga en el poder.

Ni abstención ni coalición, añadió Antonio Hernando. El portavoz parlamentario del PSOE en el Congreso advirtió de que su formación concurre a los comicios para ser "la alternativa al PP", y esa es la razón por la que, según los socialistas, Rajoy trata de ningunear a Sánchez al tiempo que extiende la idea de que Podemos va camino de convertirse en la fuerza hegemónica de la izquierda.

REFORMA ELECTORAL

Las posiciones encontradas no distrajeron este martes, sin embargo, al PP de su intento de extraer de PSOE y Ciudadanos el compromiso de permitir que gobierne el partido más votado. La campaña emprendida por los populares tan sólo sirve por ahora para señalar a ambas formaciones como culpables de impedir que Rajoy constituyera un ejecutivo tras el 20-D. Pero anticipa el problema con el que podría encontrarse el presidente el día después de los comicios. "Hay una manera muy fácil de evitar otras elecciones y es que todos nos comprometamos a respetar la decisión de los españoles", exhortó la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría. El problema para el PP es que el sistema parlamentario no establece que tenga que gobernar necesariamente aquel partido con un mayor número de respaldos en las urnas, sino el que más escaños logre sumar a su proyecto. "El PSOE sólo se acuerda de esta regla cuando pierde", protestó el vicesecretario de Comunicación de los populares. Pablo Casado se mostró partidario, además, de abordar una reforma electoral que evite en el futuro los bloqueos. Varias fuentes de la dirección del partido descartaron, sin embargo, que el PP esté pensando en una modificación para garantizar por ley lo que se le ha resistido en la práctica: el Gobierno de la primera fuerza política.
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra