Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Elecciones 26J

El PP concluye que el veto de Sánchez a Rajoy moviliza a sus electores

El partido maneja sondeos que le otorgan 130 escaños y admite su optimismo pese al temor a que el 26-J pinche nuevamente su burbuja

Rajoy, abrochándose la americana mientras Sánchez tiende su brazo para saludarle.

Rajoy, abrochándose la americana mientras Sánchez tiende su brazo para saludarle.

EFE
09/05/2016 a las 06:00
  • COLPISA. MADRID
Mariano Rajoy encontró siempre en el portazo de Pedro Sánchez la razón primera y última que justificaba su estrategia de permanecer al margen de la formación de Gobierno y a la espera de nuevas elecciones. Cuatro meses después de aquel "no es no", el rechazo del PSOE puede convertirse ahora, además, en la principal baza de los populares para afianzar su suelo electoral y amarrar el voto de centro-derecha. Los estudios cualitativos que manejan en la dirección del PP identifican, según fuentes de la cúpula, que el veto "irrita" a sus votantes tanto como para respaldar a Rajoy el 26-J y pasar por alto los casos de corrupción.

Sondeo a sondeo, en el partido han constatado que los escándalos ya no conllevan un nuevo coste electoral. "Los votantes no castigan dos veces si en la segunda ocasión se castigan a sí mismos", defiende un dirigente del PP. Por eso, tras la manifiesta incapacidad de las fuerzas políticas para alumbrar un Gobierno y la línea roja marcada por el PSOE, los populares calculan que el 26 de junio podría pesar más la voluntad de favorecer un Ejecutivo "estable y resolutivo" que sancionar un pecado que entienden que fue purgado en los comicios de diciembre.

En este escenario, conviene recordar el análisis, simplificado, que manejan en la sede central de la calle Génova. En las pasadas elecciones, el PP conservó 60 de cada 100 votos recibidos en el año 2011, el de la mayoría absoluta. De los restantes, 15 se fugaron a Ciudadanos, otros tantos se quedaron en casa, y 10 o bien optaron por otras formaciones o fallecieron en la última legislatura. En esta ocasión, salvo ligeras excepciones de ciudadanos que se inclinan por apoyar a Albert Rivera como alternativa a Rajoy, el partido sostiene que está en disposición de conservar su masa electoral, y trata ahora de captar a parte de los que se pasaron a la formación liberal y, sobre todo, a los abstencionistas.

Para este reto los populares cuentan con dos elementos a su favor. La última publicación del CIS revelaba que la capacidad de gestión del PP fue el motivo que más valoraron sus votantes y, visto el transcurso de los acontecimientos, sólo un 1,4% de los electores cambiaría ahora la papeleta azul. Un buen punto de partida para una formación que aspira a movilizar a los suyos bajo el pretexto de que sólo Rajoy está en disposición de mantener "la senda de recuperación y la creación de empleo" cuatro años más.

PERSPECTIVAS

En Génova hace semanas que cruzan los dedos por que la teoría del voto útil triunfe y los españoles decidan concentrar su apuesta de centro-derecha en el PP. Los populares interpretan que la incertidumbre prolongada en el tiempo, los amagos de un pacto de izquierdas a la portuguesa y la decisión de Ciudadanos de sumar sus fuerzas a las del PSOE, podrían favorecerles en la nueva etapa. Por ahora, sus propios sondeos sitúan al partido de Rajoy en torno a los 130 escaños, siete más que en los anteriores comicios. Esta expectativa ha logrado despertar la vieja aspiración de poder ensanchar su bloque ideológico lo suficiente como para que un acuerdo con la formación de Rivera les garantice gobernar. Incluso barajan la posibilidad de que Podemos e IU logren el 'sorpasso' al PSOE y este hecho facilite que los socialistas, imposibilitados para liderar la alternativa, se abstengan y permitan un Ejecutivo del PP.

Si así fuera, la propuesta de gran coalición con Sánchez, a la que tantas veces recurrió Rajoy, quedaría relegada, aunque los populares siguen temiendo que su fantasía vuelva a saltar por los aires la noche electoral. "Nuestros movimientos dependerán de cómo quede redibujado el tablero", recuerdan en el partido, donde auguran semanas de especulaciones a falta de pronósticos fiables.

En el círculo del presidente aún recuerdan el cierre de las urnas el 20 de diciembre. El batacazo del PP no supuso tanta decepción como el pinchazo de Ciudadanos, y en la séptima planta de Génova se llevaron las manos a la cabeza ante la conclusión de que sin el PSOE conservar la Moncloa sería imposible. Entonces ya se mantenían con la formación de Sánchez los mismos "contactos informales", tanto a nivel parlamentario como autonómico, que se han sostenido en el tiempo. Pero, según fuentes populares, ninguna de las conversaciones está aún encaminada a construir los puentes que podrían tener que cruzar tras el 26 de junio.
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra