Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

TRIBUNALES

La juez cerca al supuesto testaferro del ático de Ignacio González

Quiere conocer los viajes a España del estadounidense Rudy Valner para aclarar quién compró el piso de Guadalmina

Ignacio González llega a los juzgados para declarar como investigado
Ignacio González, a su llegada a los juzgados.
EFE
  • COLPISA. MADRID
Actualizada 06/05/2016 a las 06:00
La juez que investiga la compra del ático de Málaga del expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González ha pedido a la policía que acredite las entradas y salidas de España del presunto testaferro Rudy Valner, entre el 1 de enero de 2007 y el 1 de febrero de 2013. La titular del Juzgado de Instrucción número cinco de Estepona quiere acreditar con esta diligencia quién fue la persona que realmente compró el ático que González y su mujer tuvieron en alquiler durante varios meses.Y las sospechas van dirigidas precisamente al ciudadano estadounidense Valner y a una sociedad radicada en Delaware, paraíso fiscal de ese país.

Según las escrituras que el expresidente presentó en la causa, el ático ubicado en la urbanización Alhambra Golf de Guadalmina fue comprado el 18 de diciembre del año 2012, aunque lo tuvo alquilado desde el año 2008. González siempre ha defendido que no lo compró antes del 2012 porque el ático no estaba inscrito en el registro de la propiedad. Sin embargo, la acusación popular del procedimiento considera que el exdirigente del PP madrileño ha sido siempre el propietario y que existen numerosos indicios de la comisión de un delito de blanqueo.

En su declaración judicial, González dijo que las gestiones para el alquiler, primero, y luego la compra del ático se realizaron “principalmente por teléfono” y que no conoció a Valner hasta que se formalizó la adquisición en diciembre de 2012. Es decir, según su versión, no tuvo comunicación en persona con él en cuatro años. “Toda mi actuación ha sido legal y clara”, defendió el investigado tras su declaración, que sostuvo que pagó “un alquiler con transferencias bancarias”.

El expresidente de la Comunidad de Madrid insistió en que pudieron hacerse con el ático gracias a la indemnización que cobró su mujer en mayo de 2011 (unos 636.000 euros netos). El resto, hasta completar los 741.100 euros que constan en la escritura de la casa, según la declaración judicial, se habría cubierto con un préstamo bancario.

EXPEDIENTE Y TESTIGOS

Además de los viajes del supuesto testaferro, el juzgado de Estepona también sigue adelante para indagar el patrimonio tanto de Ignacio González como de su mujer, Lourdes Cavero, también investigada. Ambos pidieron a la juez que no investigaran sus cuentas.

En otra pesquisa reclamó a la policía que le envíe todo el expediente que posea sobre el caso del ático del expresidente, “indagaciones, gestiones o investigaciones”, así como “todas las notas de trabajo y notas de gestiones que obren en el mismo”.

Del mismo modo, la juez decidió llamar a declarar al comisario que participó en la investigación de la compra del ático, Agapito Hermes de Dios, y quien denunció el robo de algunas notas del expediente del caso en la comisaría de Marbella.

Hermes de Dios dejó el máximo cargo en la policía de Marbella cuando fue expedientado en abril de 2012 al reconocer su participación en la investigación sobre González. El expresidente decidió denunciarle, pero el asunto quedó zanjado por “no tratarse de una investigación delictiva ni tampoco divulgada por el imputado”.
Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE