Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Pactos de Gobierno

Iglesias encomienda a Echenique explorar la confluencia con IU

Errejón mantiene su oposición a una alianza a nivel nacional que si fructifica podría provocar un terremoto interno en Podemos

Pablo Iglesias y Alberto Garzón.
Pablo Iglesias y Alberto Garzón.
ARCHIVO
  • COLPISA. MADRID
Actualizada 22/04/2016 a las 15:55
La posibilidad de confluir con Izquierda Unida amenaza con desencadenar un terremoto interno en Podemos a cuenta de las contrapuestas opiniones de Pablo Iglesias e Iñigo Errejón. El líder del partido dejó claro este jueves que está decidido a pelear para concurrir junto a IU a unas nuevas generales, una opción que había rechazado de plano para los comicios del 20 de diciembre. Ahora, sin embargo, "estamos en una coyuntura histórica (distinta) y toca estar a la altura", justifica Iglesias. De momento, el secretario general ya ha dado el paso de encomendar a Pablo Echenique, secretario de Organización y hombre su máxima confianza, que explore las posibilidades de una alianza electoral.

Pese a remarcar su voluntad a pactar con la formación de Alberto Garzón, Iglesias insistió en que hasta el momento solo se han producido unos "contactos preliminares" en los que no se ha concretado nada. En cualquier caso, continuó, "lo razonable es que estas conversaciones se mantengan".

El secretario general de Podemos buscó este jueves disipar cualquier sombra de división interna y afirmó que existe consenso en la cúpula de Podemos para buscar una confluencia de la izquierda. Esta unidad de la que presumió Iglesias contrasta, sin embargo, con el rechazo público y expreso de Errejón a una alianza de ámbito nacional. El número dos de Podemos se mantuvo este jueves firme en sus posiciones y señaló que Podemos está dispuesto a buscar alianzas siempre y cuando éstas se den territorio a territorio.

Errejón insistió en su tesis de conformar una candidatura transversal que pueda atraer a votantes de diferentes ideologías y esto, sostienen en su entorno, no se logrará con un giro a la izquierda. Según zanjó Errejón, "el objetivo no es formar un gobierno al servicio de los ciudadanos que se identifiquen con la izquierda, sino al servicio de los ciudadanos que se identifiquen con la justicia social".

Si Iglesias sigue adelante con el propósito de pactar con IU deberá someter la decisión a las bases. Hasta ahora, Errejón ha asumido su papel de número dos y no ha desafiado el poder del secretario general cuando han tenido desencuentros. Pero si en esta ocasión decide mantener su oposición a la confluencia de la izquierda, la militancia de Podemos podría encontrarse en la tesitura de elegir entre una propuesta defendida por Iglesias y otra por Errejón. Surgiría entonces la duda de si el derrotado dará un paso al lado en la dirección del partido, una posibilidad con la que el líder del partido ya ha amenazado en votaciones pasadas.

FIRMEZA EN IU

Mientras Podemos mantiene su debate interno, Izquierda Unida disfruta de una posición de fuerza de la que no dispuso cuando Podemos le dio calabazas para concurrir el 20 de diciembre en una candidatura de unidad popular. Garzón, consciente del interés de Iglesias por contar con su millón de votos, ya ha dibujado sus líneas rojas. Según señalan fuentes próximas al líder de IU, las negociaciones formales no se iniciarán hasta que Podemos deje clara su disposición a confluir, y esto no sucederá hasta que Iglesias y Errejón acerquen posiciones.

Garzón tampoco renunciará a sus siglas. Esto, insisten desde IU, no se debe a ninguna maniobra para obtener subvenciones electorales. Estas se repartirían tras los comicios conforme se acuerde con Podemos. La voluntad de la IU es mantener su independencia y no quedar absorbida dentro de la estructura de la formación morada.

Sumados los resultados de las generales, la confluencia entre Podemos e IU obtendrían 84 diputados, ambas formaciones lograron el 20 de diciembre por separado 69 y 2 escaños. A pesar de esta mejora, la alianza no lograría superar al PSOE, que en esa extrapolación perdería dos representantes y se quedaría con 88. El principal perjudicado del pacto sería el PP, que bajaría de los 123 escaños que cosechó hace cuatro meses a los 117 con la nueva asignación de los restos electorales. De trasladarse estos resultados a unos futuros comicios PSOE, Podemos e IU lograrían la mayoría absoluta en la Cámara baja en caso de lograr el respaldo de los cinco diputados del PNV.

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE