Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

tribunales

​Manos Limpias siguió extorsionando a la infanta Cristina tras su declaración

El juez Pedraz envía a prisión a Bernard y Pineda, acusados de fraude de subvenciones, extorsión, amenazas y pertenencia a organización criminal

Ampliar UDEF investiga a Manos Limpias y a Ausbanc por presunto chantaje
UDEF investiga a Manos Limpias y a Ausbanc por presunto chantaje
  • colpisa. madrid
Actualizado el 19/04/2016 a las 06:00
El tándem extorsionador de los dirigentes de Ausbanc y Manos Limpias no había tirado la toalla ni siquiera cuando Cristina de Borbón declaró como imputada ante el tribunal del 'caso Nóos' el 3 de marzo. La trama chantajista estaba convencida de que aún podía sacar tajada del caso y siguió ofreciendo sacar a la hermana del Rey del banquillo a cambio de tres millones de euros.

La riada de coacciones a bancos como La Caixa, Sabadell o Unicaja o a entidades como Facua y los chanchullos e irregulares de todo tipo en las dos asociaciones las narra con todo lujo de detalles el juez Santiago Pedraz a lo largo de las 24 páginas del auto con el que este lunes envió a prisión al presidente de los Usuarios de Servicios Bancarios (Ausbanc), Luis Pineda, y al secretario general del sindicato Manos Limpias, Miguel Bernard, acusados de fraude de subvenciones, extorsión, amenazas y pertenencia a organización criminal. En ese auto, el magistrado impuso comparecencias quincenales y la prohibición de abandonar el país a los otros tres dirigentes que hoy pasaron por la Audiencia Nacional: Javier Castro Villacañas, jefe de comunicación de Manos Limpias; Alfonso Solé Gil, tesorero de Ausbanc; y Angel Garay Echevarría, adjunto a Pineda.

Santiago Pedraz revela que es Pineda el que dirige todo el entramado y también las extorsiones a los abogados de Cristina de Borbón. El intento de chantaje comenzó el 29 de febrero pasado cuando el propio Pineda llamó al director general de la Fundación La Caixa, para la que trabaja la infanta, y le propuso llanamente retirar la acusación contra la exduquesa, siguiendo el mismo procedimiento que en su día siguió con el presidente de Unicaja, Luis Medel, a quien Manos Limpias retiró la acusación en el caso ERE a cambio de unos 470.000 euros pagados a través de convenios de colaboración con Ausbanc y publicidad en sus revistas. El 3 de marzo, solo horas después de la declaración de la infanta, el propio Pineda, en una conversación telefónica pinchada por la policía con su asesor de prensa, se quejó de la dureza de la letrada de Manos Limpias, Virginia López-Negrete, aunque se mostró seguro de que todavía era posible llevar a buen puerto el chantaje con la retirada de la acusación. "Se ha pasado, pero bueno luego tendrá que plegar velas y punto. Hacer lo que deba hacerse, no lo que le guste a ella (a López-Negrete). Además, su momento de gloria ya lo ha tenido", explicó el presidente de Ausbanc, que el 14 de marzo llegó incluso a contactar con el subdirector general de la Asesoría Jurídica del Banco Sabadell para que hiciera saber a Miquel Roca que la oferta para desimputar a la infanta seguía vigente, pero que los gastos de Manos Limpias en el proceso llegaban ya a los tres millones de euros, en un claro guiño para que desembolsaran esa cantidad, entiende el juez. El 29 y 30 de marzo, el directivo del Sabadell, con quien también había contactado Bernald, y Roca denunciaron el intento de chantaje a la UDEF. Fuente de ingresos Pero más allá de los intentos de chantajes, el magistrado describe una verdadera mafia liderada por Pineda, que, aunque hizo de su principal fuente de ingreso las coacciones, no solo se dedicaba a estas amenazas con Manos Limpias, pseudosindicato al que financiaba casi en su totalidad, como ariete judicial. El emporio montado por Pineda -con ramificaciones internacionales en Colombia, Venezuela, México, Reino Unido y Estados Unidos- incurrió, según Pedraz, en desvío de fondos, presuntas estafas a los asociados, negociaciones en perjuicio de sus adheridos.

La avalancha de pruebas contra los principales imputados no sirvieron para arrancarles una confesión. Lo negaron todo, según fuentes judiciales. Pineda fue el más vehemente y aseguró ante el juez ser víctima de una campaña para evitar que Ausbanc el 26 de abril comparezca ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea en una vista oral sobre la devolución de las cantidades cobradas por la aplicación de las cláusulas suelo.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE