Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

TRIBUNALES

Testigos sitúan a Correa y Crespo al frente de las empresas investigadas

Este jueves 7 de abril comenzaron a declarar los testigos de las defensas de los acusados

Correa se niega a declarar por falta de confianza en la Audiencia Nacional
Correa se niega a declarar por falta de confianza en la Audiencia Nacional
  • EFE. VALENCIA
Publicado el 07/04/2016 a las 16:36
Las declaraciones de los testigos solicitados por Francisco Correa y Pablo Crespo en el juicio por los contratos de la Generalitat valenciana con Gürtel para el expositor de la Comunidad en Fitur sitúan a ambos al frente de las empresas, aunque han explicado que no tuvieron constancia de sobornos.

El Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana acogió este jueves 7 de abril la primera de las sesiones para la declaración de once testigos a petición de las defensas de Correa y Crespo, acordadas a raíz de la ampliación de las conclusiones de la fiscal, que reclama condenas por asociación ilícita para los responsables de las empresas de la trama.

En sus declaraciones, tres exempleados y excolaboradores de este grupo de empresas explicaron que Francisco Correa era el máximo responsable y que Pablo Crespo era su "hombre de confianza" y el encargado de la gestión.

Al inicio de la sesión, la presidenta de la sala (y del tribunal), Pilar de la Oliva, advirtió a las partes que sólo admitiría preguntas relacionadas con la nueva acusación, indicación que ha mantenido con firmeza y que propició la celeridad de las declaraciones.

De hecho, la vista se tuvo que interrumpir en varias ocasiones porque el siguiente testigo citado todavía no había acudido.

El primero de los testigos cuya comparecencia había sido solicitada por los considerados cabecillas de la trama era Luis de Miguel, abogado que ejerció como asesor de Correa, que actualmente cumple condena en el centro penitenciario de Navalcarnero (Madrid) y cuya declaración iba a ser por videoconferencia, pero finalmente la parte solicitante ha desistido.

Tras esta renuncia, el primero en comparecer ante el tribunal fue Javier Pasanau, profesional de la producción de eventos que colaboró con las empresas de Francisco Correa y, más estrechamente, con Álvaro Pérez.

De hecho, fue director de producción de Special Events hasta 2005, aunque trabajó "de forma indistinta" para otra de las firmas del grupo: FCS, cuyas siglas ha atribuido a "Formación, Comunicación y Servicios", y no a las iniciales de Francisco Correa Sánchez.

A preguntas de las defensas, Pasanau explicó que no supo nunca nada de sobornos, que nunca tuvo la sensación de trabajar en una empresa en la que se produjesen comportamientos delictivos, y que "si hubo dádivas fue siempre con posterioridad al trabajo, como agradecimiento".

Explicó además que, cuando alguna otra empresa del grupo de Correa, como Downtown Consulting o Servimadrid, le pidieron ayuda él acudió "encantado" y que lo hizo en varias ocasiones, organizando logística de algunas campañas del PP.

"Que yo sepa, Paco Correa era el dueño y Crespo era su persona de confianza, quien dirigía y vigilaba las empresas", añadió.

Preguntado por el papel de Mónica Magariños, Pasanau afirmó que no sabe por qué se encuentra procesada, porque "era una secretaria que promocionó en la empresa en un determinado momento y vino a Valencia a abrir mercado".

Asimismo, relató que Pérez intercedió por él ante los considerados cabecillas de la trama cuando en 2005 decidieron prescindir de sus servicios.

"Dejé de trabajar para ellos en verano de 2005, no me pareció justa mi salida y quisieron que me fuese con una mano delante y otra detrás. Pérez intercedió por mí para que se me diese una indemnización", agregó.

Sobre Álvaro Pérez explicó que "ni contrataba ni dirigía, no intervenía activamente en la gestión de las empresas de Madrid".

Otro de los exempleados de las empresas de Correa, Raúl Gascón, indicó que empezó a trabajar en Pasadena Viajes y que esta firma "estaba conectada" con Special Events. "No sé quién era el dueño sobre el papel, yo recibía instrucciones de Correa en Special Events", explicó.

Tras él compareció otro excolaborador de las empresas de Correa que trabajó entre 1992 y 2001 como publicista, Arturo Marugán, quien declaró que prestó sus servicios "en multitud de actos del PP, convenciones, congresos y toda clase de mítines".

Según su testimonio nunca observó comportamiento delictivo en estas empresas, ni tampoco que se entregasen sobornos.
volver arriba

Activar Notificaciones