Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
CATALUÑA

El independentismo da una de cal y otra de arena en la vía secesionista

Junts pel Sí admite a trámite una moción de la CUP que insta a desobedecer al Constitucional si los anticapitalistas retocan el texto

El independentismo catalán da una de cal y otra de arena en la vía secesionista

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont (c), junto a los consellers, al inicio de la reunión de gobierno semanal.

EFE
Actualizada 29/03/2016 a las 18:43
  • COLPISA. BARCELONA
Junts pel Sí, coalición que agrupa a Convergència, Esquerra e independientes, buscó este martes la cuadratura del círculo, al tratar, por un lado, de no desobedecer al Tribunal Constitucional y, por otro, buscó contentar en esa misma rebelión a la CUP, con quien tiene pactado un acuerdo de estabilidad. El resultado fue una decisión "kafkiana y daliniana", según fuentes parlamentarias, de la Mesa de la Cámara catalana, que autorizó tramitar una moción de la formación anticapitalista que insta al Parlament a ratificar la vigencia de la declaración independentista aprobada el pasado 9 de noviembre, que fue anulada por el Tribunal Constitucional.

Una moción, que de aprobarse la próxima semana en el Parlamento autonómico, supondrá un desafío en toda regla a la autoridad de la corte de garantías y el primer supuesto acto de desacato. No obstante, y ahí radica lo rocambolesco, la vía libre de la mesa -porque los soberanistas tienen la mayoría en este órgano- está "condicionada" a que la CUP modifique el texto ya que Junts pel Sí tiene "dudas" sobre su "legalidad". Los anticapitalistas, sin embargo, afirmaron que no tocarán ni una coma porque "sin desobediencia no puede haber independencia" y el proceso, según la visión de la izquierda radical, necesita de gestos como éste que "aumenten la movilización" secesionista.

De tal manera que, salvo que Junts pel Sí consiga convencer en una semana a sus socios para que rebajen el texto, la presidenta de la Cámara deberá someter al pleno del Parlamento si se mantiene o no el debate y la votación de la moción. Convergència, Esquerra y los independientes tendrán una buena patata caliente entre manos y tendrán que elegir "si cumplen con la resolución del 9-N o con la suspensión del Constitucional", según señaló el diputado de Catalunya Sí que es Pot, Joan Coscubiela. Una disyuntiva en la que tienen poco que ganar y mucho que perder. De entrada, el texto de la polémica, que insta además la Generalitat a que se "desatiendan" los requerimientos de la Audiencia Nacional a los ayuntamientos investigados por apoyar la declaración del 9-N, ha causado malestar en Junts pel Sí y en el Gobierno catalán, especialmente en las filas de Convergència, y ha tensado sobremanera las relaciones entre los dos socios independentistas, que tienen un pacto firmado para ir de la mano hacia la secesión.

"No creemos que sea necesario pasar una reválida cada quince días", afirmó la consejera de la Presidencia, Neus Munté, que advirtió a la CUP de que una "excesiva gesticulación" no ayuda al proceso. Artur Mas, muy crítico con los anticapitalistas, habló de "discusiones estúpidas" entre soberanistas. Aunque la Generalitat quiso dejar claro que su enfado con la CUP por la moción no afecta al acuerdo de estabilidad, a nadie escapa que no fomenta el buen clima que ambas fuerzas secesionistas necesitan para superar la prueba del nueve, que será la aprobación de los presupuestos.

PASO A PASO

Junts pel Sí y la CUP comparten el objetivo de la independencia, pero sus ritmos pueden llegar a ser incompatibles. La coalición que sustenta al presidente Carles Puigdemont y las plataformas de la sociedad civil prefieren ir paso a paso, sin forzar el choque de trenes definitivo aún y dando pasos discretos en la hoja de ruta soberanista.

Por ello, el independentismo dio este martes una de cal y otra de arena en su objetivo hacia el Estado propio. Mientras Convergència y Esquerra contemporizaban con la moción de la CUP, la Cámara aprobaba la comisión que recibirá el encargo de elaborar el texto de la proposición de ley del régimen jurídico catalán, la segunda ley de la desconexión, llamada de transitoriedad jurídica, que debería ver la luz al final de la legislatura dentro de 15 meses. La tercera, la de la seguridad social, denominada ley integral de protección social para burlar la supensión del Constitucional, constituirá su ponencia el jueves.

Esta semana, por tanto, las tres leyes de la desconexión habrán iniciado ya su andadura en la Cámara catalana. La primera, la de la hacienda propia ya ha superado los primeros trámites parlamentarios, y está a la espera de que comiencen los trabajos para empezar a elaborar el texto legislativo. Solo participarán Junts pel Sí y la CUP.
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra