Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
EE UU

Trump comparte negocios con algunos de los empresarios más corruptos del planeta

Sus intereses están repartidos en más de 500 empresas de 25 países, pero la lista de socios que contribuyen a sus proyectos es más turbia

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump.

El presidente electo de EE UU, Donald Trump.

ARCHIVO
Actualizada 14/01/2017 a las 19:46
Etiquetas
  • Colpisa. Madrid

Nochevieja en Mar-a-Lago, la residencia vacacional declarada patrimonio nacional que Donald Trump convirtió en exclusivo club de lujo para los millonarios de Palm Beach (Florida). Este año el magnate neoyorquino tenía más motivos que nunca para celebrar. Ha llegado a lo más alto del poder, todo el mundo le respeta y durante la campaña electoral se ha acostumbrado a alardear, micrófono en mano, de las grandes cosas que hará por su país.

"¡Vamos a hacer un gran trabajo!", prometió esa noche al público de amigos y millonarios que había pagado cerca de 600 dólares (560 euros) por la invitación. "Vuestros impuestos van a bajar, se acabaron las regulaciones, vamos a acabar con Obamacare (la reforma sanitaria del presidente saliente), tendremos fronteras seguras para que la gente que venga a este país lo haga legalmente, construiremos el muro..." Pitaban los matasuegras y sonaban los aplausos entusiasmados, pero ninguno más fuerte que el del hombrecillo medio calvo vestido de esmoquin que le acompañaba en el escenario con una sonrisa inextinguible.

Cuando el vídeo grabado por alguien del público salió a la luz no fue difícil identificar a ese jubiloso hombrecillo que daba botes como Joseph Cinque, apodado 'El Sin Calcetines'. Un notorio amigo del capo mafioso John Gotti, que fuera jefe de los Gambini, una de las cinco familias más poderosas de la Cosa Nostra en EEUU, y en cuyo fundador Carlo Gambino se inspiró Copola para el papel de El Padrino que estelarizó Marlon Brando.

Quién hubiera dicho que El Sin Calcetines, que sobrevivió a la cárcel y a los tres tiros con los que sus enemigos le dieron por muerto en la acera, iba a empezar el 2017 junto al presidente electo de EEUU dando saltos de alegría y lanzando puños al aire.

Había más caras conocidas. Ya no son tiempos para Frank Sinatra, pero estaba el actor Sylvester Stallone, poniendo la nota de estrella, y el magnate de Dubai Hussain Sajwani sacudiendo millones. Trump le agradeció desde el escenario haber acudido a su fiesta "con toda su familia" y les celebró como "la gente más bella de Dubai". El multimillonario árabe fue condenado por corrupción a cinco años de prisión en Egipto, pero logró pactar su libertad mediante el pago de 15 millones de dólares. Ahora es uno de los socios de Trump en el campo de golf diseñado por Tiger Woods que construye en ese país. Y si bien el portavoz del nuevo presidente electo aseguró que no había conflicto de intereses alguno, porque esa noche no se dedicaba a los negocios, el propio Trump le llevó la contraria durante una fanfarronada de su conferencia de prensa.

"Podría hacer tratos en Rusia si quisiera, pero no quiero porque podría ser un conflicto", dijo el miércoles. "Eso sí, a lo largo del fin de semana me ofrecieron dos mil millones de dólares para hacer un trato en Dubai con un hombre increíble, un gran constructor de Oriente Medio, Hussain Sajwani, un amigo mío, un gran tipo", contó sin tapujos. "Me ofrecieron 2.000 millones de dólares para hacer un trato en Dubai y un número de cosas más, pero lo decliné. Y no tenía por qué declinarlo, porque ya sabéis, como presidente disfruto de una situación en la que no hay conflicto de intereses, algo que yo no sabía hasta hace tres meses, pero me gusta".

Trump cree que está por encima de las leyes de nepotismo y corrupción que han distanciado a EEUU de sus vecinos centroamericanos e incluso de otros países europeos mal vistos como Italia, España o Grecia. Su ejército de abogados ha encontrado las lagunas legales cuyo fondo nadie se había atrevido a sondear porque se entendía que era cuestión de conciencia evitar los conflictos de intereses y las malas apariencias. Desde que los republicanos acosaran durante siete meses a Jimmy Carter para que pusiera la plantación familiar de cacahuetes en manos de un desconocido, con potestad incluso para venderla, todos los presidentes que le han sucedido han recurrido al fideicomiso ciego, desde Reagan hasta Bush. Obama, que carecía de fortuna, optó por colgar en la página web de la Casa Blanca la relación de sus escuetas inversiones, casi todas en bonos del Tesoro. Pactos de caballeros que se saltará el presidente con más conflictos de intereses potenciales que haya tenido nunca EEUU.

Trump ha descubierto que ni siquiera está legalmente obligado a hacer pública su declaración de impuestos, por lo que no se sabe a ciencia cierta hasta dónde llegan los intereses que pueden afectar sus decisiones de gobierno. Su propio hotel de Washington está demandado al departamento de gobierno de Servicios Administrativo Generales -cuyo director podrá nombrar la semana que viene- para que le baje los impuestos. Su defensa es que al ceder los negocios a sus dos hijos mayores "sólo sabrá lo que pasa con sus negocios si lo lee en los periódicos o lo ve en televisión", dijo el miércoles su abogada Sheri Dillon, porque él promete no hablar con ellos de negocios. Palabrita del niño Jesús.

Se calcula que sus intereses están repartidos por 25 países, pero la lista de socios que contribuyen a sus proyectos es más turbia. Incluye a algunos de los multimillonarios más corruptos del mundo, de entre los que el Washington Post destacaba a nueve. En la antigua república soviética de Azerbaijan, con un sistema de gobierno represivo que se califica de kleptocracia, Trump es socio de Anar Mammadov. A sus 35 años ha amasado una fortuna de más de mil millones en contratos gubernamentales de transporte y construcción con el Ministerio de Transporte que dirige su padre.

En Brasil Trump se salió de un contrato para abrir un hotel con socios locales cuando el gobierno abrió una investigación por corrupción. En Indonesia su socio Hary Tanoesoedibjo, que como él tiene aspiraciones presidenciales, amenazó al fiscal que lo investigaba por fraude fiscal con "destruirle" cuando llegara al poder. Como no ganó las elecciones de 2014, optó por el recurso más común de los multimillonarios de su país: demandar al fiscal por daños a su imagen. Tanoesoedibjo, de 51 años, comparte con el nuevo presidente de EEUU su gusto por los Rolls Royce, su admiración por Putin y su verbo fácil en Twitter. Ambos construyen en Bali un campo de golf y un resort de lujo. El multimillonario indonesio ha dicho que no faltará a su toma de posesión este viernes.

Para el hotel que construye en Vancouver Trump se asoció con el empresario malasio Tony Tiah Thee Kian, que en 2002 se declaró culpable de fraude bursátil y quedó privado de cargos corporativos durante cinco años, además de pagar casi un millón de dólares de multa. Tiah se autodescribe como "un visionario evangélico" que consulta sus decisiones de negocios con Dios. Tras la toma de posesión de Trump su familia viajará a Vancouver para la inauguración de esa Torre y Hotel Trump International con más de 60 plantas.

La lista es larga y oscura, por su falta de transparencia y por los personajes que la pueblan. Son más de 500 empresas en 25 países con las que tiene algún tipo de vínculo, ya sea propietario, socio, accionista, director. Algunas declaran pérdidas, pero él las oculta al público porque necesita cultivar su imagen de triunfador. Otras incluso están demandadas por fraude, como la Universidad Trump. Y muchas más, la mayor parte de los edificios que llevan su nombre, no le pertenecen, sino que cobra de ellos una "comisión de gestión". La mayor satisfacción se la han dado los 17 campos de golf y los hoteles, mientras que los fallidos casinos caídos en bancarrotas le han permitido no pagar impuestos federales durante 18 años. Están también las marcas de agua o de chuletones que nadie conocía hasta que empezó a hablar de ellas durante la campaña, la agencia de modelos o su participación en Miss Universo.

Pese a haber puesto su apellido en la mansión más poderosa del mundo, sus ingresos caerán este año un 10.5%, según la consultora PrivCo, especializada en compañías que no cotizan en bolsa. Sin embargo, el mundo empresarial vibra a su lado y cuenta con sus promesas para iniciar otra era de galopante orgía económica que, por órdenes de Trump, no puede pinchar hasta que él gane la reelección dentro de cuatro años. Para Trump lo más importante es ganar. O al menos, aparentarlo.

Etiquetas
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra