Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Atentados en París

Los yihadistas de París tenían un cuarto comando para atacar el 13-N

Dos activistas, uno argelino y el otro paquistaní, que fueron detenidos el 10 de diciembre en Salzburgo, han confesado su implicación en la conspiración urdida en Siria

​Francia rinde homenaje a las víctimas de los atentados de París

Homenaje en París a las víctimas de los atentados del 13 de noviembre

agencias
Actualizada 27/04/2016 a las 14:39
  • COLPISA. PARÍS
Un cuarto comando, el único integrado por ciudadanos no europeos, tenía que participar el 13 de noviembre junto a las células formadas por terroristas suicidas franceses y belgas en la matanza yihadista que causó 130 muertos en París y la localidad limítrofe de Saint-Denis. Dos activistas, uno argelino y el otro paquistaní, que fueron detenidos el 10 de diciembre en Salzburgo, han confesado a la Policía austriaca su implicación en la conspiración urdida en Siria por el autoproclamado Estado Islámico (EI). Su relato, desvelado por los diarios 'The Washington Post' y 'Le Monde', pone de manifiesto el papel clave desempeñado por un tal Abu Ahmad en la infiltración y planificación de los ataques en Europa.

"Me dijeron que debía ir a Francia para cumplir una misión y que allí recibiría instrucciones". La declaración fue efectuada el 12 de febrero a la Policía de Salzburgo por Adel Haddadi, un argelino de 29 años. Fue reclutado en Raqqa, capital en Siria del EI, junto a Muhamad Usman, un paquistaní de 22 años, al mismo tiempo que los dos iraquíes no identificados que explosionaron sus cinturones explosivos a las puertas del Stade de France en Saint-Denis mientras se disputaba el partido de fútbol entre Francia y Alemania ante 80.000 espectadores, incluido el presidente francés, François Hollande.

El cuarteto viajó a primeros de octubre desde Siria a Grecia a través de Turquía en posesión de pasaportes falsos sirios. Los cuatro hombres llegaron juntos a Izmir, ciudad turca a orillas del mar Egeo, donde pernoctaron en un hotel. Hacia las cuatro de la mañana del 3 de octubre embarcaron con medio centenar de migrantes tras pagar 1.100 dólares (980 euros) cada uno a la mafia local. "Navegamos alrededor de hora y media hasta que la Marina griega, que llegó con un gran navío, nos descubrió, nos hizo montar a bordo y nos llevó a Grecia", relató Haddadi.

En la isla de Leros la Policía griega descubrió que los pasaportes sirios de Usman y Haddadi eran falsos al infundirles sospechas. El paquistaní no hablaba bien árabe y el argelino no conocía nada de Alepo, su supuesta ciudad natal. Los dos futuros kamikazes iraquíes continuaron viaje hacia París. Los detenidos fueron puestos en libertad el 28 de octubre, cruzaron Macedonia, Serbia, Croacia y Eslovenia para llegar el 14 de noviembre a Austria, donde pidieron asilo.

La víspera, sus compañeros de viaje se habían suicidado ante el Stade de France. El hallazgo de dos pasaportes sirios falsos junto a sus cadáveres permitió averiguar que habían entrado el 3 de octubre en Europa por Leros. Las fotos y las huellas dactilares de los 197 migrantes llegados aquel día a la isla griega fueron enviadas a las policías europeas. De esta manera los policías austriacos dieron el 10 de diciembre con el paradero de Haddadi y Usman en el centro de refugiados de Asfinag, en Salzburgo.

La confesión de ambos apunta a Abu Ahmad, seudónimo de un responsable del EI no identificado, como el organizador de su periplo. El fue quien les dio dinero, les giró 2.000 dólares (1.782 euros) cuando estaba en Grecia y les facilitó un teléfono de contacto. En el móvil de Haddadi, los investigadores descubrieron números austriacos, griegos, italianos, ingleses, españoles, franceses, alemanes, belgas y turcos. Entre ellos, figuraba el que les había dado el tal Ahmad. Era el mismo número turco que apareció anotado en un papel hallado en un bolsillo del suicida que pereció en la puerta H del Stade de France.

Idéntico número telefónico había sido descubierto diez meses antes, el 17 de enero de 2015, en el registro de un piso franco yihadista en Atenas. Estaba entre los contactos de un allegado de Abdelhamid Abaaoud, coordinador del 13-N, buscado entonces por su implicación en la célula desmantelada en la ciudad belga de Verviers, que proyectaba un atentado en Bélgica. Ese número delata la importancia del misterioso Abu Ahmad como organizador del cuarto comando de París y de la infiltración de combatientes no europeos en el Viejo Continente.
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra